ALLCOT y las comunidades indígenas: aliados en los proyectos forestales


Escrito por Andrés Melandro, Sustainability Consultant.


Las comunidades indígenas son actores clave en la mitigación del cambio climático y de la sostenibilidad de sus territorios. A nivel regional, según el informe Estado de la Amazonia publicado por WWF en 2017, los territorios de las comunidades indígenas corresponden a 33% de la Amazonía y tan solo a 8% de las tierras deforestadas. Esto pone de relieve su papel esencial en la lucha contra la deforestación. Durante la última década, la tecnología ha empoderado a los indígenas en el monitoreo de sus territorios, lo cual ha permitido que las empresas que extraen recursos naturales rindan más cuentas. Por ejemplo, los dispositivos de GPS son usados por los grupos indígenas para reportar delitos ambientales.

En Colombia, los resguardos indígenas han estado históricamente localizados en el corazón de los territorios controlados por grupos al margen de la ley y de las rutas del narcotráfico.  Al haber sido golpeadas de lleno por el conflicto armado entre guerrillas y el ejército colombiano, su desarrollo económico se frenó y sus índices de desarrollo son hoy inferiores al promedio nacional. 

Las comunidades Inga y Kamsá, originarias del Alto Putumayo y del Caquetá respectivamente (ambas en el sur de Colombia) juegan un papel clave en esta nueva etapa de sus regiones, en el cual el restablecimiento progresivo del orden público puede generar la intensificación de los motores de la deforestación. Putumayo y Caquetá son dos departamentos que hacen parte de la Amazonía colombiana. Por estar en zona de transición entre esta y la zona Andina, la más poblada y centro económico de Colombia, presentan unas de las tasas de deforestación más altas del país. Además, el postconflicto ha significado la llegada de colonos y de grandes grupos económicos, lo cual se refleja en cambios de uso de suelo hacia la agricultura, ya sea de latifundio o de subsistencia. Tanto la frontera agrícola como la extracción de madera y la ganadería ejercen presión sobre los bosques. Vale la pena recordar que el sector forestal es el mayor emisor de gases de efecto invernadero (GEI) en Colombia, responsable del 36% de las emisiones, según el Inventario Nacional de GEI. De ahí su importancia para alcanzar las metas de la contribución determinada a nivel nacional (NDC) del país.

ALLCOT coordina proyectos forestales con el objetivo de que los bosques se preserven y sigan jugando su rol de sumideros de carbono. Desde la fundación de ALLCOT hace 10 años, el proceso de consulta social ha sido riguroso y las comunidades indígenas han sido aliados de varios proyectos forestales. La consulta social realizada por ALLCOT siempre se rige por el principio de consentimiento previo, libre e informado. A través de los fondos derivados proyectos forestales que ALLCOT desarrolla es posible mejorar los indicadores ligados a los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) como acceso a energía las 24 horas, tasa de escolaridad o tasa de mortalidad infantil. El objetivo último es que el desarrollo social y económico de los habitantes de la zona se pueda alcanzar en paralelo de la protección forestal, para así cumplir a la vez con la Agenda 2030 y con el Acuerdo de París. Esta es la misión de ALLCOT y el conocimiento ancestral con el que cuentan los indígenas sobre las áreas boscosas es una herramienta clave.

ALLCOT participa en proceso de consulta local en Ziguinchor, Senegal


Escrito por Mercedes García, Climate Change and Sustainability Manager


La degradación de los manglares durante los últimos años se está incrementando de manera alarmante. La deforestación incontrolada es una de las principales causas, pero el incremento de la temperatura del planeta está alterando la salinidad de determinadas zonas, lo que impacta de manera significativa en la estabilidad de un ecosistema tan frágil como son los manglares.

Los manglares crecen en latitudes tropicales y subtropicales. Al sur de Gambia, los manglares ocupan el estuario del Casamance, donde forman una larga banda sobre la margen norte del río de 6 km de ancho, entre Ziguinchor y Tobor, en Senegal. Debido a la presión antropogénica, ligadas a la tala ilegal y la agricultura, existen muchas zonas del manglar en estado de degradación máxima sobre las que hay que actuar.

ALLCOT, junto con la ONG senegalesa OCEANIUM, está trabajando en el desarrollo de un proyecto de reforestación y conservación de una parte de dicho manglar, comenzando en Senegal y ampliando en los próximos meses a Gambia y Guinea Bissau. El objetivo final del proyecto, denominado SWAMP (Senegal and West Africa Mangrove Project) es empoderar a las comunidades locales a través de la reforestación y conservación del manglar. Para ello, se registrará el proyecto en el estándar internacional SDVIsta con el objetivo de obtener créditos de carbono que puedan reinvertirse en dichas comunidades y en distintas actividades socioeconómicas. Para ello, ha sido necesaria la participación del gobierno senegalés y las autoridades locales, a través de distintas reuniones realizadas durante el último año. 

