ALLCOT GROUP COLABORA CON TAXI CLASS EN SU PROYECTO DE COMPROMISO MEDIOAMBIENTAL

TaxiClass

TAXI CLASS ha realizado su huella de carbono a través de la cual identifican y analizan su impacto ambiental y social con la ayuda de ALLCOT, su aliado en este marco.

TAXI CLASS ha comenzado con su estrategia en materia medioambiental a largo plazo, un paso fundamental para la compañía de movilidad de Barcelona, focalizados hacia un modelo de negocio sostenible y neutro en carbono en línea con las tendencias del mercado actual, y las preferencias de los consumidores de segmentos premium de la ciudad.

ALLCOT le ayudará a definir acciones concretas para convertir su negocio en sostenible, promoviendo el uso razonable de los recursos naturales y su consumo.

Transporte y medio ambiente

Las emisiones de gases de efecto invernadero han aumentado en la actualidad dada la actual dependencia de los vehículos con combustibles derivados del petróleo, si se compara con el uso de otros recursos como el gas natural o la electricidad.

La demanda de transporte continúa creciendo, generalmente más rápido que la economía en su conjunto. El transporte ha facilitado el desarrollo urbano, pero a medida que éste ha ido creciendo, también lo ha hecho su impacto en el medio ambiente. Esta expansión urbana se inició gracias a la popularización del uso del vehículo privado que supuso desplazamientos más rápidos, además del desarrollo de un transporte basado en el desarrollo de infraestructuras viarias que permitieran el uso del vehículo privado y con él nuevos modos de transporte masivos como el ferrocarril o el tranvía.

Los centros urbanos, pese a ocupar una pequeña parte del territorio, consumen más del 75% de la energía y generan el 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Además, pese a contribuir en la expansión urbana, el transporte ha promovido que esta lo haya hecho de manera descontrolada, llevando a la fragmentación de hábitats y al sellado de superficies.

El transporte en España se hace cargo de aproximadamente 28,1% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, similar a otros países europeos. El impacto negativo del transporte en el medio ambiente son principalmente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), la contaminación del aire o el ruido a escala global y regional.

Pese a la considerable reducción de emisiones durante la última década, gran número de muertes prematuras al año (400.000 aprox.) se deben a la contaminación atmosférica. Los gases de los tubos de escape de los vehículos (óxidos de nitrógeno, material particulado (PM10 y PM2,5), óxidos de azufre, monóxido de carbono, entre otros), promueven la contaminación atmosférica. Estos reaccionan en la atmósfera generando gases perjudiciales para la salud. Es por esto que la exposición a estos contaminantes puede afectar de manera muy concreta a la salud, sobre todo a los órganos del sistema nervioso o sistema respiratorio, provocando infartos de miocardio, asma, fatiga, mareos e incluso ansiedad.

Además de la contaminación atmosférica, el transporte también contribuye a la contaminación acústica, la cual provoca efectos adversos en la salud como el trastorno del sueño, incremento de la tensión arterial o enfermedades cardiovasculares, si la exposición al ruido ha sido por un periodo prolongado.

Gracias al avance de la tecnología en la actualidad la presencia de vehículos eléctricos va en aumento pudiendo llegar a convertirse en el medio de transporte del futuro, puesto que muchos grandes fabricantes a nivel mundial han empezado con la transición hacia este tipo de vehículo.

TAXI CLASS y el Medio Ambiente

Con más de 20 años de experiencia en el sector de transporte, TAXI CLASS brinda servicios exclusivos de movilidad con una flota de 175 vehículos de lujo sólo de las marcas Mercedes y Tesla.

TAXI CLASS ha iniciado un proceso de transformación con el objetivo de cumplir con los estándares de sostenibilidad y medio ambiente y, en línea con los requisitos europeos para el medio ambiente de cara a futuro. Por lo que trabaja en una transformación progresiva de su flota a vehículos ECO. Hasta ahora ha apostado por una política neutra en cuanto a las emisiones de gases contaminantes de su actividad.

En este contexto y comprometidos con la lucha contra el cambio climático y el camino a la sostenibilidad, TAXI CLASS va a realizar su huella de carbono a través de la cual podrán identificar y analizar su impacto ambiental y social con la ayuda de ALLCOT, su aliado en este marco. ALLCOT le ayudará a definir acciones concretas para convertir su negocio en sostenible, promoviendo el uso razonable de los recursos naturales y su consumo.

Mediante la realización de su huella de carbono, TAXI CLASS podrá identificar las fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de su flota de vehículos a gasolina, diésel y eléctricos. Además, la identificación de estas fuentes le permitirá identificar y/o confirmar acciones a mejorar para que la contabilidad sea precisa, relevante, íntegra, consciente y transparente.

La identificación de su Huella de Carbono es un paso fundamental para TAXI CLASS, para conocer el impacto directo e indirecto sobre el medioambiente y la sociedad. Esto fortalece su estrategia empresarial hacia un modelo de negocio sostenible y neutro en carbono en línea con las tendencias del mercado actual y las preferencias de los consumidores de segmentos premium en Barcelona, puesto que cada vez preocupa más a clientes y proveedores:

–    Fortalecer su posición de liderazgo del sector de transporte de pasajeros en el camino hacia la sostenibilidad.

–    Cumplimiento de las restricciones de legales y futuras.

–    Promoción de buenas prácticas en materia de sostenibilidad y bienestar físico y mental.

–    Mejoras en el posicionamiento, la competitividad y el impacto mediático.

–    Integración activa de todas las partes interesadas en los procesos de toma de decisiones.

