Opciones del Mercado de Compensación

Opciones del Mercado de Compensación

La compensación de emisiones de carbono puede ser utilizada para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París o los objetivos voluntarios. No obstante, esto depende de las políticas de cada país.

Teniendo en cuenta que el trabajo para elaborar el Acuerdo de París ya se completó, después de que los países firmaran las reglas de alto nivel acerca de los mercados de carbono en la reunión COP26 en Glasgow, ahora se está a la espera de identificar cómo estas reglas van a verse reflejadas en los NDC (Nationally Determined Contributions/ Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional); en los compromisos climáticos de cada nación.

Para muchas de las partes involucradas en el Acuerdo, los mecanismos del mercado son una herramienta que les permitiría alcanzar sus reducciones de emisiones de mediados de siglo. Notándose que esto puede darse a través del mercado del Artículo 6  de la UNFCCC o por medio de sistemas de límites máximos y comercio de derechos de emisión, o un híbrido de impuesto-compensación; ponerle un precio al carbono es visto, por muchos países, como una forma eficiente de disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Opciones del mercado de compensación

Mercados de comercio de derechos de emisión

Algunos países han optado por establecer un sistema de límites máximos y comercio de derechos de emisión para disminuir internamente sus emisiones. Por un lado, la Unión Europea, Nueva Zelanda y Corea del Sur tienen sistemas de comercio de derechos de emisión más avanzados, que limitan la cantidad de CO2 que pueden emitir en un año. Este límite se reduce con el paso del tiempo si el  límite se establece correctamente, lo que permitiría un resultado que alcance los objetivos de mediados de siglo de los países.

Teniendo en cuenta lo anterior, es importante recordar que no todos los mercados de mercado de comercio de derechos de emisión interactúan con los mercados de compensación del carbono. Por ejemplo, el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea (RCCDE o EU ETS, en sus siglas en inglés) prohibió el uso de compensaciones a partir de 2021 y todavía no tiene planes de permitir que las empresas compren créditos de carbono para el cumplimiento de los objetivos, mientras que en California el mercado si permite una cantidad limitada de compensaciones específicas producidas localmente a partir de un tipo determinado de proyectos. La fuente principal de demanda de compensación de carbono actualmente viene de  los mercados corporativos voluntarios, donde las compañías del sector privado compran créditos con el fin de neutralizar su huella de carbono. Adicional a esto, está emergiendo un nuevo mercado, el cual podría competir por el suministro de compensaciones de carbono: el mercado del Artículo 6.4 creado por el Acuerdo de París.

Mercado del Artículo 6.4 creado por el Acuerdo de París

Bajo este sistema, los créditos de carbono pueden ser generados por un país “anfitrión” y vendidos a otros países para que estos alcancen sus propios objetivos alineados con el Acuerdo de París.

Este mercado del Artículo 6.4 coexistirá con los mercados voluntarios existentes. Ambos sistemas se basan en compensaciones de carbono, es decir, en la reducción  de emisiones de CO2 en comparación con la situación actual, y que podrán ser usadas tanto por gobiernos como por compañías del sector privado para compensar las emisiones difíciles de reducir.

El mercado del Artículo 6.4 está en una fase temprana de desarrollo, por lo que aún no está muy claro cómo los países desarrolladores de proyectos van a decidir usar los créditos de carbono generados dentro de sus fronteras.

Pueden optar por vender estas compensaciones a otros países, usando normas y procedimientos que aún no han sido establecidos por la UNFCCC. O pueden vender los créditos a empresas del sector privado para uso voluntario.

Dado que hay varios miles de compañías privadas alrededor del mundo que actualmente no están cubiertas por límites obligatorios de emisiones, sus esfuerzos para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero son iniciativas de políticas puramente internas. La compensación de las emisiones de carbono permite a las empresas construir declaraciones hacia el carbono neutral, y logra suplir la demanda del sector privado de implementar políticas ambientales y de gobernanza social más estrictas.

Opciones de los países anfitriones

La elección a la que se enfrentan los países  anfitriones es complicada. Si optan por operar dentro del Artículo 6, deben contabilizar las reducciones que se vendan fuera del país. Este «ajuste correspondiente» les obliga a ajustar su inventario de emisiones al alza, lo que significa que su Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC) -su objetivo de emisiones del Acuerdo de París- es más difícil de alcanzar.

El país comprador puede ajustar a la baja su objetivo de Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC), lo que significa que la compra de créditos es una forma para alcanzar más fácilmente el objetivo de París.

Este proceso convierte efectivamente las compensaciones de carbono en activos reales, y puede cambiar la actitud de los países anfitriones hacia la venta de créditos de carbono. Es posible que una economía en desarrollo o emergente no quiera dificultar su tarea vendiendo compensaciones ajustadas consecuentemente.