El pasado 15 de octubre, ALLCOT tuvo el privilegio de ser uno de los ponentes de dichas reuniones, desarrollada en Ziguinchor. Durante una jornada completa, el equipo de ALLCOT tuvo la oportunidad de compartir con todos los participantes el proyecto que se está estructurando, los objetivos a corto y largo plazo, y sobre todo el detalle de las actividades socioeconómicas a implementar, todas ellas alineadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030

Se tuvo además la oportunidad de conversar y compartir un almuerzo con todos los alcaldes que ya se han unido a la iniciativa y muchos otros que aún están evaluando la posibilidad de adherirse. Se intercambiaron numerosas ideas acerca de las iniciativas a desarrollar y su alineamiento con las propias necesidades de las poblaciones. Fue una jornada de trabajo muy fructífera, que supondrá un punto de inflexión en el diseño del proyecto SWAMP. 

ALLCOT tiene una amplia experiencia en el diseño y estructuración de proyectos en el campo de la mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero. Nuestro papel en el proyecto es mejorar  la calidad de vida de las poblaciones que viven en el manglar a través de la obtención de los créditos de carbono. El proyecto incluye principalmente dos actividades. En las zonas más degradas se realizarán plantaciones de los propágulos de las especies Rizophora Mangle y Avicenia sp. En las zonas mejor conservadas se realizarán actividades de protección y vigilancia para evitar que la tasa de deforestación se incremente.

Estas actividades incluyen desde la creación de brigadas de vigilancia, hasta actividades de sensibilización y formación en la materia. En paralelo se está trabajando en el diseño de diferentes actividades vinculadas al manglar en el área de la seguridad alimentaria y equidad de género.

Debido al componente social tan significativo del proyecto, el estándar escogido ha sido SDVIsta. Estándar desarrollado por VERRA para todos aquellos proyectos que mitigan las emisiones de gases de efecto invernadero pero que tienen un profundo impacto en las poblaciones locales.

Uno de los objetivos del estándar es no solo evaluar la contribución de los proyectos con los ODS, sino su cuantificación, monitoreo, y por supuesto verificación por una entidad acreditada. Es por tanto un estándar robusto que pretende demostrar de una manera eficaz y verificable que los proyectos realmente están contribuyendo a cubrir las necesidades de determinadas poblaciones.

Durante los últimos años, en ALLCOT hemos trabajado en cada uno de nuestros proyectos en la alineación de todas las actividades con los ODS, todos ellos canalizados a través de la lucha contra el cambio climático. 

El proyecto SWAMP es sin duda un claro ejemplo de la estrategia de la compañía para el futuro. Empoderar a las comunidades locales a través de la lucha frente a la actual crisis climática desarrollando iniciativas en el ámbito de todos los ODS de la Agenda 2030.

Conferencia sobre el Mercado de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero IEA-IETA-EPRI


Escrito por Casania Fometescu, ALLCOT Group Business Development


A principio de mes, Casania Fometescu, consultora internacional de CO2 y Directora de Desarrollo en Europa del Este de ALCOTT Group, participó en el XIX Taller Anual sobre Comercio de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero, organizado por La Agencia Internacional de Energía (IEA), La Asociación Internacional de Comercio de Emisiones (IETA) y el Instituto de Investigación de Energía Eléctrica (EPRI) en París.

La conferencia mostró la creciente importancia del mercado de CO2 a nivel mundial. El número de asistentes se duplicó con respecto al evento del año pasado, especialmente con respecto a las delegaciones gubernamentales, como por ejemplo:  Reino Unido, Suiza, La Comisión Europea, China, Nueva Zelanda, Canadá, entre otros. Mark Lewis de BNP expresó a los participantes que se sentía “en los días de gloria de la acción del carbono”. 

El mercado internacional del carbono se ha convertido es un tema extendido, y esto se debe a que las autoridades nacionales, regionales y locales, pero también las compañías, han desarrollado políticas para reducir las emisiones, y cada una de ellas tienen diferentes métodos de implementación. Las presentaciones realizadas explicaron muchos esquemas de comercio de emisiones subnacionales (Ontario, Quebec, California), nacionales (Nueva Zelanda, China, Taiwán, Corea, Japón, Costa Rica, Columbia) y supranacionales (EU ETS).

