Reflexiones sobre la Semana del Clima de Nueva York y el papel de los exploradores.

 

El pasado mes de octubre, la comunidad del Cambio Climático se reunió en la ciudad de Nueva York para la Semana del Clima. Numerosas organizaciones realizaron eventos alrededor de la ciudad al margen de los eventos oficiales de las Naciones Unidas, haciendo de la Semana del Clima una de las reuniones climáticas más grandes del año.

Asistí, entre otros eventos, al «Foro de carbono de América del Norte» de la Asociación Internacional de Comercio de Emisiones (IETA), que se celebró en la icónica sede del Explorers Club en el centro de la ciudad.

El Explorers Club es un establecimiento histórico que se remonta a principios del siglo XX, donde exploradores como Edmund Hillary, Theodore «Teddy» Roosevelt y Charles Lindbergh entretenían a los miembros con historias de condiciones extremas, nuevas especies de animales, algunos de ellos todavía se muestran en el club, y sus esfuerzos por hacer retroceder los límites del conocimiento y los logros humanos.

Me gustaría pensar que no fue casualidad que IETA eligiera The Explorers Club para organizar su evento anual. El cambio climático es un territorio desconocido: estamos trazando un nuevo camino hacia el reino de los patrones del cambio climático y la capacidad de la humanidad para prevenir y adaptarse a un entorno cambiante.

Y también se me ocurrió que lo que están haciendo los grupos involucrados en el cambio climático es muy similar a la exploración. El cambio climático no solo representa un territorio nuevo, también es una forma de abordar los problemas ambientales para los esfuerzos que las naciones están haciendo en prevenir el cambio climático.

Aplicar mecanismos de mercado para resolver un problema ambiental puede parecer contradictorio, pero habla de una de las fuerzas más poderosas que impulsa a la humanidad: su ambición, su búsqueda de la seguridad y el conocimiento y su deseo de sobrevivir. Todos estos están representados en los sistemas de mercado, y también fueron fuerzas que impulsaron a los grandes exploradores.

Recientemente, se publicó un estudio que mostró cómo la estrecha cooperación entre las naciones para vincular sus sistemas de fijación de precios del carbono podría reducir el costo de las emisiones hasta en $ 250 mil millones al año para 2030. Las eficiencias de escala y las regulaciones estrechamente alineadas son críticas para lograr estas reducciones de costos.

Esta es una investigación innovadora que destaca cómo se puede usar el poder de los mercados para lograr un bien global. Y la idea de mercados para resultados ambientales ni siquiera es nueva: Estados Unidos fue pionero en el uso de mercados para objetivos ambientales cuando desarrolló los primeros sistemas de comercio de emisiones para las emisiones de dióxido de azufre y óxido de nitrógeno de las centrales eléctricas de carbón en la década de 1970.

Este estudio explora los alcances más lejanos de lo que podría ser posible si las naciones pueden acordar un conjunto claro y transparente de normas y regulaciones que luego puedan utilizar al establecer sus mercados de carbono. Las negociaciones de la ONU en Santiago de Chile, en diciembre de este año, serán críticas para hacer realidad el trabajo exploratorio de este estudio.

Esta investigación demuestra cuán importante es que las naciones, así como los grupos de interés en el espacio ambiental, consideren el papel de las empresas. Hay muchas ONG que abogan por soluciones prácticas al problema del cambio climático, pero no muchas de ellas abordan las preocupaciones de la comunidad empresarial.

No es herejía decir esto: sea lo que sea que pensemos de la economía global y su presencia en nuestras vidas, las empresas se encuentran entre los grupos más importantes que conforman la sociedad. Y como tal, tiene un papel que desempeñar para abordar nuestros problemas.

Solo dentro de la esfera climática, las ONG verdes abogan por soluciones que consideren la ciencia, los derechos humanos, la justicia climática, el género, la juventud y los trabajadores. ¿Por qué se consideraría incorrecto que una ONG ayude a elaborar regulaciones de mecanismos de mercado eficaces y eficientes para que las empresas puedan desempeñar plenamente su papel?

