Fitness et Développement Durable

 

 

Proposer aux gens d’améliorer leur santé et venir pratiquer une activité physique tout en échangeant avec l’autre, c’est déjà être acteur de développements durables.

Un rapide coup d’œil sur internet suffit à mettre en lumière le décalage qui existe entre la France et d’autres pays, notamment scandinaves en matière de fitness et de développement durable. Depuis plusieurs années, nombreux sont les pays déjà investis sur ce champ et les articles que l’on peut trouver à ce sujet en témoignent avec un nombre croissant de retours d’expériences très intéressants. 

La dynamique semble bien plus récente en France et nous entendons bien, grâce à notre expertise et le réseau que nous développons, devenir un héraut majeur de ce cap que le fitness français commence et à l’heure des Accords de Paris, devra franchir. Le développement durable se normalise de façon croissante. Il est le moteur quotidien d’opportunités innovantes et porteur de créations. 

Dans le secteur spécifique du fitness, il existe de très importants domaines dans lesquels il est possible d’intervenir afin de déployer et pérenniser une démarche de développement durable. ALLCOT propose aujourd’hui des solutions allant de l’approvisionnement en marchandises à des solutions techniques dédiées permettant de réduire l’empreinte carbone d’un club de fitness mais également d’augmenter son engagement en matière d’Objectifs de Développement Durable (https://www.un.org/sustainabledevelopment/fr/objectifs-de-developpement-durable/)  et ainsi de communication auprès de ses adhérents, partenaires et fournisseurs.

Les clubs utilisant nos solutions peuvent ainsi faire prendre conscience à leurs employés de l’importance de leur empreinte environnementale autour concernant leur activité mais également leur permettre d’être des acteurs de changement au sein même de leur entreprise. Il en est de même pour les adhérents qui doivent être consulté afin de pouvoir mettre en place des mesures adaptées à leurs besoins et leurs sensibilités afin de s’assurer de l’intérêt et la pérennité du projet au sein du club. 

N’hésitez pas à nous contacter pour en savoir plus sur ces études de cas et nous retrouver sur https://www.allcot.com/en/allcot-france/

Benjamin Campus
Group Head of Sustainability and Managing Director France

Compensación de carbono para un futuro sostenible y descarbonizado

En 2015, los líderes de los estados miembros de las Naciones Unidas acordaron objetivos para cambiar todas las economías y sociedades hacia un desarrollo sostenible y descarbonizado mediante la adopción de la Agenda 2030 sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Nueva York, septiembre de 2015) y el Acuerdo de París para limitar el calentamiento climático a muy por debajo de 2 ° C (París, diciembre de 2015). Existe un enorme potencial para que surjan beneficios colaterales de los procesos de implementación de apoyo mutuo de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) elaborados en la voluntaria Agenda 2030 y las Contribuciones Determinadas a nivel Nacional (NDC) que sustentan el Acuerdo de París legalmente vinculante en virtud de su Artículo 6.

Ambos marcos, aunque negociados bajo diferentes procesos multilaterales, promueven la participación de todos los países y están altamente interrelacionados: el Acuerdo de París enfatiza la necesidad de consideraciones de sostenibilidad en las transiciones bajas en carbono; Al mismo tiempo, evitar el peligroso cambio climático es uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) definidos en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Por lo tanto, el fracaso en un proceso podría socavar el éxito del otro. La implementación de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) –compromisos de reducción de emisiones de los países– requiere grandes inversiones, que es más probable que se financien si se integran y benefician a los planes nacionales de desarrollo. Al mismo tiempo, las perspectivas de desarrollo sostenible dependen de una limitación del calentamiento global. Esta interdependencia puede verse como una oportunidad para alejarse del discurso de dos agendas diferentes que a menudo se perciben como competidoras y, en su lugar, persiguen su implementación para maximizar los beneficios mutuos.