Es importante destacar los siguientes puntos de conversación:

  1. La representante del Banco Mundial, Celien Ramstein, reconoció la importancia de fijar el precio del carbono y mencionó que hay 46 jurisdicciones nacionales y 30 subnacionales que ya han implementado planes de comercio de carbono o impuestos al carbono. Sin embargo, todos los esquemas de comercio de emisiones (ETS) en el mundo (incluida China) comprenden solo el 20% de las emisiones de gas de efecto invernadero (GEI). Por lo tanto, todavía hay mucho espacio para ampliar el alcance de estos mecanismos.
  2. Según el informe del Banco Mundial sobre el estado del mercado de carbono, existe una diversidad de precios en diferentes países, que van desde € 127 / tCO2 en Suecia y € 96 / tCO2 en Suiza, hasta € 25 / tCO2 en la Unión Europea (EU ETS) a menos de € 10 / tCO2 en la mayoría de los países que cuentan con precios del carbono. Solo el 5% del mercado mundial de GEI tiene precios de carbono entre € 40-80 / tCO2.
  3. Los ingresos mundiales de carbono de los gobiernos también aumentaron de $22 mil millones de dólares en 2016 a $33 mil millones de dólares en 2017, y $45 mil millones de dólares en 2018, según el Banco Mundial.
  4. El volumen del comercio voluntario del carbono ha aumentado en los últimos años y las empresas buscan cada vez más establecer objetivos de CO2 en línea con los Acuerdos de París, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y los objetivos de la UE para 2030 y 2050.
  5. El objetivo de neutralidad en carbono de la UE para 2050 sólo se puede lograr si los gobiernos refuerzan sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) y establecen objetivos más ambiciosos para lograr mediante la compensación de carbono y la inversión en tecnologías ecológicas, energía renovable y medidas de almacenamiento de carbono.
  6. A Alemania quiere introducir un esquema de comercio sectorial nacional además del ETS obligatorio de la UE, que comprenderá más sectores de actividad en comparación con este último. China ha avanzado en la implementación de su ETS nacional. Ya finalizó la Fase I y  planea realizar los «ejercicios de simulación» de la Fase 2 antes de que finalice este año.
  7. Las negociaciones del Artículo 6 del Acuerdo de París pueden representar una oportunidad para que las entidades privadas contribuyan a los esfuerzos globales de mitigación a través de su participación en los mecanismos del mercado internacional, pero también a través de la cooperación voluntaria en la implementación del NDC de cada país. Sin embargo, todas las iniciativas piloto en virtud del Artículo 6 son iniciativas gubernamentales y no privadas.
  8. La encuesta sobre el sentimiento del mercado de GEI de la IETA muestra que el 85% de los encuestados espera que la acción voluntaria corporativa aumente en los próximos 5-10 años con empresas mucho más involucradas en reducir las emisiones de GEI y alcanzar sus objetivos voluntarios.

 

Reflexiones sobre la Semana del Clima de Nueva York y el papel de los exploradores.


Escrito por Alexis Leroy , CEO ALLCOT


El pasado mes de octubre, la comunidad del Cambio Climático se reunió en la ciudad de Nueva York para la Semana del Clima. Numerosas organizaciones realizaron eventos alrededor de la ciudad al margen de los eventos oficiales de las Naciones Unidas, haciendo de la Semana del Clima una de las reuniones climáticas más grandes del año.

Asistí, entre otros eventos, al «Foro de carbono de América del Norte» de la Asociación Internacional de Comercio de Emisiones (IETA), que se celebró en la icónica sede del Explorers Club en el centro de la ciudad.

El Explorers Club es un establecimiento histórico que se remonta a principios del siglo XX, donde exploradores como Edmund Hillary, Theodore «Teddy» Roosevelt y Charles Lindbergh entretenían a los miembros con historias de condiciones extremas, nuevas especies de animales, algunos de ellos todavía se muestran en el club, y sus esfuerzos por hacer retroceder los límites del conocimiento y los logros humanos.

Me gustaría pensar que no fue casualidad que IETA eligiera The Explorers Club para organizar su evento anual. El cambio climático es un territorio desconocido: estamos trazando un nuevo camino hacia el reino de los patrones del cambio climático y la capacidad de la humanidad para prevenir y adaptarse a un entorno cambiante.

Y también se me ocurrió que lo que están haciendo los grupos involucrados en el cambio climático es muy similar a la exploración. El cambio climático no solo representa un territorio nuevo, también es una forma de abordar los problemas ambientales para los esfuerzos que las naciones están haciendo en prevenir el cambio climático.

Aplicar mecanismos de mercado para resolver un problema ambiental puede parecer contradictorio, pero habla de una de las fuerzas más poderosas que impulsa a la humanidad: su ambición, su búsqueda de la seguridad y el conocimiento y su deseo de sobrevivir. Todos estos están representados en los sistemas de mercado, y también fueron fuerzas que impulsaron a los grandes exploradores.

Recientemente, se publicó un estudio que mostró cómo la estrecha cooperación entre las naciones para vincular sus sistemas de fijación de precios del carbono podría reducir el costo de las emisiones hasta en $ 250 mil millones al año para 2030. Las eficiencias de escala y las regulaciones estrechamente alineadas son críticas para lograr estas reducciones de costos.