Algunos pueden decir que los gobiernos simplemente necesitan regular las emisiones de carbono fuera de existencia, imponiendo un impuesto al dióxido de carbono. Hay muchas partes del mundo donde eso sucede. Sin embargo, los exploradores reales están buscando formas que realmente garanticen el resultado ambiental, en lugar de los ingresos fiscales del gobierno.

El capitalismo es a menudo visto como incompatible con la acción climática; basta con mirar las protestas que están creciendo día a día en todo el mundo. El papel de los pioneros y exploradores como IETA es hacer que los dos trabajen juntos, acelerando la acción climática al garantizar que haya un incentivo real para actuar.

 

Alexis Leroy 
CEO ALLCOT

 

Integración de la Sostenibilidad en el Sector Turismo

 

Hoy por hoy podría sonar presuntuoso, e inclusive trivial, resaltar que en los últimos 50 años a nivel global hemos descubierto prácticamente a la par la exponencial importancia-  tanto del acceso a la información a través de internet y las redes sociales, como del de nuestro planeta a través de nuestras acciones diarias que permitan la sostenibilidad de las generaciones futuras.

Hace veinte años estas dos temáticas evolucionaban asintóticamente.

Hoy por hoy el acceso a la información y la conservación del planeta son temas que toda la humanidad tiene en común. Asociamos a una comunidad próspera y sostenible que pueda estar informada a través de estas tecnologías, pero para ser próspera y sostenible una comunidad debe manejar conviva equilibradamente los recursos naturales de su entorno.

Si bien a raíz del Acuerdo de París de 2015 se mostró, justamente a través de estos medios de información, la necesidad de involucrar a todas las sociedades en el cuidado del planeta a través de acciones sostenibles. Fue en estos espacios donde imperó la necesidad de la participación de los sectores productivos, ya que los grandes grupos productivos, y de diversos sectores, a través del desarrollo de una gran gama de productos y servicios, generan los medios de supervivencia de la humanidad.

Es aquí en donde ALLCOT hace un zoom en esta reflexión que puede dispararse hacia los individuos y diversos sectores, y así lo haremos en siguientes artículos. Este zoom es para tomar como ejemplo el caso del sector del turismo y como la sostenibilidad se ha integrado a su actividad diaria como parte de su cadena de valor.

Sin duda los viajeros y exploradores de hace 100 años son muy distintos a los viajeros de hace 50 años y admiramos inclusive la diferencia que tienen con los viajeros de nuestra época. La primera diferencia podría radicar en el número, género y edad. Anteriormente, muy pocas personas tenían las oportunidades y recursos para desplazarse fuera de su localidad natal, e inclusive el viaje estaba reservado al hombre de edad adulta.

Una segunda diferencia podría establecerse en la distancia que podría alcanzar en sus viajes y el motivo que los guiaba para ello. Tal es el caso de los comerciantes que requerían cruzar océanos para conseguir textiles, alimentos o tecnologías al otro lado del mundo. Hoy por hoy, diversos productos y servicios pueden ser adquiridos sin viajar y aprovechando las tecnologías de información y de transporte.

Si damos un paso gigantesco en esta evolución del sector del turismo, una de las últimas diferencias con respecto a los viajeros de antaño, es que el viajero actual está en búsqueda de experiencias sensoriales. Viaja por el solo hecho de que puede hacerlo y porque desea conocer las diversas geografías, culturas y ecosistemas del planeta. Actualmente viajamos solos, en pareja, con amigos, en familia, con hijos, en grupos.

El sector del turismo actual por un lado agrupa al proveedor del servicio que se esmera en ofrecer y garantizar esta experiencia a sus clientes. Por otro lado, los turistas, en especial los que eligen el ecoturismo, buscan adquirir una experiencia distinta y novedosa, como estar en contacto con la naturaleza, y por supuesto asegurarse de que esta no es impactada durante su visita.

El reto actual de los constructores y operadores de hoteles, hostales o casas de hospedaje de los cinco continentes es buscar el equilibrio entre satisfacer las necesidades de los viajeros y asegurar que su actividad no incurra en algún impacto a los recursos del planeta y los seres vivos que lo habitan.

En los últimos 20 años las principales afectaciones visibles al planeta no eran causadas por el sector del turismo. Sin embargo, entre más información existe y ésta se disemina a las diferentes partes interesadas, se ha divulgado la poderosa magnitud de sus impactos y la importancia de las acciones sostenibles para la conservación del planeta.

