Cambio Climático y Huella de Carbono

¿Qué es el cambio climático?

CO2       CH4       N2O        CFC       O3       SF6  

La producción antropogénica desmedida de estos gases ha generado cambios drásticos en las condiciones climáticas del planeta, como son, cada vez con más frecuencia, los fenómenos meteorológicos extremos, los incendios, la pérdida de la biodiversidad, la desertificación, etc. que están consiguiendo tambalear nuestra garantía de supervivencia como especie en este planeta.

¿Sabemos qué impacto ambiental genera nuestra empresa al medio ambiente? ¿Cómo de eficientes y sostenibles son nuestros procesos?

Es por esto la gran importancia de la responsabilidad corporativa en las empresas para encontrar soluciones de impacto positivo para poder contrarrestar los efectos generados por la actividad propia de la compañía.

La Huella de Carbono

La huella de carbono es lo que el termómetro es a la fiebre, es decir, del mismo modo que el termómetro es capaz de medir nuestra temperatura e identificar nuestro grado de fiebre, la huella de carbono es el instrumento que nos permite conocer la medida con la que estamos contribuyendo al cambio climático en nuestra organización.

Este termómetro ambiental nos permite medir y conocer la contribución al calentamiento global de nuestra actividad, y por ende como todo conocimiento, nos permite aplicar soluciones concretas y efectivas.

La huella de carbono por tanto es una herramienta que nos permite conocer las emisiones directas e indirectas en nuestra organización, productos o servicios; las derivadas del consumo de combustible en nuestras instalaciones y vehículos, nuestra climatización y consumo eléctrico, procesos y transportes, etc. y nos permite tomar acciones correctivas y de mejora para mitigar el cambio climático, a la vez que nos permite ahorrar costes en consumos eléctricos y mejorar notablemente nuestra eficiencia energética y nuestra sostenibilidad, entre otras bondades.

La Organización de las Naciones Unidas aprobó en 2015 la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible para poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia, y hacer frente al cambio climático.

Utilizar la huella de carbono como medidor de nuestro impacto en el cambio climático no sólo contribuye positivamente en la imagen de marca y en el ahorro de costes de nuestras actividades empresariales, sino que también participa en el cumplimiento de estos Objetivos de Desarrollo Sostenible, favoreciendo la calidad de la vida de las personas y de las comunidades de nuestro planeta.

Conocemos el problema y disponemos de herramientas para la solución, ¡solo nos falta actuar!

Contacta con nosotros a través de nuestro sitio web www.allcot.com, o directamente en el siguiente correo electrónico y te facilitaremos encantados toda la información que necesites al respecto: ppr@allcot.com

Patricia Piñero
Consultora en Sostenibilidad

Reforestar el Amazonas como una solución clave a la crisis climática.

 

Entre el 1 de enero y el 18 de agosto de 2019 los incendios forestales han aumentado un 83% respecto al mismo periodo de 2018 según el Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil (INPE). Acorde a las imágenes satelitales del INPE, se produjeron más de 70.000 focos, de los que más de la mitad se localizan en la región amazónica. Sin embargo, los incendios no son los únicos elementos que están devastando la selva amazónica, la deforestación ha alcanzado su nivel más alto de los últimos 10 años. 

Según el último estudio publicado en la revista Science, «plantar miles de millones de árboles en todo el mundo sería la forma más económica y efectiva de enfrentar la crisis climática«. En el mismo estudio se confirma que “un programa de esta escala podría eliminar aproximadamente dos tercios de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) causadas por las actividades humanas desde el comienzo de la revolución industrial”. Teniendo en cuenta que hasta un 20% de las emisiones anuales de GEI proceden de actividades de deforestación, el impacto de gestionar adecuadamente dichas actividades podría implicar una reducción de más de un millón de toneladas de CO2e (estudio publicado en Global Change Biology, realizado conjuntamente con científicos del Global Forest Watch del World Resources Institute (WRI)).

Sin embargo, para muchos propietarios de pequeños terrenos de tierra en países en vías de desarrollo, no es rentable mantener una pequeña plantación de árboles. Sin políticas de ayudas, financiación o concienciación, estos pequeños propietarios elegirán seguir talando los árboles para permitir entrar el ganado en su propiedad antes que conservar el bosque en su estado natural o reforestar el degradado. Este es el punto clave en el que se debe trabajar, y por eso los proyectos REDD generadores de créditos de carbono son tan beneficiosos para la sociedad y para la lucha contra la crisis climática.

Pero ¿en qué consiste exactamente el mecanismo REDD? Para entender el mecanismo es necesario remontarse al año 2005 cuando un grupo de países liderado por Papua Nueva Guinea, consiguió que se hablara de deforestación evitada en la Conferencia de las Partes, celebrada en Montreal (COP 11). Desde ese momento la discusión sobre el rol de los bosques en la lucha contra el cambio climático volvió al debate internacional y fue dos años después, en Bali, cuando la CMNUCC reconoció la reducción de emisiones por deforestación y degradación de los bosques (REDD) como un mecanismo válido en la lucha contra el cambio climático. 

Según el Plan de Acción de Bali firmado por las Partes en aquella conferencia, se denomina REDD + a la reducción de emisiones derivadas de la deforestación y degradación forestal; además de la conservación, gestión sostenible y mejoramiento del stock de carbono de los bosques en los países en desarrollo. Se trata de un mecanismo más complejo que un proyecto de mitigación de emisiones de GEI del tipo MDL dado que es necesario trabajar la gobernanza forestal asegurando los derechos de las comunidades locales y los pueblos indígenas dependientes de los bosques. Sin embargo, el resultado es que el mecanismo REDD permite conservar un bosque de una manera inmediata y rentable. El mecanismo REDD se basa en calcular (usando metodologías internacionalmente aceptadas) la cantidad de carbono que se deja de emitir, y convertirla en un crédito de carbono “carbon-offset”.

