Lograr la deforestación cero está en la agenda de las empresas internacionales

El reciente anuncio de McDonalds, que lleva a cabo una estrategia de lucha contra la deforestación a través de sus principales cadenas de suministro de productos básicos, es tal vez el compromiso ambiental más completo de una cadena de restaurantes. Es un ejemplo para todas las organizaciones globales de cómo garantizar la sostenibilidad a través de sus cadenas de suministro y refleja cómo cada vez más lograr la deforestación cero es un objetivo marcado en las agendas de las empresas internacionales.

Es alentador que la agenda de la sostenibilidad se está moviendo del debate a la acción. En la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas en Nueva York el año pasado, a Asia Pulp & Paper Group (APP) se unieron marcas como Unilever, Nestlé y Danone en la firma de la Declaración de Nueva York sobre los Bosques, con el objetivo de poner fin a la pérdida de bosques naturales en 2030. El nuevo acuerdo es histórico no solo por la magnitud de su ambición, sino porque marca un cambio en la forma en que los gobiernos, la sociedad civil y, sobre todo, el sector privado, adoptan un compromiso común para hacer frente a la deforestación.

However, while there are best-practice examples of businesses developing Zero Deforestation practices, there is still clearly a need for much more to be done. A report from CDP, Deforestation-free supply chains: From commitments to action, identifies how some parts of the supply chain are lagging behind and that further action must be taken.

Sin embargo, aunque existen ejemplos de mejores prácticas de las empresas para alcanzar la deforestación cero, todavía hay mucho más por hacer. Un informe del CDPDeforestation-free supply chains: From commitments to action, identifica que algunas partes de la cadena de suministro se están quedando atrás y que se deben tomar más acciones.

Aunque casi el 90 por ciento de las empresas se dan cuenta de que el compromiso de las cadenas de suministro para conseguir cero deforestación es el primer paso en la protección contra los riesgos relacionados con el clima, casi dos tercios de las empresas son actualmente incapaces de rastrear el origen de las mercancías dentro de sus cadenas de suministro como la madera, aceite de palma, soja, biocombustibles o ganado.

Esta falta de trazabilidad de la cadena de suministro representa un riesgo de negocio significativo. No sólo las empresas deben entender dónde reside la responsabilidad si el vínculo entre los productos básicos, la deforestación y el cambio climático se rompe, sino que deben garantizar que las prácticas sostenibles están presentes en toda la cadena de suministro si se quiere proteger el valor del accionista a largo plazo.

Compartimos la opinión del CDP que aunque sin duda hay desafíos por delante para conseguir que las empresas pasen de los compromisos a la acción, hay oportunidades también. Las empresas tienen la oportunidad de construir cadenas de suministro más fuertes, aumentar los rendimientos, mejorar su reputación de marca a través de la educación de los consumidores y mitigar el impacto del cambio climático, poniendo fin a la deforestación.

ALLCOT