La sostenibilidad y la neutralidad no pretenden eliminar las opciones del portafolio de servicios de TAXI CLASS, sino que pretende integrar estrategias eficientes de continuidad y adaptación a las nuevas exigencias del mercado.

Esta huella realizará un estudio de los alcances 1 (directos), 2 (indirectos) para consumo de energía eléctrica y 3 (asociados a la cadena de valor). Este último valor es más complejo, pero su cálculo permitirá conocer con veracidad cuales son los riesgos a los que se enfrenta TAXI CLASS y cómo éstos se pueden mitigar.

Como también se indicó, además del impacto ambiental, TAXI CLASS también va a realizar la medición de su impacto social. Este impacto es medible a través de su contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Más información:

ALLCOT: busdev@allcot.com

Página web TAXI CLASS

TaxiClass

EL DILEMA DE PLÁSTICO

botellas plásticas

Josseline Cusme Escrito por Josseline Cusme, Business & Strategy Analyst

Tiempo de lectura: 5 minutos.


El plástico y los envases en particular constituyen un punto crítico para las preocupaciones de sostenibilidad de los consumidores relacionadas con el cambio climático. Sorprendentemente, muchos envases, teóricamente reciclables, no se reciclan realmente. Esto significa que la mayor parte va directamente al vertedero. Además, una proporción de los envases de plástico no es reciclable de manera realista a través de la infraestructura actual al final de su vida útil.

Es esencial comenzar a reconocer que deshacerse de los plásticos en un futuro previsible no es factible. Este punto se ilustra con su precio asequible, versatilidad y el resto de propiedades relacionadas con la protección y la disponibilidad: mantienen frescos los alimentos, reducen la cantidad de residuos que van al vertedero, mantienen la seguridad de los productos sanitarios y ahorran energía en la cadena logística. De hecho, el plástico ofrece una comodidad considerable y un valor sustancial para el consumidor.

Claramente queda un largo camino por recorrer para lograr la circularidad, la cual es considerada como un papel clave para el éxito de la sostenibilidad. De hecho, la economía circular conceptualiza un proceso incremental de redefinición de la relación entre actividad económica y crecimiento, por un lado, el consumo y disposición de fuentes finitas, por el otro.

Además, el creciente interés de los consumidores seguirá atrayendo la atención de las partes interesadas hacia las cuestiones de sostenibilidad de los envases de plástico.

Según una publicación de National Geographic de 2017, más del 91 por ciento de los desechos plásticos producidos a nivel mundial no se reciclan. La misma publicación afirma que en 2018 se han producido más de 8.300 millones de toneladas de plástico a nivel mundial desde que comenzó la producción masiva de plástico. Alrededor de 6.300 millones de toneladas de estos desechos terminan en vertederos, océanos y ríos. Si esto no se frena los vertederos contendrán 12 mil millones de toneladas de desechos plásticos para 2050.

Es una verdad universalmente reconocida que la recolección y el reciclaje de desechos plásticos se consideran la clave de la sostenibilidad en todas las técnicas de gestión de desechos. Desafortunadamente, cuando se trata de la gestión de desechos plásticos, el etiquetado de plástico a menudo no es claro. Este punto se ilustra por cómo los consumidores esperan que los envases tengan un componente activo de sostenibilidad, como ser reciclables, compostables o incluso fabricados con materiales ya reciclados o a partir de fuentes renovables. De la misma manera, la preocupación de la gente reclama que se utilice menos plástico y que se reduzcan los impactos ambientales. De hecho, a menudo los consumidores no están seguros de cómo y qué reciclar, lo que resulta en apatía y frustración.

Aunque el objetivo es la sostenibilidad, eliminar los envases de plástico es bastante complicado. Las razones que explican esta afirmación están relacionadas con el propio material. Esto significa que la durabilidad hace que el plástico sea ideal para el embalaje y, al mismo tiempo, no sea biodegradable en la práctica.

Los plásticos comprenden un amplio conjunto de materiales versátiles y de alto rendimiento que brindan valores tangibles a los consumidores:

  • Valor
  • Versatilidad
  • Seguridad y protección
  • Adaptabilidad
  • Sustituibilidad

Por estas razones, los envases de plástico juegan un papel indispensable dentro de la industria alimentaria y de la salud, entre otros sectores.

El descontrol que ha conllevado el uso masivo del plástico ha llevado a que muchas organizaciones ambientales internacionales exijan un marco legal a este respecto. Ejemplo de ello es la prohibición de los plásticos de un solo uso o incentivar a las compañías a promover fabricación y uso de plásticos con alto porcentaje de materia prima reciclada. Sin olvidar que las marcas se hagan responsables de sus envases, empaques y embalajes.

Las empresas de plástico deberán continuar realizando modificaciones importantes en sus productos invirtiendo en programas de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) en la fabricación de tecnología, así como integrando en su desempeño ambiental, social y de gobierno (ESG) todas las preocupaciones de sus partes interesadas.

En estos términos, es probable que la sostenibilidad también tenga en cuenta las futuras decisiones de fusión y adquisición (M&A) y los múltiplos de aumento para los objetivos que han realizado las inversiones adecuadas.

También hay que tener en cuenta a la hora de optar por este tipo de procesos (sostenibles) el factor económico. Este debe tener un precio competitivo con respecto a las opciones de envasado tradicionales de un solo uso.

Por último, pero no menos importante, una oportunidad importante es alentar a los consumidores a canalizar los materiales problemáticos hacia los flujos adecuados, evitando así el desvío inadecuado, descartando materiales reciclables como latas en el basurero, textiles y desechos de jardín.

 

Descubre cómo desde ALLCOT Group podemos ayudarte con tus estrategias de sostenibilidad y gestión de residuos.

botellas plásticas