ALLCOT participa en proceso de consulta local en Ziguinchor, Senegal


Escrito por Mercedes García, Climate Change and Sustainability Manager


La degradación de los manglares durante los últimos años se está incrementando de manera alarmante. La deforestación incontrolada es una de las principales causas, pero el incremento de la temperatura del planeta está alterando la salinidad de determinadas zonas, lo que impacta de manera significativa en la estabilidad de un ecosistema tan frágil como son los manglares.

Los manglares crecen en latitudes tropicales y subtropicales. Al sur de Gambia, los manglares ocupan el estuario del Casamance, donde forman una larga banda sobre la margen norte del río de 6 km de ancho, entre Ziguinchor y Tobor, en Senegal. Debido a la presión antropogénica, ligadas a la tala ilegal y la agricultura, existen muchas zonas del manglar en estado de degradación máxima sobre las que hay que actuar.

ALLCOT, junto con la ONG senegalesa OCEANIUM, está trabajando en el desarrollo de un proyecto de reforestación y conservación de una parte de dicho manglar, comenzando en Senegal y ampliando en los próximos meses a Gambia y Guinea Bissau. El objetivo final del proyecto, denominado SWAMP (Senegal and West Africa Mangrove Project) es empoderar a las comunidades locales a través de la reforestación y conservación del manglar. Para ello, se registrará el proyecto en el estándar internacional SDVIsta con el objetivo de obtener créditos de carbono que puedan reinvertirse en dichas comunidades y en distintas actividades socioeconómicas. Para ello, ha sido necesaria la participación del gobierno senegalés y las autoridades locales, a través de distintas reuniones realizadas durante el último año. 

El pasado 15 de octubre, ALLCOT tuvo el privilegio de ser uno de los ponentes de dichas reuniones, desarrollada en Ziguinchor. Durante una jornada completa, el equipo de ALLCOT tuvo la oportunidad de compartir con todos los participantes el proyecto que se está estructurando, los objetivos a corto y largo plazo, y sobre todo el detalle de las actividades socioeconómicas a implementar, todas ellas alineadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030

Se tuvo además la oportunidad de conversar y compartir un almuerzo con todos los alcaldes que ya se han unido a la iniciativa y muchos otros que aún están evaluando la posibilidad de adherirse. Se intercambiaron numerosas ideas acerca de las iniciativas a desarrollar y su alineamiento con las propias necesidades de las poblaciones. Fue una jornada de trabajo muy fructífera, que supondrá un punto de inflexión en el diseño del proyecto SWAMP. 

ALLCOT tiene una amplia experiencia en el diseño y estructuración de proyectos en el campo de la mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero. Nuestro papel en el proyecto es mejorar  la calidad de vida de las poblaciones que viven en el manglar a través de la obtención de los créditos de carbono. El proyecto incluye principalmente dos actividades. En las zonas más degradas se realizarán plantaciones de los propágulos de las especies Rizophora Mangle y Avicenia sp. En las zonas mejor conservadas se realizarán actividades de protección y vigilancia para evitar que la tasa de deforestación se incremente.

Estas actividades incluyen desde la creación de brigadas de vigilancia, hasta actividades de sensibilización y formación en la materia. En paralelo se está trabajando en el diseño de diferentes actividades vinculadas al manglar en el área de la seguridad alimentaria y equidad de género.

Debido al componente social tan significativo del proyecto, el estándar escogido ha sido SDVIsta. Estándar desarrollado por VERRA para todos aquellos proyectos que mitigan las emisiones de gases de efecto invernadero pero que tienen un profundo impacto en las poblaciones locales.

Uno de los objetivos del estándar es no solo evaluar la contribución de los proyectos con los ODS, sino su cuantificación, monitoreo, y por supuesto verificación por una entidad acreditada. Es por tanto un estándar robusto que pretende demostrar de una manera eficaz y verificable que los proyectos realmente están contribuyendo a cubrir las necesidades de determinadas poblaciones.

Durante los últimos años, en ALLCOT hemos trabajado en cada uno de nuestros proyectos en la alineación de todas las actividades con los ODS, todos ellos canalizados a través de la lucha contra el cambio climático. 