Así pues, si las compensaciones son vendidas en mercados voluntarios, los países anfitriones pueden escoger si aplican el ajuste correspondiente o no. No aplicar el ajuste correspondiente significaría que la reducción de emisiones puede ser contabilizada por el país anfitrión hacia su Contribución Determinada a Nivel Nacional, pero no puede venderla a otro gobierno/país.

Adicionalmente, aunque los procesos detallados del Artículo 6.4 todavía se están elaborando y es poco probable que se completen antes de 2024 o 2025, los países anfitriones -y, de hecho, las empresas privadas- pueden planificar con antelación.

Es probable que los gobiernos de los países desarrollados -los miembros de la OCDE, por ejemplo- sean compradores de créditos de carbono. Aunque muchos de ellos ya cuentan con sistemas de comercio de emisiones, estos mercados sólo se aplican a determinados sectores de la economía, y habrá que seguir abordando las emisiones de sectores como el uso del suelo, el transporte y el doméstico.

Las reducciones de estos sectores son más difíciles de lograr, pero la compensación de carbono permitirá que estas partes de la economía contribuyan al esfuerzo general.

Algunas economías emergentes también están empleando sistemas de comercio de emisiones, algunas de las cuales permiten el uso de compensaciones de carbono para lograr su cumplimiento. Corea del Sur y China son dos ejemplos, y es posible que otros mercados también se amplíen para adoptar el uso de compensaciones.

Otros utilizan las compensaciones de carbono como parte de un régimen fiscal del carbono; Colombia y Sudáfrica son los dos ejemplos más destacados que permiten el uso de créditos de carbono aprobados para cumplir con las obligaciones fiscales. Otros países están examinando esta opción.

Le invitamos a consultar el artículo original a través de este enlace.

EL DILEMA DE PLÁSTICO

botellas plásticas

Josseline Cusme Escrito por Josseline Cusme, Business & Strategy Analyst

Tiempo de lectura: 5 minutos.


El plástico y los envases en particular constituyen un punto crítico para las preocupaciones de sostenibilidad de los consumidores relacionadas con el cambio climático. Sorprendentemente, muchos envases, teóricamente reciclables, no se reciclan realmente. Esto significa que la mayor parte va directamente al vertedero. Además, una proporción de los envases de plástico no es reciclable de manera realista a través de la infraestructura actual al final de su vida útil.

Es esencial comenzar a reconocer que deshacerse de los plásticos en un futuro previsible no es factible. Este punto se ilustra con su precio asequible, versatilidad y el resto de propiedades relacionadas con la protección y la disponibilidad: mantienen frescos los alimentos, reducen la cantidad de residuos que van al vertedero, mantienen la seguridad de los productos sanitarios y ahorran energía en la cadena logística. De hecho, el plástico ofrece una comodidad considerable y un valor sustancial para el consumidor.

Claramente queda un largo camino por recorrer para lograr la circularidad, la cual es considerada como un papel clave para el éxito de la sostenibilidad. De hecho, la economía circular conceptualiza un proceso incremental de redefinición de la relación entre actividad económica y crecimiento, por un lado, el consumo y disposición de fuentes finitas, por el otro.

Además, el creciente interés de los consumidores seguirá atrayendo la atención de las partes interesadas hacia las cuestiones de sostenibilidad de los envases de plástico.

Según una publicación de National Geographic de 2017, más del 91 por ciento de los desechos plásticos producidos a nivel mundial no se reciclan. La misma publicación afirma que en 2018 se han producido más de 8.300 millones de toneladas de plástico a nivel mundial desde que comenzó la producción masiva de plástico. Alrededor de 6.300 millones de toneladas de estos desechos terminan en vertederos, océanos y ríos. Si esto no se frena los vertederos contendrán 12 mil millones de toneladas de desechos plásticos para 2050.

Es una verdad universalmente reconocida que la recolección y el reciclaje de desechos plásticos se consideran la clave de la sostenibilidad en todas las técnicas de gestión de desechos. Desafortunadamente, cuando se trata de la gestión de desechos plásticos, el etiquetado de plástico a menudo no es claro. Este punto se ilustra por cómo los consumidores esperan que los envases tengan un componente activo de sostenibilidad, como ser reciclables, compostables o incluso fabricados con materiales ya reciclados o a partir de fuentes renovables. De la misma manera, la preocupación de la gente reclama que se utilice menos plástico y que se reduzcan los impactos ambientales. De hecho, a menudo los consumidores no están seguros de cómo y qué reciclar, lo que resulta en apatía y frustración.

Aunque el objetivo es la sostenibilidad, eliminar los envases de plástico es bastante complicado. Las razones que explican esta afirmación están relacionadas con el propio material. Esto significa que la durabilidad hace que el plástico sea ideal para el embalaje y, al mismo tiempo, no sea biodegradable en la práctica.

Los plásticos comprenden un amplio conjunto de materiales versátiles y de alto rendimiento que brindan valores tangibles a los consumidores:

  • Valor
  • Versatilidad
  • Seguridad y protección
  • Adaptabilidad
  • Sustituibilidad

Por estas razones, los envases de plástico juegan un papel indispensable dentro de la industria alimentaria y de la salud, entre otros sectores.