Varios estándares de compensación de carbono, como el Gold Standard y el Verified Carbon Standard, están adaptando sus marcos y requisitos para definir mejor los impactos de un proyecto de mitigación de emisiones más allá de las reducciones de carbono y, en algunos casos, esto puede conducir a la creación de otros instrumentos negociables además de los créditos de carbono. ALLCOT evalúa la alineación de sus proyectos con los ODS para llevar a cabo un análisis exhaustivo de los datos que actualmente se monitorean y verifican a nivel del proyecto, para determinar si hay métricas adicionales que se puedan rastrear para informar de sus avances con los ODS.

ALLCOT está viendo una evolución en la forma en que nuestros clientes piensan sobre el financiamiento del carbono y los impactos adicionales que pueden tener sus inversiones en carbono. De esta manera, las empresas pueden articular los beneficios de sus inversiones en proyectos de carbono más allá de la reducción de emisiones verificadas. Creemos que las empresas pueden utilizar la financiación del carbono para ofrecer un valor adicional a través de la alineación con los ODS, lo que permite que el mercado del carbono se extienda más allá de las reducciones de emisiones y desempeñe un papel vital en impulsar un desarrollo sostenible bajo en carbono en todo el mundo.

Sergi Cuadrat.
Chief Technical Officer (ALLCOT)

La madurez de las compensaciones de carbono abre un camino a La Blockchain y Los ODS.

Las compensaciones de carbono han existido por más de 20 años. En este tiempo, se han desarrollado una variedad de vertiginosa de proyectos para reducir las emisiones nocivas de dióxido de carbono, generando miles de millones de toneladas de reducciones efectivas y reales.

En ese tiempo, hemos aprendido cómo medir, verificar e informar sobre estas reducciones, hemos creado un sistema de registros electrónicos para mantenerlos y hemos creado mercados para comercializarlos. Las compensaciones de carbono son, ahora, un negocio maduro.

Durante estos 20 años, en su mayor parte, solo nos hemos centrado en el elemento Carbono y en cada proyecto de compensación que los absorbe o evita. Pero, durante mucho tiempo, pasamos por alto los beneficios colaterales:

  • Reducciones en la contaminación de la tierra
  • Reducciones en contaminantes del aire distintos del CO2
  • Comunidades locales más fuertes, más sanas.
  • Oportunidades económicas y empleos.

El lanzamiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) por parte de las Naciones Unidas en 2015, representaron el punto de partida para una conversación más amplia sobre temas ambientales. Durante muchos años, el concepto de Desarrollo Sostenible se discutió en las Naciones Unidas y en otros foros internacionales, pero no se llegaron a transformar plenamente en medidas concretas y principios amplios y prácticos.

La mejora de los ODS en una lista concreto de 17 objetivos, permitirían al mundo «satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras, y así, satisfacer sus propias necesidades» estando por primera representados en conjunto los objetivos sociales, ambientales y económicos.

Hasta el 2015, el cambio climático fue el que recibió la mayor atención, gracias al Protocolo de Kyoto y, más recientemente, al Acuerdo de París. Sin embargo, una gran cantidad de participantes públicos y privados habían visto durante mucho tiempo la necesidad de abordar otros bienes globales además del clima, y ​​durante los últimos diez años se ha llevado a cabo un gran esfuerzo para capturar estos resultados adicionales.

Los primeros intentos se centraron en capturar los “beneficios colaterales” de las reducciones de emisiones de carbono. Como, por ejemplo, la distribución de estufas más limpias, que redujeron los impactos en la salud de la quema de madera en alojamientos con poca ventilación y permitieron que los niños asistieran a la escuela, y que las mujeres trabajaran, en lugar de arriesgar su seguridad en la recolección de leña, al mismo tiempo que reducían las emisiones de carbono de las chimeneas ineficientes.

También se observó que los proyectos basados ​​en el sector forestal, brindan beneficios económicos y comunitarios, al mismo tiempo que almacenan grandes cantidades de dióxido de carbono. La generación de energía renovable distribuida a pequeña escala trajo beneficios en muchos de los 17 ODS a comunidades remotas.