Esta es una investigación innovadora que destaca cómo se puede usar el poder de los mercados para lograr un bien global. Y la idea de mercados para resultados ambientales ni siquiera es nueva: Estados Unidos fue pionero en el uso de mercados para objetivos ambientales cuando desarrolló los primeros sistemas de comercio de emisiones para las emisiones de dióxido de azufre y óxido de nitrógeno de las centrales eléctricas de carbón en la década de 1970.

Este estudio explora los alcances más lejanos de lo que podría ser posible si las naciones pueden acordar un conjunto claro y transparente de normas y regulaciones que luego puedan utilizar al establecer sus mercados de carbono. Las negociaciones de la ONU en Santiago de Chile, en diciembre de este año, serán críticas para hacer realidad el trabajo exploratorio de este estudio.

Esta investigación demuestra cuán importante es que las naciones, así como los grupos de interés en el espacio ambiental, consideren el papel de las empresas. Hay muchas ONG que abogan por soluciones prácticas al problema del cambio climático, pero no muchas de ellas abordan las preocupaciones de la comunidad empresarial.

No es herejía decir esto: sea lo que sea que pensemos de la economía global y su presencia en nuestras vidas, las empresas se encuentran entre los grupos más importantes que conforman la sociedad. Y como tal, tiene un papel que desempeñar para abordar nuestros problemas.

Solo dentro de la esfera climática, las ONG verdes abogan por soluciones que consideren la ciencia, los derechos humanos, la justicia climática, el género, la juventud y los trabajadores. ¿Por qué se consideraría incorrecto que una ONG ayude a elaborar regulaciones de mecanismos de mercado eficaces y eficientes para que las empresas puedan desempeñar plenamente su papel?

Algunos pueden decir que los gobiernos simplemente necesitan regular las emisiones de carbono fuera de existencia, imponiendo un impuesto al dióxido de carbono. Hay muchas partes del mundo donde eso sucede. Sin embargo, los exploradores reales están buscando formas que realmente garanticen el resultado ambiental, en lugar de los ingresos fiscales del gobierno.

El capitalismo es a menudo visto como incompatible con la acción climática; basta con mirar las protestas que están creciendo día a día en todo el mundo. El papel de los pioneros y exploradores como IETA es hacer que los dos trabajen juntos, acelerando la acción climática al garantizar que haya un incentivo real para actuar.

 

Cambio Climático y Huella de Carbono

 


Escrito por Patricia Piñero, Sustainability Consultant. 


¿Qué es el Cambio Climático?

CO2       CH4       N2O        CFC       O3       SF6  

La producción antropogénica desmedida de estos gases ha generado cambios drásticos en las condiciones climáticas del planeta, como son, cada vez con más frecuencia, los fenómenos meteorológicos extremos, los incendios, la pérdida de la biodiversidad, la desertificación, etc. que están consiguiendo tambalear nuestra garantía de supervivencia como especie en este planeta.

¿Sabemos qué impacto ambiental genera nuestra empresa al medio ambiente? ¿Cómo de eficientes y sostenibles son nuestros procesos?

Es por esto la gran importancia de la responsabilidad corporativa en las empresas para encontrar soluciones de impacto positivo para poder contrarrestar los efectos generados por la actividad propia de la compañía.

La Huella de Carbono

La huella de carbono es lo que el termómetro es a la fiebre, es decir, del mismo modo que el termómetro es capaz de medir nuestra temperatura e identificar nuestro grado de fiebre, la huella de carbono es el instrumento que nos permite conocer la medida con la que estamos contribuyendo al cambio climático en nuestra organización.

Este termómetro ambiental nos permite medir y conocer la contribución al calentamiento global de nuestra actividad, y por ende como todo conocimiento, nos permite aplicar soluciones concretas y efectivas.

La huella de carbono por tanto es una herramienta que nos permite conocer las emisiones directas e indirectas en nuestra organización, productos o servicios; las derivadas del consumo de combustible en nuestras instalaciones y vehículos, nuestra climatización y consumo eléctrico, procesos y transportes, etc. y nos permite tomar acciones correctivas y de mejora para mitigar el cambio climático, a la vez que nos permite ahorrar costes en consumos eléctricos y mejorar notablemente nuestra eficiencia energética y nuestra sostenibilidad, entre otras bondades.

La Organización de las Naciones Unidas aprobó en 2015 la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible para poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia, y hacer frente al cambio climático.

Utilizar la huella de carbono como medidor de nuestro impacto en el cambio climático no sólo contribuye positivamente en la imagen de marca y en el ahorro de costes de nuestras actividades empresariales, sino que también participa en el cumplimiento de estos Objetivos de Desarrollo Sostenible, favoreciendo la calidad de la vida de las personas y de las comunidades de nuestro planeta.

Conocemos el problema y disponemos de herramientas para la solución, ¡solo nos falta actuar!