El descontrol que ha conllevado el uso masivo del plástico ha llevado a que muchas organizaciones ambientales internacionales exijan un marco legal a este respecto. Ejemplo de ello es la prohibición de los plásticos de un solo uso o incentivar a las compañías a promover fabricación y uso de plásticos con alto porcentaje de materia prima reciclada. Sin olvidar que las marcas se hagan responsables de sus envases, empaques y embalajes.

Las empresas de plástico deberán continuar realizando modificaciones importantes en sus productos invirtiendo en programas de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) en la fabricación de tecnología, así como integrando en su desempeño ambiental, social y de gobierno (ESG) todas las preocupaciones de sus partes interesadas.

En estos términos, es probable que la sostenibilidad también tenga en cuenta las futuras decisiones de fusión y adquisición (M&A) y los múltiplos de aumento para los objetivos que han realizado las inversiones adecuadas.

También hay que tener en cuenta a la hora de optar por este tipo de procesos (sostenibles) el factor económico. Este debe tener un precio competitivo con respecto a las opciones de envasado tradicionales de un solo uso.

Por último, pero no menos importante, una oportunidad importante es alentar a los consumidores a canalizar los materiales problemáticos hacia los flujos adecuados, evitando así el desvío inadecuado, descartando materiales reciclables como latas en el basurero, textiles y desechos de jardín.

 

Descubre cómo desde ALLCOT Group podemos ayudarte con tus estrategias de sostenibilidad y gestión de residuos.

botellas plásticas

Residuos plásticos para construir una mejor vida

Plastic-Waste

La pandemia de Covid-19 ha provocado una crisis en todos los aspectos de nuestra vida y los residuos mundiales se han visto afectados por ella. El aumento de empaques plásticos donde vienen los productos médicos utilizados durante la crisis sanitaria y el aumento de la compra de productos en línea debido a las cuarentenas, junto con la preocupación por el virus, ha hecho que la gente utilice más plástico de un solo uso. Esto ha provocado un aumento de los residuos de plástico que requiere atención especial.

El tratamiento de residuos de plástico es una de las principales preocupaciones medioambientales y representa un reto enorme tanto para los individuos que reciclan como para la industria de tratamiento de residuos, dado su aumento exponencial en las últimas décadas. De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el mundo genera aproximadamente 400 millones de toneladas al año, y se estima que sólo un 12% del plástico producido es incinerado y aproximadamente el 9% es reciclado. Sin embargo, gran parte de los residuos plásticos no son biodegradables, por lo que en su mayoría son desechados en rellenos sanitarios o son arrojados al medio ambiente, incluyendo los océanos. PNUMA afirma que, si no se toman medidas significativas, se estima que la cantidad de residuos plásticos presentes en el océano aumente a 29 millones de toneladas para el 2040. 

Ahora que sabemos que una gran cantidad de residuos plásticos cubre nuestro planeta, las preguntas son ¿Cuáles son los impactos de la contaminación por plástico en el medio ambiente?, ¿Qué podemos hacer para contribuir al tratamiento de los residuos plásticos? ¿Cuáles son los beneficios de las soluciones para la gestión de los residuos plásticos?

La contaminación por plástico conlleva impactos negativos en el medio ambiente por diferentes razones: 

  • Los objetos de plástico de gran tamaño pueden provocar el enredo de animales.
  • Los desechos plásticos pueden provocar el enredo de especies acuáticas, provocando su inanición, asfixia, laceración, infección y reduciendo su reproducción.
  • Los microplásticos pueden confundirse con el plancton y, por tanto, ser consumidos por las especies marinas.

Adicionalmente, el 4% del petróleo y del gas extraído se utiliza como materia prima para la producción de plástico virgen, y entre el 3 y el 4% para generar energía para su fabricación.

ALLCOT ofrece una solución innovadora e integral que promueve el principio de las 3R: Reducir, Reutilizar, Reciclar residuos plásticos a través de la construcción sostenible y la creación de empleos formales. Esta iniciativa es una solución alternativa para la fabricación de ladrillos de residuos plásticos para la construcción de viviendas y que involucra a los recolectores informales que sufren las dificultades del trabajo informal y la discriminación. El proyecto pretende crear oportunidades de trabajo formales para los recolectores informales con la colaboración de las ONG, para que puedan trabajar con las empresas formales de reciclaje que proporcionan la materia prima y los granulados de PET. Después de recoger el plástico, los recolectores formales fabrican ladrillos de plástico y los utilizan para construir casas para comunidades de bajos recursos. ALLCOT proporciona la tecnología para crear ladrillos de plástico directamente in situ, lo que promueve el desarrollo de capacidades de las comunidades locales y la importancia de la gestión de los residuos plásticos. Con esta tecnología, los residuos de plástico pueden convertirse en un nuevo producto.