El proyecto SWAMP es sin duda un claro ejemplo de la estrategia de la compañía para el futuro. Empoderar a las comunidades locales a través de la lucha frente a la actual crisis climática desarrollando iniciativas en el ámbito de todos los ODS de la Agenda 2030.

Los beneficios del reciclaje en la lucha contra la crisis climática


Escrito por Encarnación Hernández, Climate Change Mitigation Consultant


Actualmente nos encontramos ante una situación mundial crítica en términos de consumo de plásticos y el posterior reciclaje de los mismos, pues se prevé que para el próximo año 2020, la producción aumente hasta los 350 millones de toneladas. Si se mantiene este ritmo y el modelo de consumo actual de “usar y tirar”, este nivel podría verse incrementado hasta los 619 millones de toneladas en el año 2030.

El proceso de la descomposición del material plástico produce emisiones de dos gases de efecto invernadero con un alto poder de calentamiento global (metano y etileno) y un efecto muy nocivo para la salud. Por esa razón, en los últimos años se están desarrollando diversas iniciativas en materia de reducción y reciclaje de residuos plásticos. El principal objetivo de todas ellas es lograr reducir la dependencia de los recursos convencionales existente. Sin embargo, existen en el mercado otras soluciones con las que se está consiguiendo la fabricación de distintos productos a partir del reciclaje de plásticos, lo que supone una gran innovación en el mercado del reciclaje. En una de ellas está participando ALLCOT Group, empresa especializada en soluciones ambientales dentro de la lucha contra el cambio climático. El proyecto en cuestión se basa en la construcción de vivienda sostenible a partir de plástico reciclado. 

ALLCOT Group está trabajando en un proyecto innovador que se basa en la construcción de vivienda sostenible a partir del plástico reciclado. Este proyecto contribuye a la mitigación de las emisiones de GEI luchando por tanto contra la crisis climática actual. 

Su objetivo principal es el reciclaje del residuo plástico para darle una segunda vida útil, mejorando el rendimiento tanto del reciclaje como de la recuperación de residuos. Se implica a la población en la recolección principalmente de botellas de plástico, a partir de las cuales se fabrican bloques y ladrillos que se utilizan para la construcción de viviendas u otro tipo de edificación. Se trata de materiales entre cuyas características destacan su carácter flexible e ignífugo, su ligereza y su alta capacidad de aislamiento. Dichas características los hacen idóneos para enfrentarse a los eventos climáticos extremos que suelen afectar a países vulnerables a los efectos de la actual crisis climática como pueden ser las grandes olas de calor.

El proyecto, actualmente en fase de desarrollo, se replicará en países en vías de desarrollo en África y en América Latina. Se ha focalizado en grupos de vulnerabilidad, entre ellos mujeres que trabajan en el sector del reciclaje informal de residuos, y por tanto contribuyendo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas firmados en la Agenda 2030. Además de reducir la cantidad de residuos destinados a su disposición final e incrementar su recuperación, se pretende obtener otra serie de beneficios económicos, sociales y medioambientales. Entre ellos destacan un aumento de la resiliencia del país frente al cambio climático, reducir la pobreza y mejorar el bienestar y la salud de las poblaciones ofreciendo un nuevo medio de subsistencia sostenible y garantizando además un mayor acceso al agua potable y una mejora de la biodiversidad de la zona. 

Con el uso de diferentes metodologías aceptadas internacionalmente y estudios ya realizados, se podrá calcular la reducción real de emisiones de Gases de efecto invernadero en base a que la producción secundaria de materiales de construcción conlleva menores cantidades de emisiones de CO2 frente a la producción convencional (desde un 40% hasta un 80% según el tipo de material).

Dado que las actividades de consumo de combustible y electricidad son las que más CO2 liberan dentro del proceso de producción convencional de una vivienda, se prevé que el proyecto de reciclaje y producción de ladrillos de plástico tenga un alto potencial de reducción de emisiones de efecto invernadero.

Concentrándose en cinco áreas clave (cemento, plásticos, acero, aluminio y alimentos) “Completando la imagen: cómo la economía circular aborda el cambio climático”, ilustra cómo diseñar desechos, mantener los materiales en uso y regenerar las tierras agrícolas puede reducir estas emisiones en 9.300 millones de toneladas. Eso es equivalente a eliminar las emisiones actuales de todas las formas de transporte a nivel mundial.