Contacta con nosotros a través de nuestro sitio web www.allcot.com, o directamente en el siguiente correo electrónico y te facilitaremos encantados toda la información que necesites al respecto: ppr@allcot.com

ALLCOT certifica bajo “Gold Standard for the Global Goals” más de 644.000 toneladas de emisiones de CO2 para el Consorcio de Santa Marta, en Chile


Escrito por Alfredo Gil, Climate Change Mitigation Consultant


Consorcio Santa Marta, como Proponente del Proyecto y ALLCOT, en su función de consultor en proyectos de mitigación del cambio climático, han conseguido, el pasado día 13 de septiembre de 2019, la emisión de 644.763 VERs (“Verified Emission Reductions”) certificados bajo “Gold Standard for the Global Goals”, correspondientes al proyecto GS3976 “Santa Marta Landfill Gas (LFG) Capture for Electricity Generation Project”.

Estos VERs equivalen a 644.763 toneladas de emisiones de CO2, evitadas durante el cuarto periodo de monitoreo del proyecto (desde el 1 de agosto de 2017 hasta el 30 de abril de 2019), gracias al aprovechamiento y reutilización del biogás procedente del vertedero para producir electricidad limpia.

El proyecto, situado a 17 km al sur de la ciudad de Santiago, en Chile, recibe una media mensual de 130.000 toneladas de residuos sólidos urbanos y se estima que durante el periodo crediticio del proyecto evite alrededor de 3 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera. Esta reducción de emisiones de efecto invernadero, se consigue mediante dos vías, una es el aprovechamiento del propio biogás, con alto contenido en metano (un gas con un alto potencial de calentamiento global) y que, de no ser recogido y utilizado para la generación de energía, sería emitido a la atmósfera. La otra vía es la generación de electricidad no convencional y limpia y su suministro a la red nacional chilena, ya que estos MWh generados presentan 0 emisiones y de otra forma hubieran sido producidos por el mix eléctrico convencional del país, en parte formado por centrales térmicas y el uso parcial de combustibles fósiles.

Además de su contribución a la mitigación del cambio climático, el proyecto de Consorcio Santa Marta contribuye positivamente a diferentes Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, debido a su certificación en “Gold Standard for the Global Goals”. Entre estos beneficios sociales, ambientales y económicos, se encuentran la reducción del impacto ambiental per cápita debido a la gestión sostenible de los residuos sólidos urbanos, la mejora de la calidad en la educación infantil, el aporte de energía limpia y la creación de puestos de trabajo de calidad y con formación a los trabajadores.

Puedes encontrar más información de este proyecto haciendo clic aquí

 

Fitness et Développement Durable

 

Proposer aux gens d’améliorer leur santé et venir pratiquer une activité physique tout en échangeant avec l’autre, c’est déjà être acteur de développements durables.

Un rapide coup d’œil sur internet suffit à mettre en lumière le décalage qui existe entre la France et d’autres pays, notamment scandinaves en matière de fitness et de développement durable. Depuis plusieurs années, nombreux sont les pays déjà investis sur ce champ et les articles que l’on peut trouver à ce sujet en témoignent avec un nombre croissant de retours d’expériences très intéressants. 

La dynamique semble bien plus récente en France et nous entendons bien, grâce à notre expertise et le réseau que nous développons, devenir un héraut majeur de ce cap que le fitness français commence et à l’heure des Accords de Paris, devra franchir. Le développement durable se normalise de façon croissante. Il est le moteur quotidien d’opportunités innovantes et porteur de créations. 

Dans le secteur spécifique du fitness, il existe de très importants domaines dans lesquels il est possible d’intervenir afin de déployer et pérenniser une démarche de développement durable. ALLCOT propose aujourd’hui des solutions allant de l’approvisionnement en marchandises à des solutions techniques dédiées permettant de réduire l’empreinte carbone d’un club de fitness mais également d’augmenter son engagement en matière d’Objectifs de Développement Durable (https://www.un.org/sustainabledevelopment/fr/objectifs-de-developpement-durable/)  et ainsi de communication auprès de ses adhérents, partenaires et fournisseurs.

Les clubs utilisant nos solutions peuvent ainsi faire prendre conscience à leurs employés de l’importance de leur empreinte environnementale autour concernant leur activité mais également leur permettre d’être des acteurs de changement au sein même de leur entreprise. Il en est de même pour les adhérents qui doivent être consulté afin de pouvoir mettre en place des mesures adaptées à leurs besoins et leurs sensibilités afin de s’assurer de l’intérêt et la pérennité du projet au sein du club. 