Las casas hechas con ladrillos de plástico mejoran la adaptación al cambio climático, ya que reducen la contaminación por plástico y ofrecen un mejor refugio ante los impactos del cambio climático (olas de calor, inundaciones, etc.), con otros beneficios para las comunidades. 

Esta solución integral tiene múltiples beneficios en diferentes ámbitos:

  • Medioambiental: La fabricación de bloques de plástico mediante esta tecnología evita que 22 lb. (10 kg) sean incinerados o desechados en los rellenos sanitarios. También cumple con diferentes criterios estándar de seguridad y toxicidad, como Greenguard y Greenguard Gold. Además, no necesita pegamentos ni aditivos adicionales, y evita las emisiones de gases de efecto invernadero y el agotamiento de materiales generados por la fabricación de ladrillos de arcilla.
  • Social: La fabricación de ladrillos de plástico genera oportunidades de trabajo formales en comunidades locales en condiciones de pobreza y exclusión social, al incluir a los recolectores de plástico informales en la iniciativa desde el principio.
  • Económicos: Los ladrillos plásticos fabricados que no fueron usados durante el proyecto podrían venderse a las empresas de construcción y a los trabajadores, y las ganancias quedarán para los recolectores formalizados. Asimismo, las condiciones económicas de los recolectores mejorarán con un salario justo gracias al proyecto.

Esta iniciativa no solo contribuye al tratamiento de residuos plásticos, sino también al cumplimiento de los siguientes Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS):

  ODS 9 ODS 10

ODS 12 ODS 13 ODS 14 ODS 15


Plastic-Waste

La #COP26 y los ciudadanos comunes

IMG

En el último mes, la #COP26 fue el centro de atención de todo el planeta. Todos desde nuestras casas vemos como a este tipo de encuentros van presidentes, parlamentarios, empresarios y grandes líderes. Escuchas sobre una meta de reducción de emisiones de 22 Giga toneladas de CO2e al 2030 y de repente te preguntas ¿la emergencia climática solo le compete a este tipo de personalidades? Pues no;  el cambio climático es un asunto de todos. 

De hecho, a pesar que pienses que en los grandes eventos como las COP no tienes nada que ver, estás equivocado: tú eliges quienes van a representar a tu país. Por esto, el VOTO cobra gran valor: debemos elegir bien a nuestros dirigentes para que sean personas que le den la importancia necesaria a la crisis climática, ya que respaldarán políticas públicas alineadas a economías bajas en carbono y más sostenibles. 

La educación es un punto fundamental: compartir el mensaje, que todas las personas reconozcan la importancia del Cambio Climático, generar conciencia, sensibilizar a las comunidades, educar sobre las acciones de mitigación, adaptación y las consecuencias que traerá el cambio climático es necesario para que todos comencemos a darle la importancia a la crisis. 

Los pequeños cambios en nuestra rutina también son necesarios; no tienes que comprar un vehículo eléctrico o dejar de consumir carne de un momento a otro, pero tomar tu bicicleta una vez a la semana, caminar, cargar tu botella de agua, llevar tu bolsa reutilizable al mercado, practicar “Meatless day” una vez por semana o mesurar tu consumo de energía eléctrica y agua pueden causar gran impacto. Tus aportes, sumados a los de las demás personas que están pensando como tú sobre qué hacer para ayudar, pueden generar un profundo impacto. Gold Standard ha realizado un cálculo para la iniciativa llamado ‘Climate Positive’ y concluye que, si mil millones de personas en todo el mundo nos unimos por esta noble causa, podríamos estar dejando de emitir hasta 13,4 GtCO2e anuales. 

A continuación, te mostraremos varios ejemplos prácticos fáciles de implementar en tu rutina diaria:

  1. Si vas en bicicleta a tu trabajo en vez de ir en automóvil, podrías estar dejando de emitir alrededor de 191 gCO2e por cada kilómetro recorrido.
  2. Si en vez de tomar agua en botellas plásticas de un solo uso tomas agua en una botella propia estarías dejando de emitir aproximadamente 160 gCO2e por cada botella de 500 ml.
  3. Si para hacer las compras llevas tu propia bolsa, estarías dejando de emitir 10 gCO2e por bolsa plástica que evites recibir.
  4. Si dejas de consumir una porción de carne de 100 g estás dejando de emitir aproximadamente 10 kg de CO2e. 
  5. Una bombilla led puede generar un ahorro de electricidad de un 50 a un 80% respecto a una bombilla incandescente. Esto significa disminuir 410 kgCO2e al año si cambias solo una bombilla incandescente por una led en tu casa. 

ALLCOT ofrece soluciones personalizadas para reducir el impacto medioambiental y alinearse con los objetivos de los Acuerdos de París y los objetivos de desarrollo sostenible. Si quiere saber más sobre nuestros servicios en ALLCOT, contáctate con nosotros:

Susana Marín-Valencia.

sm@allcot.com

+57 310 2309610

IMG

La carrera en la que todos participamos


Vanessa Friese Escrito por Vanessa Friese, especialista en marketing del Grupo BD.