Sin embargo, el desafío siempre ha sido cómo cuantificar estos beneficios no relacionados con el carbono y convertirlos en un activo que represente el valor del desarrollo sostenible y, de ese modo, incentivar la escala de inversión necesaria para alcanzar los ODS.

A principios de este año, dos de los principales estándares de compensación de emisiones de carbono, Verra y Gold Standard, lanzaron nuevas reglas y criterios para proyectos que se dirigen específicamente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El SD ​​VISta de Verra se aplica a cualquier proyecto que contribuya a los ODS, incluidos aquellos relacionados con la eliminación del hambre, la promoción de la buena salud, el bienestar humano y ambiental, y la garantía de la educación, que pueden utilizarse junto con su Estándar de Carbono Verificado existente.

De manera similar, el Gold Standard para los Global Goals ofrece la oportunidad de combinar compensaciones de carbono que cumplen con los requisitos del Mecanismo de Desarrollo Limpio de la ONU o el Estándar de Carbono Verificado, con resultados medibles en términos de vida útil (mortalidad y discapacidad en años de vida ajustados) o Seguridad del agua (certificados de prestaciones de agua).

Con estos estándares, ahora está abierto el camino para que los proyectos basados ​​en el clima capturen y cuantifiquen los beneficios públicos asociados e incorporados en los ODS. Creemos que estos estándares se convertirán en una norma a lo largo del tiempo, ya que las partes interesadas, ​​públicas y privadas, buscan maximizar el impacto de sus inversiones.

Al mismo tiempo, queda claro que algunas tecnologías existentes han pasado de ser “innovación” a ser “negocios establecidos”. La energía eólica es un claro ejemplo, y creemos que es el momento adecuado para comenzar a racionalizar el proceso de cálculo de los beneficios climáticos de estas tecnologías de reciente creación.

El monitoreo, la verificación y el reporte de las reducciones de emisiones, así como su mantenimiento en los registros reconocidos, son componentes críticos del negocio de compensación de carbono. Estos aspectos de compensación, aunque bien entendidos ahora, son un desafío en las economías en desarrollo y la necesidad de una mayor estandarización de las metodologías, las líneas de base ofrecen una oportunidad ideal para aprovechar la capacidad de la cadena de bloques y para validar tanto la fuente, como las transacciones de compensaciones.

Al desbloquear un mercado global confiable para los atributos ambientales, La Blockchain ayuda a los generadores de energía renovable y a los operadores de carbono a obtener el valor económico completo y el beneficio social de sus atributos, y proporciona a las empresas un mecanismo para flexionar sus músculos financieros y contribuir de manera significativa a la transición energética y a los ODS.

El artículo 6 del Acuerdo de París incluye tres enfoques para la cooperación entre las partes: “enfoques cooperativos” en virtud del artículo 6.2; un nuevo mecanismo para promover la mitigación y el desarrollo sostenible (artículos 6.4 – 6.7); y un marco para los enfoques no de mercado (artículos 6.8 y 6.9). Hay muy poca claridad sobre cómo funcionarán estos enfoques y aún quedan por acordar cuestiones muy básicas como el alcance, la gobernanza y la infraestructura, para poner en práctica las disposiciones en virtud del Artículo 6.

Nuestra opinión es que para garantizar que los ODS no sean relegados a ser un simple marco de información y que realmente cambien las trayectorias de desarrollo de los países, su inclusión en el Artículo 6.8 pueda desbloquear su potencial y efectuar un cambio real.

Como lo indica el Gold Estándar: «Para garantizar que haya suficientes recursos disponibles para alentar el impulso y alcanzar los objetivos de los ODS, podemos agilizar el proceso de MRV para ciertos tipos de proyectos que brindan beneficios comprensibles y fácilmente cuantificables».