N’hésitez pas à nous contacter pour en savoir plus sur ces études de cas et nous retrouver sur https://www.allcot.com/en/allcot-france/

Benjamin Camus
Group Head of Sustainability and Managing Director France

 

Compensación de carbono para un futuro sostenible y descarbonizado


Escrito por Sergi Cuadrat, Chief Technical Officer (ALLCOT)


En 2015, los líderes de los estados miembros de las Naciones Unidas acordaron objetivos para cambiar todas las economías y sociedades hacia un desarrollo sostenible y descarbonizado mediante la adopción de la Agenda 2030 sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Nueva York, septiembre de 2015) y el Acuerdo de París para limitar el calentamiento climático a muy por debajo de 2 ° C (París, diciembre de 2015). Existe un enorme potencial para que surjan beneficios colaterales de los procesos de implementación de apoyo mutuo de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) elaborados en la voluntaria Agenda 2030 y las Contribuciones Determinadas a nivel Nacional (NDC) que sustentan el Acuerdo de París legalmente vinculante en virtud de su Artículo 6.

Ambos marcos, aunque negociados bajo diferentes procesos multilaterales, promueven la participación de todos los países y están altamente interrelacionados: el Acuerdo de París enfatiza la necesidad de consideraciones de sostenibilidad en las transiciones bajas en carbono; Al mismo tiempo, evitar el peligroso cambio climático es uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) definidos en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Por lo tanto, el fracaso en un proceso podría socavar el éxito del otro. La implementación de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) –compromisos de reducción de emisiones de los países– requiere grandes inversiones, que es más probable que se financien si se integran y benefician a los planes nacionales de desarrollo. Al mismo tiempo, las perspectivas de desarrollo sostenible dependen de una limitación del calentamiento global. Esta interdependencia puede verse como una oportunidad para alejarse del discurso de dos agendas diferentes que a menudo se perciben como competidoras y, en su lugar, persiguen su implementación para maximizar los beneficios mutuos.

Varios estándares de compensación de carbono, como el Gold Standard y el Verified Carbon Standard, están adaptando sus marcos y requisitos para definir mejor los impactos de un proyecto de mitigación de emisiones más allá de las reducciones de carbono y, en algunos casos, esto puede conducir a la creación de otros instrumentos negociables además de los créditos de carbono. ALLCOT evalúa la alineación de sus proyectos con los ODS para llevar a cabo un análisis exhaustivo de los datos que actualmente se monitorean y verifican a nivel del proyecto, para determinar si hay métricas adicionales que se puedan rastrear para informar de sus avances con los ODS.

ALLCOT está viendo una evolución en la forma en que nuestros clientes piensan sobre el financiamiento del carbono y los impactos adicionales que pueden tener sus inversiones en carbono. De esta manera, las empresas pueden articular los beneficios de sus inversiones en proyectos de carbono más allá de la reducción de emisiones verificadas. Creemos que las empresas pueden utilizar la financiación del carbono para ofrecer un valor adicional a través de la alineación con los ODS, lo que permite que el mercado del carbono se extienda más allá de las reducciones de emisiones y desempeñe un papel vital en impulsar un desarrollo sostenible bajo en carbono en todo el mundo.

La madurez de las compensaciones de carbono abre un camino a La Blockchain y Los ODS.


Escrito por Alexis Leroy , CEO ALLCOT


Las compensaciones de carbono han existido por más de 20 años. En este tiempo, se han desarrollado una variedad de vertiginosa de proyectos para reducir las emisiones nocivas de dióxido de carbono, generando miles de millones de toneladas de reducciones efectivas y reales.

En ese tiempo, hemos aprendido cómo medir, verificar e informar sobre estas reducciones, hemos creado un sistema de registros electrónicos para mantenerlos y hemos creado mercados para comercializarlos. Las compensaciones de carbono son, ahora, un negocio maduro.

Durante estos 20 años, en su mayor parte, solo nos hemos centrado en el elemento Carbono y en cada proyecto de compensación que los absorbe o evita. Pero, durante mucho tiempo, pasamos por alto los beneficios colaterales:

  • Reducciones en la contaminación de la tierra
  • Reducciones en contaminantes del aire distintos del CO2
  • Comunidades locales más fuertes, más sanas.
  • Oportunidades económicas y empleos.

El lanzamiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) por parte de las Naciones Unidas en 2015, representaron el punto de partida para una conversación más amplia sobre temas ambientales. Durante muchos años, el concepto de Desarrollo Sostenible se discFFutió en las Naciones Unidas y en otros foros internacionales, pero no se llegaron a transformar plenamente en medidas concretas y principios amplios y prácticos.

La mejora de los ODS en una lista concreto de 17 objetivos, permitirían al mundo «satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras, y así, satisfacer sus propias necesidades» estando por primera representados en conjunto los objetivos sociales, ambientales y económicos.

Hasta el 2015, el cambio climático fue el que recibió la mayor atención, gracias al Protocolo de Kyoto y, más recientemente, al Acuerdo de París. Sin embargo, una gran cantidad de participantes públicos y privados habían visto durante mucho tiempo la necesidad de abordar otros bienes globales además del clima, y ​​durante los últimos diez años se ha llevado a cabo un gran esfuerzo para capturar estos resultados adicionales.