El futuro de la industria del deporte está dictado por un enfoque en las cuestiones ambientales, sociales y de gobernanza. Los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 representan un ejemplo clave de esta transición. Los Juegos Olímpicos son históricamente uno de los eventos deportivos que más combustibles fósiles emiten. Esto se debe principalmente al gran número de personas que participan y asisten. Para reducir la huella de carbono de los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, se han puesto en marcha varias iniciativas. Entre ellas, un programa de compensación de carbono, vehículos eléctricos, el uso de materiales reciclados, etc.
También la CMNUCC se centra en el deporte y la sostenibilidad y ha desarrollado una guía de «Deporte para la Acción Climática«, que trabaja para lograr dos objetivos generales:
1. Lograr una trayectoria clara para que la comunidad deportiva mundial luche contra el cambio climático, a través de compromisos y asociaciones según normas verificadas. Utilizar el deporte como herramienta de unión para federar y crear solidaridad entre los ciudadanos del mundo para la acción climática.

Los países que firmaron la UN Sports for Climate Action han establecido una agenda de acción climática de la industria del deporte con compromisos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y así lograr el net zero y cumpliendo con la meta del 1,5°C.

También invita a todos los deportes de adoptar los siguientes objetivos:

  • Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% a más tardar en 2030. Un objetivo a largo plazo para alcanzar las emisiones netas de gases de efecto invernadero en 2040.
  • Los objetivos deben incluir los alcances 1, 2 y 3
  • El proceso de Compromiso, Plan, Procedimiento e Informe entrará en vigor en diciembre 2021.

El transporte representa el 21% de las emisiones mundiales de carbono. Por lo tanto, las carreras de carros cuales provienen de un deporte basado en vehículos con motor de combustión no son amigables para el medio ambiente.

Mahindra Racing es el primer equipo de Fórmula E, y el primer miembro de Campeonato Mundial de la FIA, que obtuvo una certificación de “huella de carbono neta cero” en noviembre del 2020 por ALLCOT Group. Mahindra Racing se comprometió a ampliar los límites de la tecnología y la innovación en los circuitos, pero también a ser pionero en materia del cambio climático y la sostenibilidad. Por lo tanto, ALLCOT Group está orgulloso de anunciar que este año volveremos a trabajar junto con Mahindra Racing en la implementación de una estrategia ESG, que ampliará la actual huella de carbono neta cero con un estudio completo de impacto de los ODS.

Hora de Entregar

La COP26 marca el quinto aniversario desde la COP21 (Acuerdo de París). Esto marca un evento importante, ya que el acuerdo establece que cada cinco años los países deben revisar sus compromisos y aumentar sus ambiciones, si posible. Todas las Partes del Acuerdo de París deben presentar compromisos actualizados, denominados Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDCs), que establecen objetivos más estrictos de reducción de emisiones para 2030. La estrategia se centrará en las Soluciones Basadas en la Naturaleza (NBS) y en la estrategia de net zero, que las partes deben alcanzar para 2050.

Otra cuestión que se abordará en esta COP26 será llegar a un acuerdo sobre el artículo 6 del Reglamento de París, para finalizar el «Libro de Reglas». Se tratará principalmente de identificar, entre otros, la aprobación de reglas que eviten el doble conteo bajo el Art. 6.4, la cancelación de créditos de carbono y el uso de créditos de carbono del MDL anteriores a 2020 para cumplir con las NDCs.

También se abordarán temas financieros. Por ejemplo, en la COP16 las Partes acordaron que los países desarrollados movilizarán 100.000 millones de dólares de aquí a 2020 para satisfacer las necesidades de los países en desarrollo. Y se discutirá sobre respuestas financieras para los países vulnerables en caso de pérdidas y daños causados por el cambio climático.

Para esta COP, se han destacado cinco áreas prioritarias de actuación:

– Adaptación y resiliencia: que busca implementar iniciativas y medidas que reduzcan la vulnerabilidad de la naturaleza frente al cambio climático. Los países deben implementar medidas y prácticas preventivas a corto y largo plazo para evitar daños ambientales. La resiliencia se refiere a la capacidad de los países de implementar estas iniciativas y medidas sin tener mayor impacto en los ámbitos estructurales y funcionales.

– Naturaleza: Poner en marcha iniciativas que preserven el medio ambiente y los ecosistemas con la ayuda de soluciones basadas en la naturaleza y minimizando las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

– Transición energética: Aprovechar los recursos naturales y las energías renovables y reducir el uso de combustibles fósiles.

– Acelerar el cambio al transporte con cero emisiones de carbono: es decir, aumentar y promover políticas que beneficien a los vehículos eléctricos. Se espera que hasta el 2040, el 50% de los coches vendidos a nivel mundial sean eléctricos.

