Los animales fantásticos

Elias es un niño de 10 años. Es un chico valiente, curioso y fuerte. Le gusta la aventura.

Va de excursión a las montañas en los Cárpatos en Rumania.

Está en el bosque. Está oscuro, los árboles son grandes, extraños …

Y de repente oye hablar a los animales. Elías se acerca a ellos y les hablará. Son muy sospechosos.

Los animales le preguntan:

– ¿Eres un cazador?

– No, responde Elías. Fui de excursión para ver el bosque.

– ¿Estás contaminando el bosque?

– No, me gusta mucho la naturaleza.

– ¿Estás cortando los árboles?

– No, son bonitos y me encanta el bosque.

Los animales confían en Elias porque no es un cazador porque no quiere destruir el bosque y porque no contamina.

Los animales le piden a Elias que traiga una flor única en el mundo.

Es una flor mágica que elimina la contaminación, pero el problema es que un dragón de fuego la protege porque la flor es muy importante. La flor está en la cima de una gran montaña en Rumania.

Elias va a buscar la flor. Después de cinco horas de caminata, llega al pie de la montaña donde se encuentra la flor.

Elias sube a la montaña. Se encuentra frente al dragón y le pregunta si puede tomar la flor.

El dragón hace las mismas preguntas que los animales al niño.

El dragón ve que Elias quiere ayudar contra la contaminación y le da la flor.

Elias desciende de la montaña con la flor mágica y en su camino, toda la contaminación desaparece.

Los animales, el dragón, el bosque, todos son felices.
Elias Penca

Bucarest

Julio 2019