Los primeros intentos se centraron en capturar los “beneficios colaterales” de las reducciones de emisiones de carbono. Como, por ejemplo, la distribución de estufas más limpias, que redujeron los impactos en la salud de la quema de madera en alojamientos con poca ventilación y permitieron que los niños asistieran a la escuela, y que las mujeres trabajaran, en lugar de arriesgar su seguridad en la recolección de leña, al mismo tiempo que reducían las emisiones de carbono de las chimeneas ineficientes.

También se observó que los proyectos basados ​​en el sector forestal, brindan beneficios económicos y comunitarios, al mismo tiempo que almacenan grandes cantidades de dióxido de carbono. La generación de energía renovable distribuida a pequeña escala trajo beneficios en muchos de los 17 ODS a comunidades remotas.

Sin embargo, el desafío siempre ha sido cómo cuantificar estos beneficios no relacionados con el carbono y convertirlos en un activo que represente el valor del desarrollo sostenible y, de ese modo, incentivar la escala de inversión necesaria para alcanzar los ODS.

A principios de este año, dos de los principales estándares de compensación de emisiones de carbono, Verra y Gold Standard, lanzaron nuevas reglas y criterios para proyectos que se dirigen específicamente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El SD ​​VISta de Verra se aplica a cualquier proyecto que contribuya a los ODS, incluidos aquellos relacionados con la eliminación del hambre, la promoción de la buena salud, el bienestar humano y ambiental, y la garantía de la educación, que pueden utilizarse junto con su Estándar de Carbono Verificado existente.

De manera similar, el Gold Standard para los Global Goals ofrece la oportunidad de combinar compensaciones de carbono que cumplen con los requisitos del Mecanismo de Desarrollo Limpio de la ONU o el Estándar de Carbono Verificado, con resultados medibles en términos de vida útil (mortalidad y discapacidad en años de vida ajustados) o Seguridad del agua (certificados de prestaciones de agua).

Con estos estándares, ahora está abierto el camino para que los proyectos basados ​​en el clima capturen y cuantifiquen los beneficios públicos asociados e incorporados en los ODS. Creemos que estos estándares se convertirán en una norma a lo largo del tiempo, ya que las partes interesadas, ​​públicas y privadas, buscan maximizar el impacto de sus inversiones.

Al mismo tiempo, queda claro que algunas tecnologías existentes han pasado de ser “innovación” a ser “negocios establecidos”. La energía eólica es un claro ejemplo, y creemos que es el momento adecuado para comenzar a racionalizar el proceso de cálculo de los beneficios climáticos de estas tecnologías de reciente creación.

El monitoreo, la verificación y el reporte de las reducciones de emisiones, así como su mantenimiento en los registros reconocidos, son componentes críticos del negocio de compensación de carbono. Estos aspectos de compensación, aunque bien entendidos ahora, son un desafío en las economías en desarrollo y la necesidad de una mayor estandarización de las metodologías, las líneas de base ofrecen una oportunidad ideal para aprovechar la capacidad de la cadena de bloques y para validar tanto la fuente, como las transacciones de compensaciones.

Al desbloquear un mercado global confiable para los atributos ambientales, La Blockchain ayuda a los generadores de energía renovable y a los operadores de carbono a obtener el valor económico completo y el beneficio social de sus atributos, y proporciona a las empresas un mecanismo para flexionar sus músculos financieros y contribuir de manera significativa a la transición energética y a los ODS.

El artículo 6 del Acuerdo de París incluye tres enfoques para la cooperación entre las partes: “enfoques cooperativos” en virtud del artículo 6.2; un nuevo mecanismo para promover la mitigación y el desarrollo sostenible (artículos 6.4 – 6.7); y un marco para los enfoques no de mercado (artículos 6.8 y 6.9). Hay muy poca claridad sobre cómo funcionarán estos enfoques y aún quedan por acordar cuestiones muy básicas como el alcance, la gobernanza y la infraestructura, para poner en práctica las disposiciones en virtud del Artículo 6.

Nuestra opinión es que para garantizar que los ODS no sean relegados a ser un simple marco de información y que realmente cambien las trayectorias de desarrollo de los países, su inclusión en el Artículo 6.8 pueda desbloquear su potencial y efectuar un cambio real.

Como lo indica el Gold Estándar: «Para garantizar que haya suficientes recursos disponibles para alentar el impulso y alcanzar los objetivos de los ODS, podemos agilizar el proceso de MRV para ciertos tipos de proyectos que brindan beneficios comprensibles y fácilmente cuantificables».