Actualmente, ALLCOT se encuentra desarrollando una metodología para llevar a cabo la estimación de las reducciones de CO2 dado que no existe ninguna aprobada por la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC) que aplique directamente al proyecto en cuestión. 

Una vez aprobada por las Naciones Unidas, se podrá comenzar con la implementación del proyecto. 

Necesitamos esfuerzos adicionales para la descarbonización de nuestra economía creando a su vez oportunidades de crecimiento sostenible creativas e innovadoras.

Cambio Climático y Huella de Carbono

 


Escrito por Patricia Piñero, Sustainability Consultant. 


¿Qué es el Cambio Climático?

CO2       CH4       N2O        CFC       O3       SF6  

La producción antropogénica desmedida de estos gases ha generado cambios drásticos en las condiciones climáticas del planeta, como son, cada vez con más frecuencia, los fenómenos meteorológicos extremos, los incendios, la pérdida de la biodiversidad, la desertificación, etc. que están consiguiendo tambalear nuestra garantía de supervivencia como especie en este planeta.

¿Sabemos qué impacto ambiental genera nuestra empresa al medio ambiente? ¿Cómo de eficientes y sostenibles son nuestros procesos?

Es por esto la gran importancia de la responsabilidad corporativa en las empresas para encontrar soluciones de impacto positivo para poder contrarrestar los efectos generados por la actividad propia de la compañía.

La Huella de Carbono

La huella de carbono es lo que el termómetro es a la fiebre, es decir, del mismo modo que el termómetro es capaz de medir nuestra temperatura e identificar nuestro grado de fiebre, la huella de carbono es el instrumento que nos permite conocer la medida con la que estamos contribuyendo al cambio climático en nuestra organización.

Este termómetro ambiental nos permite medir y conocer la contribución al calentamiento global de nuestra actividad, y por ende como todo conocimiento, nos permite aplicar soluciones concretas y efectivas.

La huella de carbono por tanto es una herramienta que nos permite conocer las emisiones directas e indirectas en nuestra organización, productos o servicios; las derivadas del consumo de combustible en nuestras instalaciones y vehículos, nuestra climatización y consumo eléctrico, procesos y transportes, etc. y nos permite tomar acciones correctivas y de mejora para mitigar el cambio climático, a la vez que nos permite ahorrar costes en consumos eléctricos y mejorar notablemente nuestra eficiencia energética y nuestra sostenibilidad, entre otras bondades.

La Organización de las Naciones Unidas aprobó en 2015 la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible para poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia, y hacer frente al cambio climático.

Utilizar la huella de carbono como medidor de nuestro impacto en el cambio climático no sólo contribuye positivamente en la imagen de marca y en el ahorro de costes de nuestras actividades empresariales, sino que también participa en el cumplimiento de estos Objetivos de Desarrollo Sostenible, favoreciendo la calidad de la vida de las personas y de las comunidades de nuestro planeta.

Conocemos el problema y disponemos de herramientas para la solución, ¡solo nos falta actuar!

Contacta con nosotros a través de nuestro sitio web www.allcot.com, o directamente en el siguiente correo electrónico y te facilitaremos encantados toda la información que necesites al respecto: ppr@allcot.com

Compensación de carbono para un futuro sostenible y descarbonizado


Escrito por Sergi Cuadrat, Chief Technical Officer (ALLCOT)


En 2015, los líderes de los estados miembros de las Naciones Unidas acordaron objetivos para cambiar todas las economías y sociedades hacia un desarrollo sostenible y descarbonizado mediante la adopción de la Agenda 2030 sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Nueva York, septiembre de 2015) y el Acuerdo de París para limitar el calentamiento climático a muy por debajo de 2 ° C (París, diciembre de 2015). Existe un enorme potencial para que surjan beneficios colaterales de los procesos de implementación de apoyo mutuo de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) elaborados en la voluntaria Agenda 2030 y las Contribuciones Determinadas a nivel Nacional (NDC) que sustentan el Acuerdo de París legalmente vinculante en virtud de su Artículo 6.