– Financiación: Este punto se refiere principalmente al establecimiento de recursos financieros para ayudar a implementar iniciativas y medidas que reduzcan el impacto ambiental y ayuden a establecer los objetivos del Acuerdo de París.

Si quiere más información sobre la presencia de ALLCOT en la COP26, póngase en contacto con nosotros en el siguiente correo electrónico: cop26@allcot.com

COP26: Qué esperar


Escrito por Arturo Vallejo Abdala, Group Head of Policy, ALLCOT.


Avanzar a la acción en la lucha contra el cambio climático es crítico para la Humanidad y el Planeta Tierra, ahora más que nunca. La COP 26 es una plataforma única para esto ya que reúne gobiernos y actores de los sectores público y privado con el mismo objetivo principal de mantener la temperatura global debajo de 2 ° C e idealmente en 1,5 ° C. Ahora, los países tienen que pensar como uno solo y encontrar soluciones que promuevan no solo la reducción de emisiones, sino también el desarrollo sostenible.

Espero resultados importantes en la COP 26 en los siguientes asuntos:

          Ambición en las CDNs.

          Implementación de las CDNs.

          Transparencia y el Enhanced Transparency Framework (ETF).

          Financiamiento para Mitigación y Adaptación, y para los países en desarrollo.

          Reglamento para hacer operativo el Artículo 6.

          Adaptación.

          Mercados de carbono y precio justo y equitativo del carbono.

          Participación y contribución del sector privado.

Desde un punto de vista personal, espero contribuir al mejoramiento de los mercados de carbono en el marco del Artículo 6 del Acuerdo de París y al posicionamiento del sector privado como un actor clave en la lucha contra el cambio climático, así como trabajar para el establecimiento y la consolidación de alianzas Sur-Sur.  

Por último, me mantengo optimista respecto del éxito de la COP 26 en Glasgow gracias a los compromisos adoptados por los gobiernos y el sector privado.  

Si quieres saber más sobre la participación de ALLCOT en la COP 26, por favor escribe a cop26@allcot.com.

 

 

El verde es el nuevo negro

El sector textil y de la moda lleva años mejorando sus resultados en materia de sostenibilidad. Pero con la llegada de la pandemia del COVID-19 es necesario que las empresas sean más conscientes de su impacto ambiental y social por ende, se ha vuelto necesario que empiecen a tomar medidas eficaces para reducir el impacto de la industria en el medio ambiente. 

Esta tendencia no sólo es visible en las marcas de moda, sino también en el consumidor. Más conscientes del impacto negativo que la industria de la moda puede tener en el medio ambiente, buscan más transparencia en el abastecimiento, los costes y los materiales utilizados en la fabricación de los productos que compran. Así, el enfoque de las 3R (Reciclar, Reducir, Reutilizar) en las empresas se convertirá en parte de la estrategia de ventas y del ADN de la marca.

Por lo tanto, se ha vuelto esencial conocer la providencia de los materiales utilizados, el impacto de la cadena de valor en el medio ambiente, así como el impacto de los consumidores directos y de las partes intermediarias. 

Para hacer frente al impacto en el medio ambiente, la UE quiere acelerar la transición hacia una economía circular. En febrero de 2021, el Parlamento votó el plan de acción de la economía circular y pidió medidas adicionales para avanzar hacia una economía neutra en carbono, sostenible, libre de tóxicos y totalmente circular para 2050. Éstas deben incluir leyes más estrictas sobre el reciclaje y objetivos vinculantes para 2030 para reducir la huella ecológica del uso y consumo de materiales.

La industria textil es una de las mayores responsables del desperdicio de agua en el mundo, según estudios de la Unión Europea y la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La producción de tejidos para la confección provoca el 20% de la contaminación del agua potable en el mundo.

Algo que se ha vuelto muy común y ha impactado negativamente la imagen del sector de la moda es el greenwashing, lo cual hace referencia a las estrategias de comunicación y marketing que las empresas utilizan para simular ciertas prácticas sustentables que realizan, pero que en verdad no tienen fundamento. Con esto se busca generar una imagen de marca positiva que satisfaga las necesidades superficiales del consumidor.

La industria de la moda produce entre 4.000 y 5.000 millones de toneladas de CO₂ al año. Se calcula que la industria de la moda es responsable del 10% de las emisiones mundiales de carbono, más que los vuelos internacionales y el transporte marítimo juntos. Además, la fabricación de ropa crea más de medio millón de toneladas de contaminación por microfibras que acaban en el océano. Medio millón de toneladas de microfibra equivalen a 50.000 millones de botellas de plástico al año.

Roadmap de la sostenibilidad

ALLCOT ofrece soluciones personalizadas para reducir el impacto medioambiental y alinearse con los objetivos de los Acuerdos de París y los objetivos de desarrollo sostenible. Hacemos un estudio y evaluación de los consumos e impactos con indicadores clave que definiremos conjuntamente la expectativa del cliente. En el siguiente paso, realizamos un análisis de desempeño ESG del impacto de la empresa en el medio ambiente, en la sociedad y en la gobernanza. Con esta información, ALLCOT realiza un diagnóstico y un plan de acción para cumplir los objetivos y expectativas del cliente. 

Si quiere saber más sobre nuestros servicios en ALLCOT, póngase en contacto con nosotros:

Vanessa Friese González
vf@allcot.com
+57 (311) 2658220

Conectando a favor del desarrollo social


Escrito por Asier Aramburu, Climate Change RENEN Manager.


Se calcula que aproximadamente mil millones de personas alrededor del mundo no tienen acceso a energía eléctrica. Este hecho frena su desarrollo socioeconómico ya que afecta tanto a su potencial crecimiento económico, como a aspectos claves del bienestar como la salud, la nutrición y la educación.

En los últimos años, los países de América Central y del Sur han alcanzado altos niveles de electrificación, pero esta evolución se ha ralentizado al llegar al 90%-95% de electrificación. Esto se debe a que se trata de zonas de difícil acceso o que presentan alguna dificultad de orden social o de seguridad. En el caso de Colombia, estas zonas se concentran en las denominadas ZNI.

Las Zonas No Interconectadas (ZNI) están constituidas por el territorio colombiano que no está conectado al Sistema Interconectado Central (SIN). Según los últimos datos aportados por la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, está compuesto por el 52% del territorio del país, con una población estimada de 1.900.000 habitantes. Los colombianos que viven en estas zonas no disponen de servicio público de electricidad a través de la red nacional y, por tanto, dependen de soluciones locales de generación. Dichas soluciones, en su gran mayoría, funcionan a partir del diésel (96% del total). El uso de este combustible no solo implica un impacto ambiental considerable, sino que provoca importantes deseconomías de escala ya que el 80% de la capacidad se encuentra en plantas con una capacidad inferior a 100 kW, esta limitación se une al alto coste del diésel.

Sin embargo, la electrificación de estas zonas ha estado limitada por los obstáculos geográficos y los conflictos de algunas regiones, además de las siguientes barreras:

  • La densidad poblacional es extremadamente baja (con un promedio de 3 habitantes/km2), lo que dificulta la logística de atención del servicio, con altos costos unitarios de inversión y operación.
  • Infraestructura de logística y transporte deficiente, y en algunos lugares inexistente.
  • Bajo nivel de consumo promedio.
  • Baja capacidad de pago por parte de los usuarios y por tanto bajo nivel de recaudo de la cartera de las empresas.
  • Altos niveles de pérdidas.

Todo ello, provoca un círculo vicioso que todavía no se ha logrado romper. Salir de este círculo es aún más importante para Colombia si se tiene en cuenta que las ZNI concentran la mayor parte del territorio que más ha sufrido la violencia, por lo que lograr que dispongan de electricidad es un paso necesario para permitir su desarrollo y avanzar en la resolución del conflicto para lograr la ansiada paz.

Como se ha mostrado, el método tradicional de promoción de la electrificación, la expansión de la red nacional, se ha demostrado insuficiente para lograr el 100% de la cobertura nacional. Por este motivo, la generación distribuida se ha convertido en la solución más adecuada para la electrificación de estas zonas. Si bien el suministro eléctrico con microrredes en condiciones normales tiene un coste sustancialmente superior al coste medio del sistema interconectado, las microrredes son competitivas en aquellas localizaciones donde extender la red principal es más costoso aún. En esta línea, para poder completar los análisis de coste beneficio se deberían incluir como externalidades el costo social de no disponer de un mínimo suministro básico de electricidad y la falta de fiabilidad en el suministro. Al incluir estos costes se avanzaría en la viabilización de estos proyectos y se reflejaría el considerable beneficio social medido en términos económicos ya que al no incluirlo, la solución obvia de mínimo costo es no incurrir en costo alguno: esto es, no electrificar el área.

Además, a partir de esta alternativa, las zonas no interconectadas de Colombia tienen un enorme potencial para pasar de los combustibles fósiles a las energías limpias. Y es que, si bien Colombia está viviendo una expansión acelerada de su capacidad de generación a partir de energías renovables no convencionales, la mayoría de estos proyectos están enfocados al suministro de energía al SIN.

Como se ha expuesto previamente, los desarrolladores (tanto privados como públicos) deben superar numerosas dificultades para implantar proyectos de generación en las ZNI. Los operadores independientes que suministran energía en estas regiones generalmente no tienen el volumen suficiente para lanzar proyectos masivos de electrificación a lo que se añade la dificultad de acceder a los mercados financieros por las limitaciones de la capacidad de pago de los usuarios. De esta forma, generalmente no se trata de proyectos atractivos para el de capital privado y se requieren recursos adicionales. En esta línea, el mercado de carbono constituye una importante fuente de ingresos que puede ayudar a que se desarrollen muchos de estos proyectos.