ALLCOT te reta a navegar en las numerosas redes sociales e inclusive páginas web de todos los hoteles del mundo de diversos giros (viajes de negocio o ecoturismo) y de diversos tamaños (cabañas locales o grandes cadenas hoteleras). En dichas fuentes de información podrás identificar acciones sostenibles que aun sin decirlo lo son. El ahorro y eficiencia en el uso del agua de consumo, el ahorro y eficiencia de la energía, inclusive la preferencia de hoteles que utilizan energías renovables son ejemplos de ello. A estos se suman el aprovechamiento de los materiales de consumo durante el hospedaje desde los jabones hasta los alimentos que ofrecen. Los materiales de construcción empleados son otra variable importante, ya que algunos tienen una menor huella de carbono e inclusive son de origen local.

Actualmente existen cada vez más entidades calificadoras que evalúan las acciones sostenibles de diversos sectores y de los grandes consorcios hoteleros, donde el ser cinco estrellas es solo la parte elemental para atraer al usuario más demandante., No obstante, el distintivo de ser un hotel sostenible, busca satisfacer sus propias necesidades de realizar su actividad con el menor impacto al planeta. Los grupos a cargo de ofrecer estas experiencias constantemente están informándose para innovar y asegurar que su actividad sea sostenible.

Hoy en día si no realizas una divulgación de tu actividad, esta cae en la inercia. Por lo cual, para la comercialización de los servicios y productos del sector del turismo, tanto la información intercambiada en redes sociales, como la conservación del planeta son dos temáticas totalmente convergentes. Aquí yace la sostenibilidad del sector del turismo.

Por supuesto esta breve reflexión es la punta del iceberg de la sostenibilidad que ha integrado el sector del turismo de forma natural en su evolución como negocio y actividad, cuyo enfoque de sostenibilidad fue el de la conservación del planeta. Sin embargo, la actividad necesaria para la satisfacción de las necesidades del ser humano de conocer y explorar tiene otros componentes como el enfoque social de la sostenibilidad.

Jessica Dominguez
Consultora de Sostenibilidad

Cambio Climático y Huella de Carbono

¿Qué es el cambio climático?

CO2       CH4       N2O        CFC       O3       SF6  

La producción antropogénica desmedida de estos gases ha generado cambios drásticos en las condiciones climáticas del planeta, como son, cada vez con más frecuencia, los fenómenos meteorológicos extremos, los incendios, la pérdida de la biodiversidad, la desertificación, etc. que están consiguiendo tambalear nuestra garantía de supervivencia como especie en este planeta.

¿Sabemos qué impacto ambiental genera nuestra empresa al medio ambiente? ¿Cómo de eficientes y sostenibles son nuestros procesos?

Es por esto la gran importancia de la responsabilidad corporativa en las empresas para encontrar soluciones de impacto positivo para poder contrarrestar los efectos generados por la actividad propia de la compañía.

La Huella de Carbono

La huella de carbono es lo que el termómetro es a la fiebre, es decir, del mismo modo que el termómetro es capaz de medir nuestra temperatura e identificar nuestro grado de fiebre, la huella de carbono es el instrumento que nos permite conocer la medida con la que estamos contribuyendo al cambio climático en nuestra organización.

Este termómetro ambiental nos permite medir y conocer la contribución al calentamiento global de nuestra actividad, y por ende como todo conocimiento, nos permite aplicar soluciones concretas y efectivas.

La huella de carbono por tanto es una herramienta que nos permite conocer las emisiones directas e indirectas en nuestra organización, productos o servicios; las derivadas del consumo de combustible en nuestras instalaciones y vehículos, nuestra climatización y consumo eléctrico, procesos y transportes, etc. y nos permite tomar acciones correctivas y de mejora para mitigar el cambio climático, a la vez que nos permite ahorrar costes en consumos eléctricos y mejorar notablemente nuestra eficiencia energética y nuestra sostenibilidad, entre otras bondades.

La Organización de las Naciones Unidas aprobó en 2015 la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible para poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia, y hacer frente al cambio climático.

