El suministro de alimentos del mundo está bajo una ‘amenaza grave’ debido a algunos factores como los cambios en el uso y la gestión de la tierra y el agua, la contaminación y el cambio climático

Un informe lanzado por la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, presenta evidencias crecientes y preocupantes de que la biodiversidad que sustenta nuestros sistemas alimentarios está desapareciendo, lo que pone en peligro el futuro de nuestros alimentos, medios de vida, salud y medio ambiente.

La biodiversidad para la alimentación y la agricultura son todas las plantas y animales, silvestres y domesticados, que proporcionan alimentos, piensos, combustible y fibra. También es la miríada de organismos que apoyan la producción de alimentos a través de los servicios de los ecosistemas, lo que se denomina «biodiversidad asociada». Esto incluye todas las plantas, animales y microorganismos (como insectos, murciélagos, aves, manglares, corales, pastos marinos, lombrices de tierra, hongos que viven en el suelo y bacterias) que mantienen los suelos fértiles, polinizan las plantas, purifican el agua y el aire, mantienen el pescado y los árboles sanos, y combaten las plagas y enfermedades de los cultivos y el ganado.

“La biodiversidad es fundamental para salvaguardar la seguridad alimentaria mundial, apuntalar dietas saludables y nutritivas, mejorar los medios de vida rurales y mejorar la capacidad de recuperación de las personas y las comunidades. Necesitamos utilizar la biodiversidad de manera sostenible, para poder responder mejor a los crecientes desafíos del cambio climático y producir alimentos de una manera que no dañe nuestro medio ambiente», dijo el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.

El informe apunta a la disminución de la diversidad de plantas en los campos de los agricultores, el aumento del número de razas de ganado en riesgo de extinción y el aumento de la proporción de poblaciones de peces sobreexplotadas.

Las causas de estas pérdidas citada por la mayoría de los países informantes son: cambios en el uso y la gestión de la tierra y el agua, seguidos de la contaminación, la sobreexplotación, el cambio climático y el crecimiento de la población y la urbanización.

El informe también destaca un creciente interés en las prácticas y enfoques amigables con la biodiversidad. El ochenta por ciento de los 91 países indica utilizar una o más prácticas y enfoques amigables con la biodiversidad, tales como: agricultura orgánica, manejo integrado de plagas, agricultura de conservación, manejo sostenible del suelo, agroecología, manejo forestal sostenible, agroforestería, prácticas de diversificación en acuicultura, enfoque por ecosistemas a la pesca y restauración de ecosistemas.

Pero, aunque el aumento de las prácticas amigables con la biodiversidad es alentador, se necesita hacer más para detener la pérdida de biodiversidad para la alimentación y la agricultura. Estas prácticas son a menudo inadecuadas o insuficientes.

Puedes leer el informe completo aquí

ALLCOT

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *