ALLCOT y Fundación Klik se reúnen en Dakar para acordar estrategias a favor del desarrollo sostenible en el país

ALLCOT-FundacionKlik

El pasado 10 de mayo, ALLCOT tuvo un encuentro en Dakar junto a la Fundación Klik y autoridades locales para seguir avanzando en la colaboración conjunta entre Senegal y Suiza para la reducción de emisiones de CO₂. Ambos países se encuentran entre los primeros en hacer uso de esta posibilidad de cooperación, consagrada en el artículo 6 del Acuerdo de París.

En la reunión participaron Amadou Lamine Guissé, secretario general del Ministerio de Medio Ambiente de Senegal, Andrea Semadeni, Embajador de Suiza, y Ousmane Fall Sarr, Business Developer Advisor West Africa en ALLCOT, quién presentó dos de los proyectos que se están llevando a cabo actualmente, en materia de producción y uso de ITMOs en el sector de la gestión de residuos y las energías renovables.

ALLCOT contribuye con organismos nacionales de Senegal, como UGC y ANER, para el desarrollo e implementación de un conjunto de estrategias. En primer lugar, se orienta para la gestión sostenible de residuos sólidos urbanos, a través de la puesta en marcha de plantas de compostaje. Además, ALLCOT participa en el diseño de un proyecto de iluminación de carreteras mediante el uso de la energía solar obtenida a través de paneles solares.

Partiendo del apoyo en la cooperación internacional entre Senegal y Suiza, ALLCOT quiere impulsar la ambición de Senegal, con el fin de seguir contribuyendo en el desarrollo sostenible, e incrementar la participación de los sectores público y privado para lograr alcanzar las metas fijadas en las Nationally Determined Contributions (NDCs).

La Fundación para la Protección del Clima y la Compensación de Carbono (KliK) apoya y financia programas de protección climática que contribuyen al desarrollo sostenible. La fundación, que tiene la misión de reducir alrededor de 40 millones de toneladas de CO2 hasta 2030, se asocia con organizaciones estatales y privadas y cuenta con la participación internacional y local. La Fundación KliK apoya las actividades de mitigación climática en Senegal y otros países que han firmado un acuerdo bilateral de protección climática con Suiza.

ALLCOT-FundacionKlik

EL DILEMA DE PLÁSTICO

botellas plásticas

Josseline Cusme Escrito por Josseline Cusme, Business & Strategy Analyst

Tiempo de lectura: 5 minutos.


El plástico y los envases en particular constituyen un punto crítico para las preocupaciones de sostenibilidad de los consumidores relacionadas con el cambio climático. Sorprendentemente, muchos envases, teóricamente reciclables, no se reciclan realmente. Esto significa que la mayor parte va directamente al vertedero. Además, una proporción de los envases de plástico no es reciclable de manera realista a través de la infraestructura actual al final de su vida útil.

Es esencial comenzar a reconocer que deshacerse de los plásticos en un futuro previsible no es factible. Este punto se ilustra con su precio asequible, versatilidad y el resto de propiedades relacionadas con la protección y la disponibilidad: mantienen frescos los alimentos, reducen la cantidad de residuos que van al vertedero, mantienen la seguridad de los productos sanitarios y ahorran energía en la cadena logística. De hecho, el plástico ofrece una comodidad considerable y un valor sustancial para el consumidor.

Claramente queda un largo camino por recorrer para lograr la circularidad, la cual es considerada como un papel clave para el éxito de la sostenibilidad. De hecho, la economía circular conceptualiza un proceso incremental de redefinición de la relación entre actividad económica y crecimiento, por un lado, el consumo y disposición de fuentes finitas, por el otro.

Además, el creciente interés de los consumidores seguirá atrayendo la atención de las partes interesadas hacia las cuestiones de sostenibilidad de los envases de plástico.

Según una publicación de National Geographic de 2017, más del 91 por ciento de los desechos plásticos producidos a nivel mundial no se reciclan. La misma publicación afirma que en 2018 se han producido más de 8.300 millones de toneladas de plástico a nivel mundial desde que comenzó la producción masiva de plástico. Alrededor de 6.300 millones de toneladas de estos desechos terminan en vertederos, océanos y ríos. Si esto no se frena los vertederos contendrán 12 mil millones de toneladas de desechos plásticos para 2050.

Es una verdad universalmente reconocida que la recolección y el reciclaje de desechos plásticos se consideran la clave de la sostenibilidad en todas las técnicas de gestión de desechos. Desafortunadamente, cuando se trata de la gestión de desechos plásticos, el etiquetado de plástico a menudo no es claro. Este punto se ilustra por cómo los consumidores esperan que los envases tengan un componente activo de sostenibilidad, como ser reciclables, compostables o incluso fabricados con materiales ya reciclados o a partir de fuentes renovables. De la misma manera, la preocupación de la gente reclama que se utilice menos plástico y que se reduzcan los impactos ambientales. De hecho, a menudo los consumidores no están seguros de cómo y qué reciclar, lo que resulta en apatía y frustración.

Aunque el objetivo es la sostenibilidad, eliminar los envases de plástico es bastante complicado. Las razones que explican esta afirmación están relacionadas con el propio material. Esto significa que la durabilidad hace que el plástico sea ideal para el embalaje y, al mismo tiempo, no sea biodegradable en la práctica.

Los plásticos comprenden un amplio conjunto de materiales versátiles y de alto rendimiento que brindan valores tangibles a los consumidores:

  • Valor
  • Versatilidad
  • Seguridad y protección
  • Adaptabilidad
  • Sustituibilidad

Por estas razones, los envases de plástico juegan un papel indispensable dentro de la industria alimentaria y de la salud, entre otros sectores.

El descontrol que ha conllevado el uso masivo del plástico ha llevado a que muchas organizaciones ambientales internacionales exijan un marco legal a este respecto. Ejemplo de ello es la prohibición de los plásticos de un solo uso o incentivar a las compañías a promover fabricación y uso de plásticos con alto porcentaje de materia prima reciclada. Sin olvidar que las marcas se hagan responsables de sus envases, empaques y embalajes.

Las empresas de plástico deberán continuar realizando modificaciones importantes en sus productos invirtiendo en programas de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) en la fabricación de tecnología, así como integrando en su desempeño ambiental, social y de gobierno (ESG) todas las preocupaciones de sus partes interesadas.

En estos términos, es probable que la sostenibilidad también tenga en cuenta las futuras decisiones de fusión y adquisición (M&A) y los múltiplos de aumento para los objetivos que han realizado las inversiones adecuadas.

También hay que tener en cuenta a la hora de optar por este tipo de procesos (sostenibles) el factor económico. Este debe tener un precio competitivo con respecto a las opciones de envasado tradicionales de un solo uso.

Por último, pero no menos importante, una oportunidad importante es alentar a los consumidores a canalizar los materiales problemáticos hacia los flujos adecuados, evitando así el desvío inadecuado, descartando materiales reciclables como latas en el basurero, textiles y desechos de jardín.

 

Descubre cómo desde ALLCOT Group podemos ayudarte con tus estrategias de sostenibilidad y gestión de residuos.

botellas plásticas