Ambos marcos, aunque negociados bajo diferentes procesos multilaterales, promueven la participación de todos los países y están altamente interrelacionados: el Acuerdo de París enfatiza la necesidad de consideraciones de sostenibilidad en las transiciones bajas en carbono; Al mismo tiempo, evitar el peligroso cambio climático es uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) definidos en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Por lo tanto, el fracaso en un proceso podría socavar el éxito del otro. La implementación de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) –compromisos de reducción de emisiones de los países– requiere grandes inversiones, que es más probable que se financien si se integran y benefician a los planes nacionales de desarrollo. Al mismo tiempo, las perspectivas de desarrollo sostenible dependen de una limitación del calentamiento global. Esta interdependencia puede verse como una oportunidad para alejarse del discurso de dos agendas diferentes que a menudo se perciben como competidoras y, en su lugar, persiguen su implementación para maximizar los beneficios mutuos.

Varios estándares de compensación de carbono, como el Gold Standard y el Verified Carbon Standard, están adaptando sus marcos y requisitos para definir mejor los impactos de un proyecto de mitigación de emisiones más allá de las reducciones de carbono y, en algunos casos, esto puede conducir a la creación de otros instrumentos negociables además de los créditos de carbono. ALLCOT evalúa la alineación de sus proyectos con los ODS para llevar a cabo un análisis exhaustivo de los datos que actualmente se monitorean y verifican a nivel del proyecto, para determinar si hay métricas adicionales que se puedan rastrear para informar de sus avances con los ODS.

ALLCOT está viendo una evolución en la forma en que nuestros clientes piensan sobre el financiamiento del carbono y los impactos adicionales que pueden tener sus inversiones en carbono. De esta manera, las empresas pueden articular los beneficios de sus inversiones en proyectos de carbono más allá de la reducción de emisiones verificadas. Creemos que las empresas pueden utilizar la financiación del carbono para ofrecer un valor adicional a través de la alineación con los ODS, lo que permite que el mercado del carbono se extienda más allá de las reducciones de emisiones y desempeñe un papel vital en impulsar un desarrollo sostenible bajo en carbono en todo el mundo.

ALLCOT Group participa en la jornada Corresponsables ‘Tercer aniversario de los ODS: Situación actual y retos de futuro de la Agenda 2030’

Patricia Piñero, consultora de sostenibilidad de ALLCOT Group, participó en un debate el pasado 6 de junio en Málaga dentro del marco de una nueva jornada de presentación del Anuario Corresponsables 2019, que volverá a ser neutro en carbono un año más.

Durante la jornada, titulada ‘Tercer aniversario de los ODS: Situación actual y retos de futuro de la Agenda 2030’, los participantes en este debate hablaron sobre el cumplimiento de la Agenda2030 y cómo están aplicando las empresas los ODS.

En este sentido, Piñero afirmó que desde ALLCOT se está desarrollando una metodología para asesorar a las empresas para que identifiquen qué ODS están cumpliendo y cuáles no y, así, ayudarlas a que puedan cumplir con todos ellos. Además, explicó a la sala la importancia que tienen los mercados de carbono para la consecución de la Agenda 2030.

Otros participantes

La inauguración de esta jornada corrió a cargo de José Mª López, Responsable de RSC de Unicaja Banco; Natalia Sánchez, Vicepresidenta Ejecutiva/Secretaria General de Confederación de Empresarios de Málaga; Ricardo Martín, Director de Comunicación de Corresponsables y Javier Cortés, Head Cities Programme UN Global Compact y cerrará la mesa, Concha Labao Moreno, Directora Delegada de Gobierno Abierto y Transparencia de la Diputación de Málaga.

Seguidamente, la mesa de grandes empresas contó con la participación Sheila Villalobos, Responsable de RSE de Covirán; María Deocón, Responsable de Desarrollo Sostenible e Innovación en la Costa del Sol y María José Rueda, Técnico de RSC Unicaja Banco. Moderó la mesa Ana María Casado, miembro de Dircom y Profesora del Dpto. de Economía y Administración de Empresas de la Universidad de Málaga.

Por último, tuvo lugar la mesa de debate de grupos de interés, donde, además de Patricia Piñero, estuvo Alicia Martín, jefa de departamento de Comunicación Ciudadana y Responsabilidad Social de Gestrisam en Ayuntamiento de Málaga; Julio Andrade, Director de Cifal Málaga; Diego Isabel La Moneda, Director de Nesi Forum y Juan Jesús de la Torre, Coordinador de la Cátedra Hidralia+UGR de REDAC. Moderó la mesa Carlos García, Miembro del Foro RSE Málaga y Gerente del CC Centro Plaza.

