Obama anima a los estados de EE.UU. a que reduzcan más rápido las emisiones de las centrales eléctricas

Obama ha hecho de la lucha contra el cambio climático una prioridad en sus últimos dos años en el cargo y sigue preocupado por este tema. Por ello, el presupuesto fiscal de 2016 propone 7,4 mil millones de dólares para financiar tecnologías de energía limpia y un fondo de 4 mil millones de dólares para estimular a los estados de Estados Unidos a que reduzcan más rápido las emisiones de las centrales eléctricas.

El presupuesto de Obama también pide la extensión permanente del Crédito Tributario de Producción, utilizado por la industria eólica, y el Crédito Fiscal a la Inversión, utilizado por la industria solar, dijeron los funcionarios.

La inversión en tecnologías de energía limpia cubriría programas principalmente del Departamento de Energía y el Departamento de Defensa. La cifra de 7,4 mil millones de dólares es un aumento de los 6,9 mil millones de dólares propuesto en el presupuesto fiscal de 2015 de Obama y de los 6.5 mil millones dólares aprobado por el Congreso para este año.

La administración está ultimando normas controvertidas para recortar las emisiones de dióxido de carbono de las centrales eléctricas en todo el país. El nuevo fondo daría a los estados incentivos para acelerar ese proceso o ir más allá de sus recortes obligatorios.

“Tienen la oportunidad de realmente fijar sus miras más altas y tener una trayectoria más ambiciosa en lo que respecta a la energía limpia”, dijo un funcionario.

Los Estados podrían obtener financiación al cumplir unos requisitos, como hacer que sus metas de recortes de emisiones se cumplan más temprano o hacer más recortes de los necesarios por ley. Entonces tendrían acceso al dinero que podría ser utilizado para financiar tecnologías de energía limpia, para ayudar a las comunidades de bajos ingresos que se enfrentan a “impactos desproporcionados de contaminación ambiental” y para crear  incentivos para que las empresas respalden proyectos que reduzcan las emisiones de carbono, culpables del calentamiento global.

Además, el presupuesto provee 400 millones de dólares para ayudar a las comunidades a evaluar los riesgos de inundación.

También detalla los costos para el gobierno federal de los desastres relacionados con el clima, destacando un argumento fiscal para combatir el calentamiento global. Los Estados Unidos se han enfrentado a más de 300 mil millones de dólares en costos directos resultantes de las condiciones meteorológicas extremas y de los incendios en la última década, según el presupuesto.

maria soler