La industria del transporte marítimo muestra su esfuerzo en la lucha contra el cambio climático con ayuda de la OMI

A finales de este año, las partes en la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) se reunirán por primera vez en Bonn y luego en París para tener discusiones que serán fundamentales para el futuro sostenible de la humanidad. Todo el mundo tiene que desempeñar un papel en este esfuerzo – no hay industria o sector que puedan ser excluidas, y esto  también se aplica a la industria del transporte marítimo. Como esta  industria entrega físicamente alrededor del 90 por ciento del comercio mundial y es un clave dentro del motor económico del mundo, le corresponde hacer su propia contribución.

 

Durante décadas, los países miembros de la Organización Marítima Internacional (OMI) han ejercido un liderazgo fuerte y decisivo en la creación del marco jurídico y técnico en el que el transporte marítimo se ha vuelto progresivamente más limpio, más verde y más seguro – sin dejar de ofrecer al mundo una efectiva relación en cuanto a los costes y a la manera de transportar los bienes y productos básicos que sustentan la economía mundial, así como mantener la sociedad global.

La necesidad de reducir las emisiones de los buques ha sido claramente entendida por la OMI. Ha liderado el camino de la industria del transporte marítimo hacia un futuro más limpio y sostenible. Los esfuerzos para reducir las emisiones en el aire procedentes de los buques tuvieron fueron importantes en 1997, con la adopción del Protocolo de la Convención Internacional para la Prevención de la Contaminación por los Buques, conocida como Anexo VI del MARPOL, que actualmente regula las emisiones al aire de 95.4% del tonelaje naviero mundial.

Y el trabajo de seguir avanzando después del éxito de 1997 ya está en marcha. Además, las medidas globales más estrictas para reducir las emisiones de los buques individuales en un 30 por ciento para el año 2030, establecido a través de enmiendas al Anexo VI del MARPOL, están actualmente en vigor.

Estos esfuerzos están funcionando. Mediante el cumplimiento de estas normas de la OMI, el transporte marítimo internacional ha asumido un papel de liderazgo genuino en la mitigación del cambio climático.

Según las cifras que figuran en el estudio más reciente de la OMI de las emisiones de gases de efecto invernadero, durante cinco años hasta 2012, la contribución total del transporte marítimo internacional a las emisiones globales se redujo de 2.8 por ciento a 2.2 por ciento. Esto fue a pesar del crecimiento global significativo en el comercio marítimo y un correspondiente crecimiento en capacidad de carga durante el mismo período. Por lo tanto, está claro que a través del cumplimiento de la normativa de la OMI, el transporte marítimo puede crecer con la economía global y se pueden reducir las emisiones al mismo tiempo.

ALLCOT