Con este fin, ALLCOT ha liderado la validación del proyecto Granja Solar de Inírida (Inírida, Guainía), el mayor proyecto solar desarrollado en las ZNI (2,5 MW). Este proyecto supone un hito fundamental para estas regiones y ofrece un caso de éxito que permitirá la transición de estas redes hacia las energías renovables.

El proyecto Granja Solar de Inírida consiste en una planta solar fotovoltaica que cubre alrededor del 22% de la demanda de energía del municipio y que permite una reducción de emisiones anual de 2.800 tCO2e. Esto ocurre gracias a que esta planta reemplaza parte de la energía generada por la planta de combustible diésel que alimentaba el total de la red local de Inírida. Ahora, la red de distribución local se beneficiará de un sistema de generación “híbrido” (solar + diésel), de manera que se asegurará la confiabilidad del sistema al aportar la generación diésel, la energía faltante durante el día y la totalidad de energía durante la noche.

La electrificación de las ZNI mediante microrredes alimentadas por energías renovables serán claves en la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 7 y para el acceso universal a la energía en Colombia. Gracias a este importante hito se cerrará una brecha que permitirá la mejora en la calidad de vida de casi dos millones de personas. Los invitamos a que consulten más información sobre el proyecto de Sol de Inírida en el siguiente enlace.

Riesgo Sistémico


Escrito por Enrique Lendo, Business Development Mexico Advisor.


Esta semana se presentó el Reporte de Riesgo Global del Foro Económico Mundial en Davos. Al igual que en 2020, los riesgos climáticos y ambientales se ubicaron en los primeros lugares del ranking. Todo parece indicar que se establecerá un estándar para países y empresa en el que los impactos climáticos son percibidos como más riesgosos que los efectos de las crisis económicas, los cambios tecnológicos y los fenómenos geopolíticos.

El cambio climático incide en los mercados de capital a través de dos tipos de riesgo. El primero es el riesgo físico que resulta de daños a la propiedad, la infraestructura y la tierra. El segundo es el riesgo de transición que está asociado a cambios regulatorios, innovación tecnológica y cambios en las preferencias de los consumidores e inversionistas a favor de una economía baja en carbono. La exposición al riesgo varía de un país a otro dependiendo de condiciones geográficas y económicas. México es un país altamente vulnerable, con riesgo físico elevado, por su situación geográfica entre dos océanos, compleja topografía y asentamientos humanos irregulares.

A pesar de que en 2020 las emisiones de gases de efecto invernadero disminuyeron 7% por las restricciones de movilidad de la Pandemia, se volvió a romper el récord de temperatura global, con un incremento acumulado de 1.25 °C sobre el nivel preindustrial. El incremento recomendado por la ciencia para evitar consecuencias catastróficas es de 1.5 °C al final del siglo, por lo que el margen de maniobra es muy limitado.

A mayor temperatura, los impactos y el riesgo físico asociado se acentúan. Según Swiss Re, 2020 fue el quinto año más oneroso para las aseguradoras con $83 mil millones de dólares en pérdidas. El Ciclón Amphan provocó el desplazamiento de 4.9 millones de habitantes y pérdidas por $13 mil millones de dólares en la India, mientras que los huracanes en Estados Unidos y Centro América costaron $40 mil millones de dólares y 200 mil desplazamientos. Para las instituciones financieras, el riesgo físico se materializa a través de su exposición a empresas, viviendas y países que son impactados. Las aseguradoras enfrentan pérdidas y ajustan sus primas, los bancos aumentan sus carteras vencidas y los activos en zonas impactadas se deprecian.

El riesgo de transición aumenta porque cada vez son más los países que se comprometen con la neutralidad de carbono y más los consumidores e inversionistas que demandan responsabilidad de las empresas. En el primer día de su mandato, Joe Biden firmó ordenes ejecutivas para restablecer la membresía de EUA al Acuerdo de París y revertir las iniciativas anticlimáticas de Trump, mientras que Janet Yellen ofreció reforzar las políticas de riesgo climático del sector financiero. Invertirán $2 billones de dólares para financiar la transición baja en carbono y penalizará con aranceles a países contaminantes.

El riesgo climático está provocando una transformación sin precedente en los mercados de capital. Hoy es más riesgoso para los bancos y fondos de inversión financiar empresas petroleras por lo que 2021 la inversión global en energía limpia superará la de energía fósil. Esta semana, BlackRock, el fondo de inversión más grande del mundo, confirmó su compromiso con la descarbonización de activos. Otras industrias financieras, bancos centrales y reguladores en todo el mundo se suman a la tendencia.

Nuestro principal socio comercial se compromete, la industria financiera se transforma, las petroleras se reinventan y los ciudadanos demandan mayor responsabilidad. México es uno de los países más vulnerables al cambio climático, ¿Cuál será nuestra estrategia para administrar el riesgo y capitalizar la transición?

Artículo publicado originalmente en Reforma.