Utilizar la huella de carbono como medidor de nuestro impacto en el cambio climático no sólo contribuye positivamente en la imagen de marca y en el ahorro de costes de nuestras actividades empresariales, sino que también participa en el cumplimiento de estos Objetivos de Desarrollo Sostenible, favoreciendo la calidad de la vida de las personas y de las comunidades de nuestro planeta.

Conocemos el problema y disponemos de herramientas para la solución, ¡solo nos falta actuar!

Contacta con nosotros a través de nuestro sitio web www.allcot.com, o directamente en el siguiente correo electrónico y te facilitaremos encantados toda la información que necesites al respecto: ppr@allcot.com

Patricia Piñero
Consultora en Sostenibilidad

Reforestar el Amazonas como una solución clave a la crisis climática.

 

Entre el 1 de enero y el 18 de agosto de 2019 los incendios forestales han aumentado un 83% respecto al mismo periodo de 2018 según el Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil (INPE). Acorde a las imágenes satelitales del INPE, se produjeron más de 70.000 focos, de los que más de la mitad se localizan en la región amazónica. Sin embargo, los incendios no son los únicos elementos que están devastando la selva amazónica, la deforestación ha alcanzado su nivel más alto de los últimos 10 años. 

Según el último estudio publicado en la revista Science, «plantar miles de millones de árboles en todo el mundo sería la forma más económica y efectiva de enfrentar la crisis climática«. En el mismo estudio se confirma que “un programa de esta escala podría eliminar aproximadamente dos tercios de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) causadas por las actividades humanas desde el comienzo de la revolución industrial”. Teniendo en cuenta que hasta un 20% de las emisiones anuales de GEI proceden de actividades de deforestación, el impacto de gestionar adecuadamente dichas actividades podría implicar una reducción de más de un millón de toneladas de CO2e (estudio publicado en Global Change Biology, realizado conjuntamente con científicos del Global Forest Watch del World Resources Institute (WRI)).

Sin embargo, para muchos propietarios de pequeños terrenos de tierra en países en vías de desarrollo, no es rentable mantener una pequeña plantación de árboles. Sin políticas de ayudas, financiación o concienciación, estos pequeños propietarios elegirán seguir talando los árboles para permitir entrar el ganado en su propiedad antes que conservar el bosque en su estado natural o reforestar el degradado. Este es el punto clave en el que se debe trabajar, y por eso los proyectos REDD generadores de créditos de carbono son tan beneficiosos para la sociedad y para la lucha contra la crisis climática.

Pero ¿en qué consiste exactamente el mecanismo REDD? Para entender el mecanismo es necesario remontarse al año 2005 cuando un grupo de países liderado por Papua Nueva Guinea, consiguió que se hablara de deforestación evitada en la Conferencia de las Partes, celebrada en Montreal (COP 11). Desde ese momento la discusión sobre el rol de los bosques en la lucha contra el cambio climático volvió al debate internacional y fue dos años después, en Bali, cuando la CMNUCC reconoció la reducción de emisiones por deforestación y degradación de los bosques (REDD) como un mecanismo válido en la lucha contra el cambio climático. 

Según el Plan de Acción de Bali firmado por las Partes en aquella conferencia, se denomina REDD + a la reducción de emisiones derivadas de la deforestación y degradación forestal; además de la conservación, gestión sostenible y mejoramiento del stock de carbono de los bosques en los países en desarrollo. Se trata de un mecanismo más complejo que un proyecto de mitigación de emisiones de GEI del tipo MDL dado que es necesario trabajar la gobernanza forestal asegurando los derechos de las comunidades locales y los pueblos indígenas dependientes de los bosques. Sin embargo, el resultado es que el mecanismo REDD permite conservar un bosque de una manera inmediata y rentable. El mecanismo REDD se basa en calcular (usando metodologías internacionalmente aceptadas) la cantidad de carbono que se deja de emitir, y convertirla en un crédito de carbono “carbon-offset”.

Estos créditos se venden a grandes empresas que requieran compensar las emisiones de GEI de sus actividades, y parte de los ingresos obtenidos se reinvierte en las comunidades locales para contribuir al desarrollo económico local. Existen ejemplos de iniciativas exitosas en numerosos países, y la reinversión de esos beneficios han permitido actividades tan beneficiosas para la sociedad como por ejemplo la creación de cooperativas para comercio local, conversión de los “taladores ilegales” en agentes forestales de protección, refuerzo de infraestructuras como escuelas y hospitales, distribución de sistemas de potabilización de agua o de cocinas eficientes que reducen el consumo de biomasa.