 

ALLCOT Group presentó «Co-Beneficios de los ODS en la compensación voluntaria de carbono» como parte del Taller Técnico de CPLC en Washington

Sergi Cuadrat, Director Técnico del Grupo ALLCOT, presentó el taller «Co-Beneficios de los ODS en la compensación voluntaria de carbono», como parte del Taller técnico de La Coalición de Liderazgo para la Fijación del Precio del Carbono (CPLC) para la 4ª Asamblea anual de alto nivel de CPLC organizada por Gold Standard, WWF y WRI en la Embajada de Canadá el 12 de abril de 2019 en Washington, D.C.

En 2015, los líderes de los estados miembros de las Naciones Unidas acordaron los objetivos de cambiar todas las economías y sociedades hacia un desarrollo sostenible y sin carbono a través de la adopción de la Agenda 2030 sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Nueva York, septiembre de 2015) y el Acuerdo de París, sobre limitando el calentamiento climático a muy por debajo de 2 ° C (París, diciembre de 2015). Ambos marcos, aunque se negocian bajo diferentes procesos multilaterales, promueven la participación de todos los países y están muy interrelacionados: el Acuerdo de París enfatiza la necesidad de consideraciones de desarrollo sostenible en las transiciones bajas en carbono; al mismo tiempo, evitar el peligroso cambio climático es uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) definidos en la Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible. Por lo tanto, el fracaso en un proceso podría socavar el éxito del otro. La implementación de las Contribuciones Determinadas Nacionalmente (NDC, por sus siglas en inglés) –compromisos de reducción de emisiones de los países– requiere grandes inversiones y es más probable que se financien si se incorporan y benefician los planes nacionales de desarrollo. Mientras que, viceversa, las perspectivas para el desarrollo sostenible dependen de una limitación del calentamiento global.

Sergi Cuadrat enfatizó que tal interdependencia puede ser vista como una oportunidad para alejarse del discurso de dos agendas diferentes que a menudo se percibe como competidoras; y en su lugar, persiga su implementación de manera de maximizar los beneficios mutuos. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible no se logrará sin el compromiso del sector privado y, al mismo tiempo, las empresas están demostrando su voluntad de impulsar las acciones de sostenibilidad al alinear no solo sus políticas de responsabilidad social corporativa, sino también sus estrategias comerciales principales con los objetivos definidos en los ODS. Para lograr esto, se requiere claridad para dar a las empresas la confianza necesaria para adoptar los ODS, ya que puede ser difícil entender cómo las inversiones en actividades de desarrollo pueden tener un mayor impacto y ayudar a lograr la transformación necesaria hacia la alineación con los ODS.

ALLCOT está viendo una evolución en la forma en que sus clientes piensan sobre el financiamiento del carbono y los impactos adicionales que pueden tener sus inversiones en carbono para que las empresas puedan articular los beneficios de sus inversiones en proyectos de carbono más allá de la reducción de emisiones verificadas. Sergi Cuadrat afirmó que «las empresas pueden utilizar el financiamiento del carbono para generar un valor adicional a través de la alineación con los ODS, lo que permite que el mercado voluntario del carbono se extienda más allá de las reducciones de emisiones y desempeñe un papel vital en la conducción del desarrollo sostenible bajo en carbono en todo el mundo».

Sergi Cuadrat reveló que ALLCOT está desarrollando una Metodología de cuantificación de SDG de código abierto que tiene como objetivo establecer los beneficios medibles de los ODS como una herramienta operativa en actividades de desarrollo para Asegurar un precio justo del carbono. La herramienta incluirá enfoques recomendados para la formulación de objetivos y vías de toma de decisiones basadas en las necesidades individuales de una organización para medir e informar sobre los impactos de las acciones de desarrollo sostenible, incluido su uso en los mercados de carbono, la cadena de suministro comercial, intervenciones a escala de ciudad o evaluaciones NDC. Aunque aún está en desarrollo, el diseño de la herramienta considerará cómo reducir las barreras para medir, cuantificar y certificar los impactos de los ODS, incluidas las plataformas basadas en TI y las soluciones basadas en blockchain.

La fijación de precios del carbono, a través de un impuesto al carbono o un sistema de límites máximos y comercio, ha demostrado ser eficaz para abordar el cambio climático y puede ser una herramienta esencial para cumplir los ODS. Por lo tanto, ALLCOT cree firmemente que las políticas de fijación de precios del carbono deben diseñarse para ayudar a lograr la agenda global de desarrollo sostenible para beneficiar la lucha contra el clima.

Informe de Liderazgo para la Fijación del Precio del Carbono

Por otro lado, La Coalición de Liderazgo para la Fijación del Precio del Carbono ha publicado el Informe de Liderazgo para la Fijación de Precios del Carbono, en el que ALLCOT Group ha participado. Este informe actúa como el informe anual de la CPLC 2018/19, que proporciona una actualización de las actividades de la CPLC durante el último año. También muestra artículos de líderes de opinión para inspirar y guiar a líderes gubernamentales y empresariales para aumentar su ambición para fijar precios del carbono.

Puede leer el informe completo aquí y la contribución de ALLCOT Group en la página 56.