 

Por Alexys Leroy

CEO Allcot Group

 

ALLCOT Group presentó «Co-Beneficios de los ODS en la compensación voluntaria de carbono» como parte del Taller Técnico de CPLC en Washington

Sergi Cuadrat, Director Técnico del Grupo ALLCOT, presentó el taller «Co-Beneficios de los ODS en la compensación voluntaria de carbono», como parte del Taller técnico de La Coalición de Liderazgo para la Fijación del Precio del Carbono (CPLC) para la 4ª Asamblea anual de alto nivel de CPLC organizada por Gold Standard, WWF y WRI en la Embajada de Canadá el 12 de abril de 2019 en Washington, D.C.

En 2015, los líderes de los estados miembros de las Naciones Unidas acordaron los objetivos de cambiar todas las economías y sociedades hacia un desarrollo sostenible y sin carbono a través de la adopción de la Agenda 2030 sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Nueva York, septiembre de 2015) y el Acuerdo de París, sobre limitando el calentamiento climático a muy por debajo de 2 ° C (París, diciembre de 2015). Ambos marcos, aunque se negocian bajo diferentes procesos multilaterales, promueven la participación de todos los países y están muy interrelacionados: el Acuerdo de París enfatiza la necesidad de consideraciones de desarrollo sostenible en las transiciones bajas en carbono; al mismo tiempo, evitar el peligroso cambio climático es uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) definidos en la Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible. Por lo tanto, el fracaso en un proceso podría socavar el éxito del otro. La implementación de las Contribuciones Determinadas Nacionalmente (NDC, por sus siglas en inglés) –compromisos de reducción de emisiones de los países– requiere grandes inversiones y es más probable que se financien si se incorporan y benefician los planes nacionales de desarrollo. Mientras que, viceversa, las perspectivas para el desarrollo sostenible dependen de una limitación del calentamiento global.

Sergi Cuadrat enfatizó que tal interdependencia puede ser vista como una oportunidad para alejarse del discurso de dos agendas diferentes que a menudo se percibe como competidoras; y en su lugar, persiga su implementación de manera de maximizar los beneficios mutuos. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible no se logrará sin el compromiso del sector privado y, al mismo tiempo, las empresas están demostrando su voluntad de impulsar las acciones de sostenibilidad al alinear no solo sus políticas de responsabilidad social corporativa, sino también sus estrategias comerciales principales con los objetivos definidos en los ODS. Para lograr esto, se requiere claridad para dar a las empresas la confianza necesaria para adoptar los ODS, ya que puede ser difícil entender cómo las inversiones en actividades de desarrollo pueden tener un mayor impacto y ayudar a lograr la transformación necesaria hacia la alineación con los ODS.

ALLCOT está viendo una evolución en la forma en que sus clientes piensan sobre el financiamiento del carbono y los impactos adicionales que pueden tener sus inversiones en carbono para que las empresas puedan articular los beneficios de sus inversiones en proyectos de carbono más allá de la reducción de emisiones verificadas. Sergi Cuadrat afirmó que «las empresas pueden utilizar el financiamiento del carbono para generar un valor adicional a través de la alineación con los ODS, lo que permite que el mercado voluntario del carbono se extienda más allá de las reducciones de emisiones y desempeñe un papel vital en la conducción del desarrollo sostenible bajo en carbono en todo el mundo».

Sergi Cuadrat reveló que ALLCOT está desarrollando una Metodología de cuantificación de SDG de código abierto que tiene como objetivo establecer los beneficios medibles de los ODS como una herramienta operativa en actividades de desarrollo para Asegurar un precio justo del carbono. La herramienta incluirá enfoques recomendados para la formulación de objetivos y vías de toma de decisiones basadas en las necesidades individuales de una organización para medir e informar sobre los impactos de las acciones de desarrollo sostenible, incluido su uso en los mercados de carbono, la cadena de suministro comercial, intervenciones a escala de ciudad o evaluaciones NDC. Aunque aún está en desarrollo, el diseño de la herramienta considerará cómo reducir las barreras para medir, cuantificar y certificar los impactos de los ODS, incluidas las plataformas basadas en TI y las soluciones basadas en blockchain.