 

 

Un informe del PNUMA pide enfoques más integrados de infraestructura sostenible para lograr la Agenda 2030

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) publicó un informe que pide enfoques más integrados de infraestructura sostenible para lograr la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El objetivo de la publicación es motivar a los planificadores del desarrollo a invertir en la capacidad técnica e institucional de los gobiernos para aplicar enfoques integrados.

El informe titulado «Enfoques integrados para infraestructura sostenible» subraya los vínculos entre infraestructura y desarrollo sostenible, observando que la infraestructura afecta a los ODS centrados en el medio ambiente y respalda los ODS socioeconómicos.

Según el informe, aproximadamente el 70% de los gases de efecto invernadero están vinculados a la construcción y operación de infraestructura, y se estima que solo los edificios representan más del 30% del consumo global de recursos y el uso final de energía. Como resultado, el logro de los ODS ambientales, como la acción climática (Objetivo 13), la vida debajo del agua y la vida en tierra (los Objetivos 14 y 15, respectivamente) están inextricablemente vinculados a los activos de infraestructura presentes y futuros.

El informe recomienda tres acciones clave para promover enfoques integrados de infraestructura:

-Aumentar la visibilidad del papel central de la infraestructura en la Agenda 2030, y hacer de los enfoques integrados de la infraestructura un tema distinto en la agenda de la política mundial, movilizando también a la comunidad de investigación para demostrar los beneficios de la planificación de infraestructura integrada y macroeconómica ascendente y proporcionar datos e información para apoyar la toma de decisiones;

– Identificar y abordar las brechas en las herramientas para los enfoques integrados, consolidar las herramientas existentes y proporcionar orientación sobre el uso de herramientas para respaldar los enfoques integrados de la infraestructura en diferentes contextos; y

-Proporcionar a los planificadores del desarrollo y funcionarios gubernamentales con conocimientos especializados y capacidad técnica para adaptar y aplicar las herramientas y los enfoques disponibles para la infraestructura sostenible en apoyo de la Agenda 2030.

Puedes descargar el informe complete aquí

 

Combatir la evasión fiscal ayudará a financiar el desarrollo sostenible en América Latina

Aumentar los ingresos públicos es clave para apoyar la movilización de recursos con los que financiar la Agenda 2030, como señala el último Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe 2019, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

El informe analiza la evolución de las políticas fiscales y sus desafíos y destaca que, ahora más que nunca, es necesario abordar el alto nivel de incumplimiento tributario y los flujos financieros ilícitos en la región.

Según la investigación, el costo regional de la evasión y elusión fiscal alcanzó un 6,3% del producto interno bruto (PIB) en 2017, lo que equivale a 335.000 millones de dólares.

La política tributaria ha tomado mayor relevancia como herramienta para impulsar el progreso hacia el cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, ya que no solamente tiene un impacto sobre el nivel de recursos disponibles, sino sobre múltiples dimensiones de los Objetivos de Desarrollo Sostenible como la desigualdad, la pobreza, y el bienestar de mujeres, ancianos, jóvenes y otras poblaciones vulnerables.

Se proponen cinco instrumentos para ampliar espacio fiscal y potenciar la Agenda 2030:

-Reducir la evasión tributaria y los flujos financieros ilícitos

-Impulsar la adopción de impuestos a la economía digital

-Crear impuestos ambientales para avanzar hacia la descarbonización de la economía y la reconversión productiva

-Revaluar los gastos tributarios

-Fortalecer el impuesto sobre la renta personal y los impuestos sobre la propiedad inmobiliaria

Además, la CEPAL recomienda cinco áreas de gasto e inversión pública:

-Políticas de inclusión laboral y social

-Medidas que impulsen del uso de tecnologías innovadoras en energía, movilidad, comunicación y bioeconomía

-Programas para el avance hacia sistemas presupuestarios que incentiven la inversión pública prioritaria a través de marcos contables pro-inversión

-El establecimiento de acuerdos público-privados para infraestructura y energía renovable

-El rediseño de los incentivos fiscales para políticas industriales

Puede descargar el informe aquí