La lucha contra la crisis climática no es fácil ni barata, pero más difícil y caro será enfrentarse a las consecuencias de no hacerlo, y el mecanismo REDD puede configurarse como uno de los motores más sostenibles, rentables y beneficiosos a corto y medio plazo para enfrentarnos a la crisis climática. 

Mercedes Garcia
Climate Change and Sustainability Manager

Compensación de carbono para un futuro sostenible y descarbonizado

En 2015, los líderes de los estados miembros de las Naciones Unidas acordaron objetivos para cambiar todas las economías y sociedades hacia un desarrollo sostenible y descarbonizado mediante la adopción de la Agenda 2030 sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Nueva York, septiembre de 2015) y el Acuerdo de París para limitar el calentamiento climático a muy por debajo de 2 ° C (París, diciembre de 2015). Existe un enorme potencial para que surjan beneficios colaterales de los procesos de implementación de apoyo mutuo de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) elaborados en la voluntaria Agenda 2030 y las Contribuciones Determinadas a nivel Nacional (NDC) que sustentan el Acuerdo de París legalmente vinculante en virtud de su Artículo 6.

Ambos marcos, aunque negociados bajo diferentes procesos multilaterales, promueven la participación de todos los países y están altamente interrelacionados: el Acuerdo de París enfatiza la necesidad de consideraciones de sostenibilidad en las transiciones bajas en carbono; Al mismo tiempo, evitar el peligroso cambio climático es uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) definidos en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Por lo tanto, el fracaso en un proceso podría socavar el éxito del otro. La implementación de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) –compromisos de reducción de emisiones de los países– requiere grandes inversiones, que es más probable que se financien si se integran y benefician a los planes nacionales de desarrollo. Al mismo tiempo, las perspectivas de desarrollo sostenible dependen de una limitación del calentamiento global. Esta interdependencia puede verse como una oportunidad para alejarse del discurso de dos agendas diferentes que a menudo se perciben como competidoras y, en su lugar, persiguen su implementación para maximizar los beneficios mutuos.

Varios estándares de compensación de carbono, como el Gold Standard y el Verified Carbon Standard, están adaptando sus marcos y requisitos para definir mejor los impactos de un proyecto de mitigación de emisiones más allá de las reducciones de carbono y, en algunos casos, esto puede conducir a la creación de otros instrumentos negociables además de los créditos de carbono. ALLCOT evalúa la alineación de sus proyectos con los ODS para llevar a cabo un análisis exhaustivo de los datos que actualmente se monitorean y verifican a nivel del proyecto, para determinar si hay métricas adicionales que se puedan rastrear para informar de sus avances con los ODS.

ALLCOT está viendo una evolución en la forma en que nuestros clientes piensan sobre el financiamiento del carbono y los impactos adicionales que pueden tener sus inversiones en carbono. De esta manera, las empresas pueden articular los beneficios de sus inversiones en proyectos de carbono más allá de la reducción de emisiones verificadas. Creemos que las empresas pueden utilizar la financiación del carbono para ofrecer un valor adicional a través de la alineación con los ODS, lo que permite que el mercado del carbono se extienda más allá de las reducciones de emisiones y desempeñe un papel vital en impulsar un desarrollo sostenible bajo en carbono en todo el mundo.

Sergi Cuadrat.
Chief Technical Officer (ALLCOT)

La madurez de las compensaciones de carbono abre un camino a La Blockchain y Los ODS.

Las compensaciones de carbono han existido por más de 20 años. En este tiempo, se han desarrollado una variedad de vertiginosa de proyectos para reducir las emisiones nocivas de dióxido de carbono, generando miles de millones de toneladas de reducciones efectivas y reales.

En ese tiempo, hemos aprendido cómo medir, verificar e informar sobre estas reducciones, hemos creado un sistema de registros electrónicos para mantenerlos y hemos creado mercados para comercializarlos. Las compensaciones de carbono son, ahora, un negocio maduro.

