China necesita poner límites de emisiones para cumplir sus promesas

China tiene que imponer un límite de emisiones de carbono a nivel nacional si quiere cumplir la promesa hecha el año pasado en la que afirmó que habrá un pico de máximas emisiones en 2030.

Wang Yi, miembro de la Academia de Ciencias de China y consejero del equipo negociador climático de China, dijo que el país debe incluir un límite de CO2 de alrededor de 10 mil millones de toneladas para el año 2020 en su plan de cinco años que abarca el período 2016-2020.

La propuesta de Wang se basa en los estudios académicos sobre la forma en que China puede cumplir con una promesa que consiste en que el máximo de emisiones se alcanzará en 2030, hecha en una declaración conjunta con los Estados Unidos en noviembre.

“Los estudios muestran que es muy probable que las emisiones de CO2 relacionadas con la energía llegarán a su máximo alrededor del año 2030, unas 11-12 millones de toneladas, y estarán en el rango de entre 9,5 hasta 10,5 mil millones de toneladas para el año 2020”, escribió Wang.

La semana pasada, el primer ministro chino, Li Keqiang, se comprometió a poner un límite máximo de utilización de carbón y reducir la intensidad de carbono – la cantidad de emisiones de CO2 por unidad de crecimiento – por lo menos en un 3,1 por ciento este año. “Vamos a responder activamente al cambio climático y expandir los juicios por derechos de emisión de carbono”, dijo el primer ministro.

China ha establecido siete mercados de carbono piloto regionales y va a crear uno nacional para el año 2016. Un límite obligatorio a las emisiones ayudará a determinar cómo de grande será ese mercado nacional.

Cualquier cosa menos un límite legal de emisiones es probable que conduzca a un exceso de oferta de permisos. No se quieren repetir los errores cometidos por el mercado de carbono europeo, en el que hubo un excedente de 2,1 mil millones de toneladas de bonos de carbono por culpa de la crisis.

ALLCOT