Sector Agrícola

Los cultivos necesitan tierra, agua, luz solar y calor adecuados para crecer. El calentamiento global ya ha alterado la duración de la estación de crecimiento en grandes partes del mundo. Las épocas de floración y cosecha de los cereales se están viendo alteradas y los cambios continuarán durante los próximos años. De acuerdo con el crecimiento previsto de la población y con los cambios en los hábitos en la alimentación hacia un mayor consumo de carne, se estima que la demanda global de alimentos crecerá hasta un 70 % en las próximas décadas. La agricultura es ya uno de los sectores económicos de mayor impacto en la crisis climática.

Problema

Reducir la cantidad de alimento producido no es una solución viable. Cualquier reducción de los cultivos básicos podría poner en peligro la seguridad alimentaria del mundo y elevar los precios de los alimentos, de modo que sería más difícil para muchos grupos de la población mundial acceder a alimentos nutritivos y asequibles. Por esa razón es necesaria una acción inmediata en el sector de la agricultura que garantice una producción sostenible de alimentos a largo plazo.

Metodología

Actualmente ALLCOT está trabajando en el sector de la ganadería de una manera novedosa. Se trata de mitigar las emisiones que se producen en la fermentación entérica de los rumiantes. La mayor parte de las iniciativas de mitigación de emisiones del sector se focalizan en el tratamiento de purines, sin embargo, el potencial de la reducción de las emisiones en la propia digestión del animal posee un potencial superior y por tanto un impacto positivo a largo plazo.

Beneficios

La industria ganadera mundial es el mayor contribuyente de GEI después de la energía y la industria y por delante de todo el sector del transporte. Hay más de 1.500 millones de vacas en la tierra y, según los últimos pronósticos, habrá 2.500 millones de vacas para 2050. Las vacas son la mayor fuente de emisiones de metano en el mundo: una vaca produce naturalmente alrededor de 500 litros de metano al día, lo que equivale en promedio a 3-4 toneladas de CO2e por año (según GWP100 = 25). Sin embargo, el metano tiene una vida útil más corta y es 86 veces más potente que el CO2 en los primeros 20 años. Por lo tanto, en promedio, una vaca emite alrededor de 12 toneladas de CO2 por año. En otras palabras, la vaca promedio produce más CO2e por año que un automóvil promedio y cualquier iniciativa en la materia tendrá un impacto muy significativo que nos ayudará a alcanzar la meta fijada en el Acuerdo de París.

Contáctanos

Servicios de Cambio Climático