Durante estos 20 años, en su mayor parte, solo nos hemos centrado en el elemento Carbono y en cada proyecto de compensación que los absorbe o evita. Pero, durante mucho tiempo, pasamos por alto los beneficios colaterales:

  • Reducciones en la contaminación de la tierra
  • Reducciones en contaminantes del aire distintos del CO2
  • Comunidades locales más fuertes, más sanas.
  • Oportunidades económicas y empleos.

El lanzamiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) por parte de las Naciones Unidas en 2015, representaron el punto de partida para una conversación más amplia sobre temas ambientales. Durante muchos años, el concepto de Desarrollo Sostenible se discutió en las Naciones Unidas y en otros foros internacionales, pero no se llegaron a transformar plenamente en medidas concretas y principios amplios y prácticos.

La mejora de los ODS en una lista concreto de 17 objetivos, permitirían al mundo «satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras, y así, satisfacer sus propias necesidades» estando por primera representados en conjunto los objetivos sociales, ambientales y económicos.

Hasta el 2015, el cambio climático fue el que recibió la mayor atención, gracias al Protocolo de Kyoto y, más recientemente, al Acuerdo de París. Sin embargo, una gran cantidad de participantes públicos y privados habían visto durante mucho tiempo la necesidad de abordar otros bienes globales además del clima, y ​​durante los últimos diez años se ha llevado a cabo un gran esfuerzo para capturar estos resultados adicionales.

Los primeros intentos se centraron en capturar los “beneficios colaterales” de las reducciones de emisiones de carbono. Como, por ejemplo, la distribución de estufas más limpias, que redujeron los impactos en la salud de la quema de madera en alojamientos con poca ventilación y permitieron que los niños asistieran a la escuela, y que las mujeres trabajaran, en lugar de arriesgar su seguridad en la recolección de leña, al mismo tiempo que reducían las emisiones de carbono de las chimeneas ineficientes.

También se observó que los proyectos basados ​​en el sector forestal, brindan beneficios económicos y comunitarios, al mismo tiempo que almacenan grandes cantidades de dióxido de carbono. La generación de energía renovable distribuida a pequeña escala trajo beneficios en muchos de los 17 ODS a comunidades remotas.

Sin embargo, el desafío siempre ha sido cómo cuantificar estos beneficios no relacionados con el carbono y convertirlos en un activo que represente el valor del desarrollo sostenible y, de ese modo, incentivar la escala de inversión necesaria para alcanzar los ODS.

A principios de este año, dos de los principales estándares de compensación de emisiones de carbono, Verra y Gold Standard, lanzaron nuevas reglas y criterios para proyectos que se dirigen específicamente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El SD ​​VISta de Verra se aplica a cualquier proyecto que contribuya a los ODS, incluidos aquellos relacionados con la eliminación del hambre, la promoción de la buena salud, el bienestar humano y ambiental, y la garantía de la educación, que pueden utilizarse junto con su Estándar de Carbono Verificado existente.

De manera similar, el Gold Standard para los Global Goals ofrece la oportunidad de combinar compensaciones de carbono que cumplen con los requisitos del Mecanismo de Desarrollo Limpio de la ONU o el Estándar de Carbono Verificado, con resultados medibles en términos de vida útil (mortalidad y discapacidad en años de vida ajustados) o Seguridad del agua (certificados de prestaciones de agua).

Con estos estándares, ahora está abierto el camino para que los proyectos basados ​​en el clima capturen y cuantifiquen los beneficios públicos asociados e incorporados en los ODS. Creemos que estos estándares se convertirán en una norma a lo largo del tiempo, ya que las partes interesadas, ​​públicas y privadas, buscan maximizar el impacto de sus inversiones.

Al mismo tiempo, queda claro que algunas tecnologías existentes han pasado de ser “innovación” a ser “negocios establecidos”. La energía eólica es un claro ejemplo, y creemos que es el momento adecuado para comenzar a racionalizar el proceso de cálculo de los beneficios climáticos de estas tecnologías de reciente creación.