La fijación de precios del carbono, a través de un impuesto al carbono o un sistema de límites máximos y comercio, ha demostrado ser eficaz para abordar el cambio climático y puede ser una herramienta esencial para cumplir los ODS. Por lo tanto, ALLCOT cree firmemente que las políticas de fijación de precios del carbono deben diseñarse para ayudar a lograr la agenda global de desarrollo sostenible para beneficiar la lucha contra el clima.

Informe de Liderazgo para la Fijación del Precio del Carbono

Por otro lado, La Coalición de Liderazgo para la Fijación del Precio del Carbono ha publicado el Informe de Liderazgo para la Fijación de Precios del Carbono, en el que ALLCOT Group ha participado. Este informe actúa como el informe anual de la CPLC 2018/19, que proporciona una actualización de las actividades de la CPLC durante el último año. También muestra artículos de líderes de opinión para inspirar y guiar a líderes gubernamentales y empresariales para aumentar su ambición para fijar precios del carbono.

Puede leer el informe completo aquí y la contribución de ALLCOT Group en la página 56.

Adaptación al cambio climático a través del reciclaje de botellas de plástico

De acuerdo a recientes estudios, durante el proceso de descomposición del material plástico se producen emisiones de metano y etileno, dos gases de efecto invernadero con un elevado poder de calentamiento global. Es decir, determinados plásticos son vulnerables a los procesos de degradación causada por factores ambientales como la luz, calor, humedad, oxidación química y actividad biológica, que provocan cambios físicos y químicos en la estructura del polímero. Según un estudio reciente publicado en PLOS ONE (Royer S-J, Ferrón S, Wilson ST, Karl DM (2018) Production of methane and ethylene from plastic in the environment. PLoS ONE 13(8): e0200574. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0200574), el polietileno libera aditivos y otros productos de degradación en el medio ambiente durante toda su vida útil y, una vez liberados, pueden ser tóxicos y tener efectos adversos en el medio ambiente y la salud. Además, hay que tener en cuenta que dichas emisiones van aumentando progresivamente durante el paso del tiempo.

 

Mitigación y adaptación al cambio climático

En los últimos años están emergiendo numerosas iniciativas de disminución y reciclaje de este tipo de residuos. Un mayor reciclaje de plástico ayudará a reducir la dependencia de los combustibles fósiles para nuevas producciones y reducirá las emisiones de CO2, de conformidad con los compromisos de mitigación del cambio climático del Acuerdo de París. Pero existen otras soluciones, de carácter innovador que están consiguiendo la fabricación de distintos productos a partir del reciclaje de plásticos. Pequeñas empresas que son capaces de producir material de construcción usando como materia prima botellas de plástico recicladas. Estos bloques de construcción, tienen unas características de ligereza, durabilidad y versatilidad que los hacen idóneos para la reconstrucción de áreas afectadas por eventos extremos causados por el cambio climático, contribuyendo por tanto a la adaptación al cambio climático.

La capacidad aislante del material con el que se producen permiten construir viviendas adecuadas para aquellas localidades donde las olas de calor causan graves problemas de salud, sobretodo, en las poblaciones más vulnerables.

El agua es el principal agente de deterioro de los materiales porosos como la piedra y el ladrillo, y los cambios en la humedad inducidos por el cambio climático son una preocupación en el sector de la construcción, que no afecta a las viviendas construidas con dichos bloques. Su ligereza además hace que su traslado sea menos costoso, menos emisor de gases de efecto invernadero, y fácil de llevar hasta zonas devastadas por eventos climáticos extremos como riadas, tsunamis o terremotos. Todas estas características facilitan además la construcción de asentamientos temporales durante dichos fenómenos.

A largo plazo, si iniciativas así prosperan, la cadena de valor del plástico estará mucho más integrada, y la industria química colaborará estrechamente con los recicladores para ayudarlos, por ejemplo, reemplazando sustancias que dificultan los procesos de reciclaje.

