Análisis del Ciclo de Vida (ACV)

Se trata de balances de materia y energía a lo largo de los procesos de generación y consumo energético, con vistas a identificar oportunidades de ahorro de energía a través de la cadena de producción y consumo. Dada la estrecha relación existente entre el consumo energético, el consumo de materiales y las emisiones de residuos, se consolidó y unificó en una única metodología conocida actualmente como Análisis de Ciclo de Vida.

Actualmente el ACV es una herramienta de gestión ambiental que mediante los análisis permite un diseño de procesos menos contaminantes. El ACV ha sido incorporado en el desarrollo de los sistemas de eco-etiquetado, en la formulación de guías para el desarrollo de “productos ambientalmente favorables” y en las normas ISO. Las normas ISO poseen varios estándares asociados a la conducción de ACV (ISO 14040 hasta ISO 14049.

Objetivo General: Identificar las entradas y salidas de cada etapa del proceso del proceso productivo (extracción, producción, distribución, uso y disposición) para optimizar los consumos y gestionar impactos en el entorno. 

Objetivos específicos

  • Identificar impactos ambientales de las materias primas utilizadas.
  • Minimizar generación de residuos.
  • Optimizar diseño de productos.
  • Minimizar el consumo de energía.
  • Reducir las emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI).
  • Incentivar la inversión en tecnologías nuevas y limpias.
  • Impactar positivamente a los proveedores que participan en la cadena de producción.

En términos generales, el ACV tiene 4 componentes:  

  1. Definición de objetivos y alcance, Dentro del alcance se identifican los componentes del ciclo de vida: extracción de materias primas, fabricación y procesamiento, transporte, almacenamiento, consumo y disposición final de residuos (reciclaje. reutilización o eliminación). Este punto es fundamental pues hay que poner límites a su extensión.
  2. Análisis de inventario, en los cuales por medio de un Software especializado con amplias bases de datos de inventario se realizan los balances de materia y energía por componente de ciclo de vida contratado, cuantificando las entradas y salidas relevantes de los productos.
  3. Evaluación de los impactos ambientales potenciales, De manera cualitativa se analizan no solo los impactos ambientales potenciales, sino también el componente social. 
  4. Interpretación de resultados, a partir de los anteriores puntos, se identifican y evalúan puntos de mejora para reducir los impactos relevantes.

El ACV es una técnica que permite identificar los aspectos e impactos ambientales  y sociales asociados a un producto, tener un marco de acción preciso para implementar mejoras que repercutan en reducción de costos, mejora en tiempos de producción, cumplimiento de la legislación ambiental vigente, protección del ambiente clave para el sistema productivo, mejoras en los productos, potenciamiento de nuevos materiales, identificación de cuellos de botella, entre otros beneficios.

En síntesis: Diseño y mejora de productos, planificación estratégica, desarrollo e implementación de políticas, marketing, etc.

 

Las métricas dependen del elemento o producto analizado. Las unidades se dan por tipo de material, por ejemplo en Litros de agua, en Kilogramos de algún material, en Julios de energía, etc.

La duración de los trabajos se establece conforme el alcance y en función de la complejidad del ciclo de vida a analizar, del número de componentes, productos y de si se trata de una parte o un todo (ejemplo: ACV de la pantalla de un ordenador vs el ACV del ordenador completo con todas sus partes).

ALLCOT ha protagonizado el desarrollo de las primeras metodologías en diversos servicios, y la medición de la huella de plástico se suma a este grupo de servicios pioneros. ALLCOT tiene amplia experiencia en el desarrollo de metodologías y validación de estas incluyendo estándares locales e internacionales.

Contáctanos

Servicios de Sostenibilidad