El monitoreo, la verificación y el reporte de las reducciones de emisiones, así como su mantenimiento en los registros reconocidos, son componentes críticos del negocio de compensación de carbono. Estos aspectos de compensación, aunque bien entendidos ahora, son un desafío en las economías en desarrollo y la necesidad de una mayor estandarización de las metodologías, las líneas de base ofrecen una oportunidad ideal para aprovechar la capacidad de la cadena de bloques y para validar tanto la fuente, como las transacciones de compensaciones.

Al desbloquear un mercado global confiable para los atributos ambientales, La Blockchain ayuda a los generadores de energía renovable y a los operadores de carbono a obtener el valor económico completo y el beneficio social de sus atributos, y proporciona a las empresas un mecanismo para flexionar sus músculos financieros y contribuir de manera significativa a la transición energética y a los ODS.

El artículo 6 del Acuerdo de París incluye tres enfoques para la cooperación entre las partes: “enfoques cooperativos” en virtud del artículo 6.2; un nuevo mecanismo para promover la mitigación y el desarrollo sostenible (artículos 6.4 – 6.7); y un marco para los enfoques no de mercado (artículos 6.8 y 6.9). Hay muy poca claridad sobre cómo funcionarán estos enfoques y aún quedan por acordar cuestiones muy básicas como el alcance, la gobernanza y la infraestructura, para poner en práctica las disposiciones en virtud del Artículo 6.

Nuestra opinión es que para garantizar que los ODS no sean relegados a ser un simple marco de información y que realmente cambien las trayectorias de desarrollo de los países, su inclusión en el Artículo 6.8 pueda desbloquear su potencial y efectuar un cambio real.

Como lo indica el Gold Estándar: «Para garantizar que haya suficientes recursos disponibles para alentar el impulso y alcanzar los objetivos de los ODS, podemos agilizar el proceso de MRV para ciertos tipos de proyectos que brindan beneficios comprensibles y fácilmente cuantificables».

 

Por Alexys Leroy

CEO Allcot Group

 

NUESTROS HUERTOS VUELVEN A ADQUIRIR VALOR

Las modas van y vienen, pero nuestras vivencias y raíces son muy difíciles de cambiar.

Cuando era pequeña, mi madre siempre me hablaba de la huerta de sus padres, de cómo se iba a la huerta y allí entre tomateras, higueras, manzanos y ciruelos pasaba las tardes trepando y comiendo directamente del frutal.

Hubo un tiempo en el cual España crecía, y si no ibas al supermercado a comprar frutas o verduras no estabas a la moda. Pero ahora, gracias a la compra de proximidad de temporada y ecológica abanderada por un amplio grupo de restaurantes de valorado renombre, nuestros pequeños huertos vuelven a adquirir valor. 

En mi caso, mi madre no sabe que esto ahora está de moda, sólo le mueve el dar a su familia un producto natural y sano, lo que llamamos ahora ECOLÓGICO.  Pero todo lo que consigue con ello es asombroso y a mí cada vez que lo veo me emociona y llena de orgullo.

La basura no se tira, se usa como abono; no tira las pepitas, hace su propio semillero: no compra nuevas plantas, las intercambia con sus vecinos.

¿Se puede ser más abanderado del movimiento ecológico sin saberlo?

¿Se puede estar más “in” y a la vez haber conseguido tu sueño de niñez?

En este mundo de modernidad, en el que la tecnología lo es todo, siempre es bueno echar la vista atrás y dar su valor a eso que siempre hicieron nuestros abuelos y ahora nuestros padres dan continuidad, sin ningún afán de lucro, sólo el saber que ofrecen lo mejor a todos los suyos y quienes les rodean, le dan su recompensa. Y sin saberlo se han convertido en los promotores del movimiento ecologista del siglo XXI.

¡Gracias mamá!
Por Ines Peña
Equipo ALLCOT España

 

Los animales fantásticos

Elias es un niño de 10 años. Es un chico valiente, curioso y fuerte. Le gusta la aventura.

Va de excursión a las montañas en los Cárpatos en Rumania.

Está en el bosque. Está oscuro, los árboles son grandes, extraños …

Y de repente oye hablar a los animales. Elías se acerca a ellos y les hablará. Son muy sospechosos.

Los animales le preguntan:

– ¿Eres un cazador?

– No, responde Elías. Fui de excursión para ver el bosque.

– ¿Estás contaminando el bosque?

– No, me gusta mucho la naturaleza.

