Una bomba de tiempo de la naturaleza


Escrito por Felipe Jiménez, Climate Change Mitigation Consultant


La humanidad está destruyendo la naturaleza a ritmos acelerados. La deforestación, la agricultura extensiva, el cambio climático, la invasión de hábitats, la pérdida de biodiversidad y el tráfico de fauna silvestre, no sólo destruyen bienes y servicios vitales de los ecosistemas para los seres humanos, sino que también abren el camino a las enfermedades zoonóticas, a la contaminación de los centros urbanos exponiendo a la población a patógenos mortales como el SARS-CoV-2, el virus responsable de la actual pandemia de Covid-19. Era cuestión de tiempo para que esta bomba de tiempo explotara, causando un impacto tan dramático en el mundo, como resultado de la sobreexplotación ambiental y la mala gestión de la biodiversidad.

Los gobiernos, con la ayuda de las organizaciones locales e internacionales, tienen la gran oportunidad, además de la responsabilidad, de situar a sus países y al mundo en un camino más sostenible. En la actualidad, se han estructurado políticas incluyendo subsidios para la protección y conservación de los ecosistemas y la biodiversidad. Los gobiernos han comprendido la importancia de reformar los subsidios que son perjudiciales para la naturaleza, además de introducir el pago de impuestos para las actividades que intervienen en la degradación del medio ambiente y la pérdida de la diversidad biológica. El fomento y la promoción de proyectos tanto eficaces como sostenibles, además del fortalecimiento de los procedimientos de vigilancia y reglamentación del medio ambiente, están siendo respaldados por la iniciativa de los gobiernos y del sector privado de crear más puestos de trabajo en pro de la naturaleza. Esto, a su vez, impulsa tanto la economía como los procesos de recuperación de los ecosistemas, promoviendo la conservación y la restauración de la biodiversidad.

Además de estas acciones, los gobiernos de todo el mundo han prohibido el tráfico de fauna silvestre, a su vez han tomado medidas de precaución para garantizar la seguridad alimentaria y el consumo saludable. De la misma manera, los líderes de la sociedad han llevado a cabo campañas educativas para concientizar sobre la importancia de establecer actividades alternativas más sostenibles, haciendo frente al problema mediante inversiones ecológicas, el refuerzo de una economía y un mercado más respetuosos con el medio ambiente.

Dada la situación actual, ALLCOT tiene una clara visión de su papel en la mejora de las prácticas para la promoción de un ecosistema resistente, además de resiliente. Como líder en la formulación de proyectos sostenibles y de mitigación del cambio climático, ALLCOT apoya la conservación de los ecosistemas, por ende la protección de la diversidad biológica. Mediante los proyectos centrados en la reducción de las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación forestal, ALLCOT aborda la deforestación y la fragmentación de los bosques restaurando los corredores biológicos, protegiendo las especies de flora y fauna, especialmente las especies clave consideradas vulnerables, amenazadas o en peligro crítico debido a su función como indicadores ambientales de un ecosistema saludable. Además del plan de mitigación y acción climática, ALLCOT desarrolla diversas iniciativas sostenibles en torno a las energías renovables, la gestión de la energía, los recursos y los desechos. A través de esta serie de proyectos, la organización lleva a cabo una evaluación cualitativa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que podrían verse afectados positivamente por las actividades del proyecto, y actualmente está trabajando en una metodología que permitirá supervisar este impacto.

Entre las actividades que apoyan la aplicación de estos programas, los proyectos incluyen campañas educativas sobre el tráfico de fauna y flora silvestres, la correcta gestión de los recursos y el medio ambiente, la administración financiera, la gobernanza, el liderazgo social, etc. Además, apoyando la idea anteriormente mencionada de promover proyectos en pro de la naturaleza, ALLCOT desarrolla planes bien estructurados que implican la participación de la comunidad local brindándoles la oportunidad de establecer y conocer actividades o negocios alternativos sostenibles.

Debemos darnos cuenta de que cuando destruimos la biodiversidad, destruimos el sistema que sustenta la vida humana. La sobreexplotación de los recursos, la contaminación por plástico, la sobrepesca y la contaminación de las fuentes de agua son algunos problemas críticos adicionales que la humanidad debe afrontar mediante el fomento de acciones sostenibles. La formulación de esos proyectos basados en la naturaleza debe recibir un claro apoyo del gobierno y del sector privado. Estas inversiones crearán una economía más resistente y también abordarán problemas sociales como la pobreza y el hambre. La contribución de ALLCOT a la conformación y realización de estos proyectos demuestra el compromiso de la organización con los objetivos del Acuerdo de París y las metas de la Agenda 2030.

David Poveda