 

Incrementando la resiliencia de los ecosistemas

Recuperar los desechos plásticos acumulados en los ríos, playas y cualquier otro ecosistema para la fabricación del material de construcción, aumentará la calidad y cantidad de especies de flora y fauna, especialmente aquellas que están amenazadas, incrementando por tanto la biodiversidad. Cuanto mayor sea el número de especies que viven en un ecosistema, más probabilidades tendrán de supervivencia, asegurándose así también que se mantiene la funcionalidad de los mismos y son, por tanto, más resistentes y resilientes a los efectos del cambio climático.

Las actividades de limpieza de las riberas de los ríos para obtener los residuos plásticos contribuyen también a una mejor recarga de los acuíferos locales y por tanto garantizan en mayor medida el acceso al agua. Se pueden crear además incentivos locales que de alguna manera fomenten actividades de limpieza de este tipo de ecosistemas.

 

Contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Iniciativas de este tipo, implementadas en países en vías de desarrollo, empoderando a las comunidades locales y focalizado en las mujeres, tienen una clara contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. Utilizan el ODS 13 (Acción por el Clima) como vehículo de canalización de la contribución a otros ODS como Igualdad de Género (ODS 5), Reducción de la Pobreza (ODS 1), Agua limpia (ODS 6) o Trabajo decente y crecimiento económico (ODS 8), entre otros.

La producción mundial del plástico se ha multiplicado por 20 desde los años 60, llegando a los 322 millones de toneladas en 2015, y se espera que supere los 600 millones en 2030. La mayor parte de los residuos de plástico en el mundo terminan en el mar. Greenpeace afirma que los desechos de plástico matan aproximadamente a 100.000 mamíferos marinos cada año, así como a millones de aves y peces. Por tanto, necesitamos más iniciativas creativas e innovadoras que sean capaces de aunar mitigación y adaptación al cambio climático. Necesitamos esfuerzos adicionales para la descarbonización de nuestra economía creando a su vez oportunidades de crecimiento sostenible.

 

Las empresas utilizan cada vez más los Objetivos de Desarrollo Sostenible para definir su estrategia de negocio

Las empresas utilizan cada vez más los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para definir sus estrategias de negocio, según la 10ª Encuesta anual del estado de la empresa sostenible BSR / Globescan, que proporciona información sobre el mundo de los negocios sostenibles e identifica las percepciones y prácticas comunes de los profesionales de la sostenibilidad corporativa.

150 ejecutivos de sostenibilidad de la red Business for Social Responsibility (BSR) han participado y el 71% están utilizando los ODS para establecer objetivos internos o tienen la intención de hacerlo en el futuro cercano.

Algunos de los resultados más interesantes son:

-Las empresas están definiendo una nueva agenda de sostenibilidad. La integridad corporativa y la diversidad y la inclusión son las principales prioridades para los esfuerzos de sostenibilidad en 2018.

-La sostenibilidad debe integrarse en la estrategia: tres cuartas partes de los profesionales observan que estudiar de manera efectiva las tendencias mundiales significa garantizar que la sostenibilidad sea una cuestión comercial general, lo que requiere tanto integración organizativa como nuevos enfoques de estrategia y gobernanza.

-Los ODS son la estrategia impulsora: ha habido un aumento significativo en las empresas que usan los ODS para informar sobre sus objetivos.

– Las empresas tienen un enfoque limitado en los impactos de la cadena de valor: las empresas adoptan un enfoque inconsistente para abordar los problemas clave en sus cadenas de valor, y los esfuerzos para ir más allá de sus propias operaciones siguen siendo limitados.

-Hay una necesidad de más colaboración multifuncional: los equipos de sostenibilidad aún luchan estar más activamente dentro de la planificación estratégica del negocio.

-Se puede mejorar la comunicación.

-La integridad corporativa y la ética son las principales prioridades para los equipos de sostenibilidad en 2018.

-Las empresas están experimentando con nuevas estructuras de gobierno y enfoques para gestionar las preocupaciones cambiantes de las partes interesadas. Esto requiere una coordinación más estrecha entre la sostenibilidad, la ética y el cumplimiento, y las funciones de asuntos gubernamentales / corporativos.

Puedes leer el informe completo aquí