Estos créditos se venden a grandes empresas que requieran compensar las emisiones de GEI de sus actividades, y parte de los ingresos obtenidos se reinvierte en las comunidades locales para contribuir al desarrollo económico local. Existen ejemplos de iniciativas exitosas en numerosos países, y la reinversión de esos beneficios han permitido actividades tan beneficiosas para la sociedad como por ejemplo la creación de cooperativas para comercio local, conversión de los “taladores ilegales” en agentes forestales de protección, refuerzo de infraestructuras como escuelas y hospitales, distribución de sistemas de potabilización de agua o de cocinas eficientes que reducen el consumo de biomasa.

La lucha contra la crisis climática no es fácil ni barata, pero más difícil y caro será enfrentarse a las consecuencias de no hacerlo, y el mecanismo REDD puede configurarse como uno de los motores más sostenibles, rentables y beneficiosos a corto y medio plazo para enfrentarnos a la crisis climática. 

Mercedes Garcia
Climate Change and Sustainability Manager

ALLCOT certifica bajo “Gold Standard for the Global Goals” más de 644.000 toneladas de emisiones de CO2 para el Consorcio de Santa Marta, en Chile

Consorcio Santa Marta, como Proponente del Proyecto y ALLCOT, en su función de consultor en proyectos de mitigación del cambio climático, han conseguido, el pasado día 13 de septiembre de 2019, la emisión de 644.763 VERs (“Verified Emission Reductions”) certificados bajo “Gold Standard for the Global Goals”, correspondientes al proyecto GS3976 “Santa Marta Landfill Gas (LFG) Capture for Electricity Generation Project”.

Estos VERs equivalen a 644.763 toneladas de emisiones de CO2, evitadas durante el cuarto periodo de monitoreo del proyecto (desde el 1 de agosto de 2017 hasta el 30 de abril de 2019), gracias al aprovechamiento y reutilización del biogás procedente del vertedero para producir electricidad limpia.

El proyecto, situado a 17 km al sur de la ciudad de Santiago, en Chile, recibe una media mensual de 130.000 toneladas de residuos sólidos urbanos y se estima que durante el periodo crediticio del proyecto evite alrededor de 3 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera. Esta reducción de emisiones de efecto invernadero, se consigue mediante dos vías, una es el aprovechamiento del propio biogás, con alto contenido en metano (un gas con un alto potencial de calentamiento global) y que, de no ser recogido y utilizado para la generación de energía, sería emitido a la atmósfera. La otra vía es la generación de electricidad no convencional y limpia y su suministro a la red nacional chilena, ya que estos MWh generados presentan 0 emisiones y de otra forma hubieran sido producidos por el mix eléctrico convencional del país, en parte formado por centrales térmicas y el uso parcial de combustibles fósiles.

Además de su contribución a la mitigación del cambio climático, el proyecto de Consorcio Santa Marta contribuye positivamente a diferentes Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, debido a su certificación en “Gold Standard for the Global Goals”. Entre estos beneficios sociales, ambientales y económicos, se encuentran la reducción del impacto ambiental per cápita debido a la gestión sostenible de los residuos sólidos urbanos, la mejora de la calidad en la educación infantil, el aporte de energía limpia y la creación de puestos de trabajo de calidad y con formación a los trabajadores.

Puedes encontrar más información de este proyecto haciendo clic aquí

 

Alfredo Gil
Climate Change Mitigation Consultant

QUÉBEC-FRANCIA: MESA REDONDA SOBRE EL MERCADO DE CARBONO.

 

 

El Ministerio de la Transición Ecológica y Solidaridad y La Delegación General de Québec en París realizarán en la capital francesa un seminario titulado:

QUÉBEC-FRANCIA: MESA REDONDA SOBRE EL MERCADO DE CARBONO.

Este se llevará a cabo el día 30 de septiembre en París, Francia, y contarán con la presencia y participación de Elisabeth Borne, Ministra de la Transición Ecológica y Solidaridad de la República Francesa y Benoit Charrette, Ministro de Ambiente y de la Lucha contra el Cambio Climático de Quebec.

El evento será una gran oportunidad para debatir sobre la fijación de precios del carbono y la transición justa y equitativa a una economía con menos carbono.

Entre los objetivos del seminario se encuentran:

  • Presentar herramientas y tendencias claves de fijación de precios del carbono.
  • Ilustrar cómo los precios del carbono, incluida la señal de precios y el uso del ingreso, combinado con otras medidas complementarias, pueden contribuir a alcanzar los objetivos del Acuerdo de París y apoyar una transición justa y equitativa.
  • Destacar la importancia de la colaboración internacional para el éxito en la lucha contra el cambio climático, a través de la fijación de precios de carbono (especialmente a través de la vinculación del mercado). 

Delegados de ALLCOT estarán presentes para conocer a fondo los detalles de esta interesante y muy nutritiva sesión, dándonos una visión local e internacional del mercado de Carbono, lo que nos permitirá, como empresa, desarrollar nuevas herramientas y mejoras para los servicios a nuestros clientes.

Puedes encontrar más información sobre el semanario, incluyendo su programación haciendo clic en este link ( información en francés)