Reflexiones sobre la Semana del Clima de Nueva York y el papel de los exploradores.

 

El pasado mes de octubre, la comunidad del Cambio Climático se reunió en la ciudad de Nueva York para la Semana del Clima. Numerosas organizaciones realizaron eventos alrededor de la ciudad al margen de los eventos oficiales de las Naciones Unidas, haciendo de la Semana del Clima una de las reuniones climáticas más grandes del año.

Asistí, entre otros eventos, al «Foro de carbono de América del Norte» de la Asociación Internacional de Comercio de Emisiones (IETA), que se celebró en la icónica sede del Explorers Club en el centro de la ciudad.

El Explorers Club es un establecimiento histórico que se remonta a principios del siglo XX, donde exploradores como Edmund Hillary, Theodore «Teddy» Roosevelt y Charles Lindbergh entretenían a los miembros con historias de condiciones extremas, nuevas especies de animales, algunos de ellos todavía se muestran en el club, y sus esfuerzos por hacer retroceder los límites del conocimiento y los logros humanos.

Me gustaría pensar que no fue casualidad que IETA eligiera The Explorers Club para organizar su evento anual. El cambio climático es un territorio desconocido: estamos trazando un nuevo camino hacia el reino de los patrones del cambio climático y la capacidad de la humanidad para prevenir y adaptarse a un entorno cambiante.

Y también se me ocurrió que lo que están haciendo los grupos involucrados en el cambio climático es muy similar a la exploración. El cambio climático no solo representa un territorio nuevo, también es una forma de abordar los problemas ambientales para los esfuerzos que las naciones están haciendo en prevenir el cambio climático.

Aplicar mecanismos de mercado para resolver un problema ambiental puede parecer contradictorio, pero habla de una de las fuerzas más poderosas que impulsa a la humanidad: su ambición, su búsqueda de la seguridad y el conocimiento y su deseo de sobrevivir. Todos estos están representados en los sistemas de mercado, y también fueron fuerzas que impulsaron a los grandes exploradores.

Recientemente, se publicó un estudio que mostró cómo la estrecha cooperación entre las naciones para vincular sus sistemas de fijación de precios del carbono podría reducir el costo de las emisiones hasta en $ 250 mil millones al año para 2030. Las eficiencias de escala y las regulaciones estrechamente alineadas son críticas para lograr estas reducciones de costos.

Esta es una investigación innovadora que destaca cómo se puede usar el poder de los mercados para lograr un bien global. Y la idea de mercados para resultados ambientales ni siquiera es nueva: Estados Unidos fue pionero en el uso de mercados para objetivos ambientales cuando desarrolló los primeros sistemas de comercio de emisiones para las emisiones de dióxido de azufre y óxido de nitrógeno de las centrales eléctricas de carbón en la década de 1970.

Este estudio explora los alcances más lejanos de lo que podría ser posible si las naciones pueden acordar un conjunto claro y transparente de normas y regulaciones que luego puedan utilizar al establecer sus mercados de carbono. Las negociaciones de la ONU en Santiago de Chile, en diciembre de este año, serán críticas para hacer realidad el trabajo exploratorio de este estudio.

Esta investigación demuestra cuán importante es que las naciones, así como los grupos de interés en el espacio ambiental, consideren el papel de las empresas. Hay muchas ONG que abogan por soluciones prácticas al problema del cambio climático, pero no muchas de ellas abordan las preocupaciones de la comunidad empresarial.

No es herejía decir esto: sea lo que sea que pensemos de la economía global y su presencia en nuestras vidas, las empresas se encuentran entre los grupos más importantes que conforman la sociedad. Y como tal, tiene un papel que desempeñar para abordar nuestros problemas.

Solo dentro de la esfera climática, las ONG verdes abogan por soluciones que consideren la ciencia, los derechos humanos, la justicia climática, el género, la juventud y los trabajadores. ¿Por qué se consideraría incorrecto que una ONG ayude a elaborar regulaciones de mecanismos de mercado eficaces y eficientes para que las empresas puedan desempeñar plenamente su papel?

Algunos pueden decir que los gobiernos simplemente necesitan regular las emisiones de carbono fuera de existencia, imponiendo un impuesto al dióxido de carbono. Hay muchas partes del mundo donde eso sucede. Sin embargo, los exploradores reales están buscando formas que realmente garanticen el resultado ambiental, en lugar de los ingresos fiscales del gobierno.

El capitalismo es a menudo visto como incompatible con la acción climática; basta con mirar las protestas que están creciendo día a día en todo el mundo. El papel de los pioneros y exploradores como IETA es hacer que los dos trabajen juntos, acelerando la acción climática al garantizar que haya un incentivo real para actuar.

 

Alexis Leroy 
CEO ALLCOT

 

Fitness et Développement Durable

 

 

Proposer aux gens d’améliorer leur santé et venir pratiquer une activité physique tout en échangeant avec l’autre, c’est déjà être acteur de développements durables.

Un rapide coup d’œil sur internet suffit à mettre en lumière le décalage qui existe entre la France et d’autres pays, notamment scandinaves en matière de fitness et de développement durable. Depuis plusieurs années, nombreux sont les pays déjà investis sur ce champ et les articles que l’on peut trouver à ce sujet en témoignent avec un nombre croissant de retours d’expériences très intéressants. 

La dynamique semble bien plus récente en France et nous entendons bien, grâce à notre expertise et le réseau que nous développons, devenir un héraut majeur de ce cap que le fitness français commence et à l’heure des Accords de Paris, devra franchir. Le développement durable se normalise de façon croissante. Il est le moteur quotidien d’opportunités innovantes et porteur de créations. 

Dans le secteur spécifique du fitness, il existe de très importants domaines dans lesquels il est possible d’intervenir afin de déployer et pérenniser une démarche de développement durable. ALLCOT propose aujourd’hui des solutions allant de l’approvisionnement en marchandises à des solutions techniques dédiées permettant de réduire l’empreinte carbone d’un club de fitness mais également d’augmenter son engagement en matière d’Objectifs de Développement Durable (https://www.un.org/sustainabledevelopment/fr/objectifs-de-developpement-durable/)  et ainsi de communication auprès de ses adhérents, partenaires et fournisseurs.

Les clubs utilisant nos solutions peuvent ainsi faire prendre conscience à leurs employés de l’importance de leur empreinte environnementale autour concernant leur activité mais également leur permettre d’être des acteurs de changement au sein même de leur entreprise. Il en est de même pour les adhérents qui doivent être consulté afin de pouvoir mettre en place des mesures adaptées à leurs besoins et leurs sensibilités afin de s’assurer de l’intérêt et la pérennité du projet au sein du club. 

N’hésitez pas à nous contacter pour en savoir plus sur ces études de cas et nous retrouver sur https://www.allcot.com/en/allcot-france/

Benjamin Campus
Group Head of Sustainability and Managing Director France