– ¿Estás cortando los árboles?

– No, son bonitos y me encanta el bosque.

Los animales confían en Elias porque no es un cazador porque no quiere destruir el bosque y porque no contamina.

Los animales le piden a Elias que traiga una flor única en el mundo.

Es una flor mágica que elimina la contaminación, pero el problema es que un dragón de fuego la protege porque la flor es muy importante. La flor está en la cima de una gran montaña en Rumania.

Elias va a buscar la flor. Después de cinco horas de caminata, llega al pie de la montaña donde se encuentra la flor.

Elias sube a la montaña. Se encuentra frente al dragón y le pregunta si puede tomar la flor.

El dragón hace las mismas preguntas que los animales al niño.

El dragón ve que Elias quiere ayudar contra la contaminación y le da la flor.

Elias desciende de la montaña con la flor mágica y en su camino, toda la contaminación desaparece.

Los animales, el dragón, el bosque, todos son felices.
Elias Penca

Bucarest

Julio 2019

Informe UE ETS – Junio 2019

El carbono de la UE terminó junio con un 7,4% más que su nivel de cierre de mayo, impulsado principalmente por un fuerte aumento en la última semana del mes. Las elevadas temperaturas en toda Europa se combinaron con factores técnicos para desencadenar una oleada de compras.

El carbono ha promediado € 23,91 para el primer semestre del año, el mejor desempeño de seis meses desde al menos 2008.

The December 2019 contract closed the second quarter at €26.28 on ICE Futures, with monthly front-December screen volume of 314 million EUAs representing a nearly 9% drop in trading activity from the prior month.

El período intermedio del mes se caracterizó por la estabilidad de los precios, con un período entre el 10 de junio y el 21 de junio donde los precios se mantuvieron estables en un rango de 25 €. Gran parte de esto se debió a los diferenciales relativamente sin cambios en el sector de la energía, con la caída de los precios del gas manteniendo un freno a la generación de carbón.

Los participantes dijeron que todavía hay una serie de plantas de gas en Alemania que aún no se han sacado de las bolas de naftalina, mientras que algunas de las plantas de carbón siguen funcionando debido a los márgenes positivos u otros factores, como las minas de carbón vinculadas que deben mantenerse abiertas.

Al mismo tiempo, los compradores de EUA parecían contentarse con comprarlos cuando los precios bajaban a menos de 25 €, estableciendo así un límite para el mercado.

Sin embargo, hacia fines de mes, hubo intentos especulativos infructuosos de empujar los precios por debajo de este nivel, y la presión comenzó a acumularse. En la última semana de junio, las previsiones meteorológicas exigieron un período de temperaturas muy altas, lo que incrementó las posibilidades de que la generación de fósiles fuera solicitada para complementar la fuerte generación solar y eólica.

El fracaso de la subasta diaria del 25 de junio puede haber aumentado el sentimiento alcista en el corto plazo, pero los volúmenes perdidos se repartieron en las siguientes cuatro ventas, que incluirán las subastas del 1 al 2 de junio.

En consecuencia, el carbono se recuperó con fuerza al comienzo de la última semana, con los precios saltando a un máximo de dos meses de 27,48 euros el 26 de junio, con un volumen diario de diciembre que se elevó brevemente por encima de los 20 millones de EUA.

Sin embargo, la toma de ganancias al final del trimestre hizo brillar los precios más tarde en la semana, aunque el volumen semanal superó los 90 millones de EUA por primera vez desde mediados de abril.

El próximo mes ofrece una perspectiva mixta. Con el comienzo de la temporada de vacaciones de verano, podemos esperar una caída en la participación, pero cualquier período sostenido de altas temperaturas aumentará la demanda de generación de fósiles y puede respaldar los precios del carbono.

Los volúmenes de la subasta en julio aumentarán en un tercio a partir de junio, y esto puede actuar para deprimir los precios durante el mes. Sin embargo, contra esto, debemos sopesar la anticipación de la reducción anual del 50% en los volúmenes de ventas en agosto, lo que ha ayudado a aumentar los precios en cada agosto desde 2008. Los compradores de cumplimiento pueden estar buscando asegurar EUAs antes de sus vacaciones anuales, y esto puede actuar como soporte